Grabar en formato PDF
ILP Educación y Procesos Constituyentes
De la calle a las instituciones
21/05/2016 | Marc Casanovas

18 de mayo, la ILPEducació entra finalmente en el Pleno del Parlamento de Cataluña y vale la pena de explicar la importancia de esta Iniciativa legislativa popular y del proceso que nos ha llevado hasta aquí. Desde que el verano de 2013 iniciamos esta aventura son muchas las experiencias que nos confirman en el acierto de esta iniciativa que salió a partir de una propuesta de una madre de un AMPA de la asamblea Groga del Maresme.

Más de 250 charlas y debates en todo el territorio, marchas por la educación, recogida de firmas y mesas informativas en centros educativos, ateneos populares, centros cívicos, en plazas, manifestaciones y fiestas mayores de nuestro país; con más de 95 000 firmas recogidas, 170 entidades de la sociedad civil adheridas y 26 mociones aprobadas en diferentes ayuntamientos del territorio desde pequeños pueblos como Bordills hasta grandes metrópolis como Barcelona ... ¿ha valido la pena tanto esfuerzo?

Nosotros sabemos que sí, la ILPEducació ha sido una herramienta extremadamente útil para abrir un debate social del todo necesario sobre el modelo de educación que queremos para nuestro país y trasladar ahora este debate de la calle a las instituciones. Hace demasiados años que desde el ámbito institucional y patronal se ha querido hacer pasar los intereses de unos pocos por el consenso natural y compartido del conjunto de la sociedad catalana. "La LEC, ley de consenso de la comunidad educativa en Cataluña", esta es precisamente la palabra utilizada hasta la saciedad en todas las declaraciones institucionales del gobierno de la generalidad: "consenso".

Pero el hecho es que la LEC ha sido la ley de educación más contestada y combatida desde la calle ¡y ya llevamos unas cuantas de leyes educativas en Cataluña! Ni siquiera la LOMCE, una vuelta de tuerca españolista más en el pionero proceso privatizador iniciado por la LEC, ha sido tan multitudinariamente rechazada desde las calles de este país. Desde que se aprobó en 2009, la LEC ha disfrutado del "consenso" de 5 huelgas educativas y las manifestaciones más masivas de la comunidad educativa (madres, padres, alumnos, maestros, ciudadanos ...) que se recuerdan en el principado contra una ley educativa.

La LEC una ley que desmantela las mejores tradiciones de la escuela pública catalana

Y no es para menos, el triste balance de estos años ha sido ver como la educación se ha intentado convertir desde la administración en una máquina para garantizar la estratificación social, para recordarnos quien manda y que sólo quien es rentable tiene derechos; con su gestión piramidal y antidemocrática, con sus "fundaciones" privadas y sus externalizaciones, con sus agencias de calificación uniformizadoras y homologables a los códigos de barra de los supermercados, etiquetando los niños que ya están "caducados" y los que no para un mercado laboral cada vez más precarizado ; con sus decretos de plantillas y sus EREs encubiertos, con sus recortes, desplegando un modelo de competencia entre centros que hace abstracción de las necesidades del alumnado mientras se desvían inmensos recursos públicos hacia las patronales religiosas de la concertada (22 % de recorte en el sector público y 17% de aumento en la concertada); mercantilización y privatización de la educación con el objetivo de relegar la educación pública a una función puramente asistencial; con su ofensiva ideológica conservadora, sexista, patriarcal; con sus criterios pedagógicos productivistas, adaptados a las necesidades del mercado, una escuela para "emprendedores", con partenariados con la Banca, para enseñar desde pequeños que en la vida el "éxito" es para quien sabe dar codazos al que tiene al lado y que quien "fracasa" es porque es un inútil.

La ILPEducació un nuevo paradigma

En este contexto, era necesario, pues, mostrar el rechazo a la lógica privatizadora de la LEC y la LOMCE (esta última aplicada dócilmente por el gobierno de la Generalitat como han denunciado reiteradamente desde la Red de escuelas insumisas a la LOMCE) también con una herramienta propositiva que emanara directamente de los diferentes actores que configuran la comunidad educativa. Ampas, estudiantes, maestros, profesores, guarderías, asambleas, asociaciones de vecinos ... durante todo un curso nos fuimos encontrando en sesiones abiertas en el local de la FAVB para configurar una propuesta con los ejes básicos, imprescindibles y, ahora sí, consensuados entre diferentes actores de la comunidad educativa, que permitieran garantizar la preservación y potenciación de la escuela pública a la vez que volver a desplegar los valores que históricamente le habían informado: una educación laica, popular, inclusiva, democrática, coeducadora y en catalán.

A estas alturas los tres grandes ejes que vertebran las propuestas de la ILP educación son bastante conocidos:

1) Desmantelar la doble red. Establecer en un plazo de 10 años para construir una única red de titularidad y gestión pública. Quien quiera hacer negocio de un derecho que se lo pague, y aquellos que quieran pasar a ser públicos que se integren en la red con todas las obligaciones. Hay que acabar con los conciertos educativos, una de las causas principales de la segregación en el modelo educativo catalán que tiene un 40% de red concertada mientras que en el resto de Europa no llega al 10%.

2) Gratuidad de los 0-3 años hasta la universidad. Garantizar el derecho universal a la educación. Subir la inversión a la media Europea: 6% del PIB

3) Gestión democrática. La educación es una tarea que necesita de la implicación de toda la comunidad educativa, las familias y el barrio son coprotagonistas de la educación. No se puede reducir a madres y padres al triste papel de simple consumidores del "mercado educativo"; los alumnos en objetos que hay que producir para un mercado de trabajo poco cualificado, los profesores en meros transmisores de los ítems de la patronal europea ya los directores en jefes de personal. Como dice siempre una compañera de la ILP: "Si se quiere educar para la democracia hay que educar en democracia."

La ILP y el proceso constituyente: no matéis el debate educativo

Uno de los "procesos constituyentes" más genuinamente populares e integradores que ha tenido nuestro país se dio en la lucha por la educación pública. Las luchas vecinales de los años 70 y 80, las cooperativas de maestros, las escuelas de renovación pedagógica (CEPEC), con especial fuerza a las zonas metropolitanas del principado, donde sectores populares venidos de todo el Estado se organizaron y lucharon para lograr una educación pública en catalán que luego pudimos disfrutar todos y todas por todo el territorio, convirtiéndose así en la punta de lanza del nuevo modelo educativo en Cataluña después de la larga noche franquista.

Estas luchas articularon un auténtico proceso constituyente, toda una nueva institucionalidad en el seno de la educación pública. Una institucionalidad participativa y democrática sin la cual hubiera sido imposible desarrollar con éxito nuevos modelos pedagógicos renovadores e integradores como fue, por ejemplo, el modelo de inmersión lingüística. Es bien conocido que fue gracias a su puesta en marcha por los vecinos de Santa Coloma de Gramanet, que este modelo se pudo hacer extensivo a todo el país. Sería bueno que los actuales miembros del gobierno de la Generalitat tuvieran este hecho bien presente cuando firman sin rubor alguno manifiestos de "sociolingüistas” en defensa de la lengua que tachan de "colonizadores involuntarios" a las personas que posibilitaron el modelo de inmersión lingüística que más ha hecho por impulsar el uso social del catalán.

Pero este impulso lingüístico, y su carácter integrador (así como las nuevas propuestas de renovación pedagógica) fue posible porque la escuela pública no se configuró a través de una institucionalidad jerárquica y asimiladora implementada de arriba abajo, sino que se pudo desplegar con éxito porque iba vinculado a una institucionalidad democrática y participativa que iba de abajo a arriba: claustros de profesores y consejos escolares vinculantes. Precisamente los dos elementos genuinamente constituyentes y populares que la LEC y la LOMCE han desvirtuado a favor de unas direcciones segregadas del cuerpo docente y ultracentralitzades que sólo responden ante la administración y no ante la comunidad educativa; catapultándonos así, nuevamente, hacia modelos y formas de funcionamiento que pensábamos que ya habíamos dejado atrás hace décadas gracias a las luchas por la democracia, entre las cuales, la lucha por la educación pública, fue un pilar fundamental.

Hace 7 meses, el actual Parlamento de Cataluña declaró solemnemente, con los votos de Junts pel Sí y la CUP, la apertura de un proceso constituyente ciudadano, participativo, abierto, integrador y activo. Resulta especialmente grave y decepcionante que, más de 30 años después de aquel otro proceso y en un contexto político constituyente como el actual, el gobierno de Junts pel Sí con los votos del PP no quiera permitir, ni siquiera, la posibilidad de hacer un debate serio sobre la iniciativa surgida de la sociedad civil más importante que ha habido en los últimos años en materia educativa.

El 18 se rechaza la ILP en el Parlamento, pero el 19 volvemos a las calles. Porque hasta que no abramos un proceso constituyente desde abajo, democrático y realmente participativo, en este país no habrá "consenso" posible, ni en la educación ni en ninguno de los terrenos donde el actual Gobierno pisa derechos y luego tira balones fuera.

19/06/2016

Marc Casanovas, Miembro del grupo Promotor de la ILPEDucació y de la redacción de VIENTO SUR)



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons