Grabar en formato PDF
Francia. Movilizaciones contra la reforma laboral
28 de abril: nueva etapa en la confrontación
30/04/2016 | Léon Crémieux

La jornada de movilización del 28 de abril presenta un balance de contrastes: por una parte, la mitad de manifestantes que el 31 de marzo (ver http://www.vientosur.info/spip.php?article11147), y, por otra, acciones mucho más combativas, con convergencias prometedoras, y un incremento de la violencia policial así como el desarrollo de una campaña agresiva por parte de la derecha y el gobierno.

La jornada del 28 de abril constituye la cuarta jornada de movilización general contra la ley El Khomri (9 de marzo, 31 de marzo, 9 de abril) en un momento de vacaciones en la enseñanza que ha hecho que los cortejos jóvenes hayan sido más débiles y haya sido pocas lA escuelas secundarias y facultades en huelga.

Una de las primeras diferencias con el 31 de marzo se encuentra en la débil participación de las y los trabajadores de la SNCF (ferrocarril) que tuvieron su propia huelga… dos días antes.

El 26 de abril la SNCF hizo huelga convocada por el conjunto de los sindicatos. Los mismos sindicatos que llamaron a la huelga el 31 de marzo en torno a una reivindicación específica de la empresa: la aplicación de un acuerdo de 2014 por el que se suprime el estatuto de los trabajadores y trabajadoras del ferrocarril a partir del 1 de julio de 2016 poniendo fin al marco que regula sus condiciones de trabajo. El objetivo de esta supresión es de imponer un nuevo convenio-base más bajo y, posteriormente, a un convenio colectivo en el sector ferroviario que trate de equiparar a la plantilla funcionaria (130 000) con la laboral (6000) con el fin de incrementar un 30 % la productividad mediante la supresión de días festivos, de reposo y otros recortes en sus condiciones de trabajo.

Unidos contra este nuevo decreto, no todos los sindicatos del sector tienen la misma orientación: el UNSA y la CFDT rechazan relacionarla de ninguna manera con la Ley del Trabajo (estos dos sindicatos no forman parte de la Intersindical que ha convocado las jornadas de movilización [porque la Ley del Trabajo va dirigida al sector privado]) y, por lo tanto están en contra de que las jornadas de movilización de la SNCF coincidan con las que se desarrollan contra la Ley El Khomri. La CGT no se opone a esta desvinculación y está en contra de la perspectiva de una huelga general reconductible (que se vaya prolongando día a día) en el sector. Sud-rail, por su parte, se pronuncia a favor de la huelga general y por la convergencia en la lucha contra la Ley del Trabajo. Es por ello que la huelga del día 26 en la SNCF fue masiva, pero no así su reconducción el 27 ni su participación en la jornada del 28 con el resto de sectores y la juventud.

La coordinación de las facultades y las escuelas de secundaria está a la búsqueda de un segundo aliento tras cuatro semanas que, de forma sucesiva, han tenido de vacaciones durante dos semanas a todos los centros escolares. Ahora bien, los núcleos combativos de la juventud han participado y estimulado la convergencia con los trabajadores y trabajadoras o a través de las iniciativas Nuit Debout en numerosas ciudades. No obstante los centros en huelga no fueron muchos, si bien hay que tener en cuenta que la comunidad escolar de la región de Paris y en Montpellier y Toulouse estaban aún de vacaciones.

Por otra parte, la semana precedente al 28 de abril, la CGT, primera confederación sindical, celebró su Congreso en Marsella. La dirección, liderada por Philippe Martinez, obtuvo un amplio apoyo, surfeando un ambiente muy combativo expresado a través de las intervenciones de muchos sindicatos [de rama y territoriales] que exigían un compromiso claro de la CGT con un movimiento de huelga reconductible contra la Ley del Trabajo. Incluso el Congreso llegó a aprobar una moción que, de hecho aunque no en los términos, llama a movilizarse hacia una huelga general reconductible.

Ahora bien, en la práctica, la dirección confederal no se dota de los medios para orientar al sindicato en esa línea, porque rechaza una confrontación directa con un gobierno de "izquierdas". A pesar de ello, el llamamiento y el clima del Congreso son muestra de la fuerte presión de la base.

Los días previos al 28 de abril también hubo negociaciones en el sector de los "intermitentes" [trabajadores del espectáculo, con contratos fijos discontinuos] en torno a las fórmulas de indemnización, por la que se vienen movilizando y paralizando la actividad en el sector. Se trata de una lucha importante que se viene desarrollando desde hace años, tras los recortes impuestos por la patronal. Al final de un largo período de discusiones con los sindicatos patronales del sector se alcanzó un acuerdo que restituye buena parte de los recortes sufridos desde 2003. Pero este proyecto ha de ser ratificado por la MEDEF (patronal francesa) y las confederación que negocian el acuerdo del UNEDIC (organismo que gestiona las indemnizaciones). Una ratificación bastante problemática porque contradice la posición del MEDEF y de la CFDT que tratan de recortar los derechos de la gente en paro. Así pues, estamos ante un pre-acuerdo positivo obtenido a través de la movilización, pero que también se enfrenta a una fuerte represión: desalojo por la policía del Teatro Odeón de Paris, ocupado por los intermitentes en lucha, así como el de la Comedia Francesa y otras salas a lo largo del país.

Este conjunto de elementos han pesado en las manifestaciones del 28 de abril. Hemos asistidos a multitud de bloqueos en diversas ciudades, parecidos a los que se dieron en las movilización de 2010 [contra la reforma de las pensiones]: bloqueo de los acceso al puerto de El Havre, bloqueo de la carretera nacional en Angulema, bloqueo del Puerto de Gennevilliers, cerca de Saint Denis… En cada una de ellas, estas acciones de bloqueo son el fruto del trabajo local de las Asamblea generales interprofesionales, en las que se integran los sindicatos combativos y las y los militantes de Nuit Debout (ver anexo). Así pues, estos últimos días, el elemento novedoso es el que expresa esta convergencia de activistas, de sindicatos combativos y de Nuit Debout, que militan a favor de la huelga general.

Y ha sido esta convergencia la que en numerosas ciudades ha impreso un carácter combativo a las manifestaciones del 28, a pesar de la menor participación en relación al 31 de marzo.

Una convergencia que quedó simbolizada en el llamamiento conjunto de sindicalistas Nuit Debout y la asamblea general masiva en Place de la République en Paris la tarde-noche del 28 en la que tomaron la palabra militantes del ferrocarril y de correos partidarios de la huelga general y los portavoces de la CNT, de Solidaires y … Philippe Martinez, secretario confederal de la CGT. Una participación bastante inédita que dice mucho sobre la relación de fuerzas creada estas últimas semanas en el seno del movimiento/1.

El secretario general, cuya intervención fue interrumpida por gritos de "Huelga general" coreados por miles de participantes, trató de marchar sobre la punta de los pies entre la línea confederal y las exigencias de la Asamblea General.

Frente a esta radicalización y esta convergencia real, el gobierno y la derecha, asustados, juegan la carta de la represión y la criminalización.

Francamente, se puede decir que, en general, las fuerzas de la policía se desenfrenaron contra las y los manifestantes del 28 de abril

Quienes participaron en el bloqueo del Puerto de Gennevilliers fueron bloqueados por la policía, gaseados y golpeados: 140 arrestos y dos sindicalistas en comparecencia inmediata ante la justicia [Tribunal de gran instancia -TGI] en Bobigny. En Marsella, el cortejo de Solidaires fue atacado con gases lacrimógenos. En Renes, un joven perdió el ojo, víctima de una pelota de goma.

Como balance global, el día 28 se saldó con 214 arrestos y 250 manifestantes heridos.

Visiblemente, el gobierno ha optado por una estrategia simple: aplastar el movimiento, jugando con el miedo, la intimidación y la criminalización. No son ni Valls, ni El Khomri, ni Macron [ministrode finanzas] quienes hablan en nombre del gobierno, sino Cazeneuve, el ministro del interior y policía nº 1 de Francia. El gobierno intenta disociar del movimiento a las direcciones de la CGT y de la UNEF [sindicato mayoritario de estudiantes] para minorizarlo.

En la misma línea, los voceros de Les Républicans [partido de Sarkozy] y el Front National exigen la prohibición de las concentraciones Nuit Debout, sobre todo la de la Place de la République. Por el momento, esta estrategia de tensión no obtiene resultados, pero las próximas semanas van a ser difíciles para quienes llaman al enfrentamiento y a la huelga general.

El 1 de Mayo será la próxima jornada de movilización. Y el día 3 de nuevo las manifestaciones, porque ese día comienza el debate parlamentario sobre la Ley El Khomri. El gobierno se verá confrontado a contradicciones internas en el Partido Socialista, en el que de nuevo emerge la presión y se abre de nuevo un debate público sobre la Ley que se había cerrado hace apenas tres semanas.

Después, el 10 y el 17 están convocadas nuevas jornadas de huelga en la SNCF en las que la CGT tendrá dificultades para escaparse de la exigencia de una huelga reconductible.

Así pues, tenemos un mes de mayo sembrado de dificultades pero también de esperanzas para, por fin, hacer converger las luchas e imponer un movimiento de conjunto. Actualmente, decenas de miles de militantes intentan de superar los obstáculos para construir una relación de fuerzas capaz de poner de rodillas al gobierno.

30/04/2016

Léon Cremieux

Notas:

1/ Hay que señalar que con ocasión del 15M en el Estado español, la dirección de la CGT francesa valoró de forma muy negativa la actitud desdeñosa y de darle la espalda al movimiento de las plazas y concluyó que si algo parecido llegaba a ocurrir en Francia, el sindicato debería entrar en relación con ese movimiento. NdT.

Anexo

¡ En pie ! ¡Hacia la huelga general!

Llamamienot de Nuit Debout apoyado por sindicalistas firmantes de "On bloque tout", por la Coordinadora Nacional de Estudiantes y los sindicatos Solidaires, CNT-SO, CNT

Somos miles de trabajadores y trabajadoras, precarios, en paro, jubilados, universitarios y estudiantes quienes nos hemos levantado contra la Ley El Khomri. Este nuevo insulto del gobierno Hollande es el no va más, la gota que desborda el baso ya lleno tras varias décadas de una políticas que impulsan, todo tipo de gobiernos, contra el pueblo, contra los trabajadores y trabajadoras, y a favor de los accionistas, los financieros, la patronal y sus beneficios.

El Código Laboral es una muralla, construida con mucho esfuerzo durante un siglo de luchas sociales, entre nuestras vidas y la sed de beneficio destructiva de nuestra economía.

"Invirtiendo la jerarquía de las normas", el gobierno quiere reemplazar esta protección por "acuerdos a nivel de empresa", negociados entre la patronal y la plantilla. ¡Como si fuera posible negociar con la patronal en el contexto actual de paro y de precariedad! Lo que en realidad quiere el gobierno es ofrecer a las empresas un control total sobre nuestras vidas y nuestras condiciones de trabajo: duración del contrato, de la jornada laboral, de la flexibilidad horaria y de la reuneración. La ley El Khomri, los ataques al sector ferroviario (poniendo fin a su estatu particular), al sector de la (Ley Hirsch), la renegociación del seguro de paro, son los síntomas de un sistema enfermo que quiere disponer de una "masa salarial" que la presión del paro y de la precariedad mantendrán siempre más inofensiva y maleable. Dejarles avanzar por ese camino significaría abdicar de cara al futuro, entrar en una dinámica en las que nuestras vidas serán trituradas.

Estos últimos diez años, la producción francesa ha generado alrededor de 2000 millardos anuales. De esos 2000 millardos, 400 no han sido reinvertidos por las empresas y, por lo tanto, han ido directamente a los bolsillos de una oligarquía que no representa ni la centésima parte de la población. Hablando de "competitividad2, de "ayudar a las empresas" el gobierno y la patronal pretenden actuar a favor del interés general, cuando la gente asalariada no logra tocas más que las migajas; cuando sólo ellos se aprovechan de nuestro esfuerzo.

Pero tenemos el poder de poner de rodillas al gobierno y a la pequeña minoría a la que sirve. Es necesario bloquear su economía, su transporte, sus fábricas, todas sus empresas. ¡Eso está en nuestras manos, depende de nosotros! No dejaremos que nos desojen nuestras vidas y nuestras condiciones laborales para engrasar su destartalada economía. Es hora de hacer que sea nuestra.

Movilicémonos en las empresas. Reunámonos en asambleas generales. Hagamos huelga. Juntémonos cada noche en las Nuit Debout.

Traducción: VIENTO SUR



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons