Grabar en formato PDF
Estado español
Lecciones de una domesticación frustrada
10/04/2016 | Jaime Pastor

Antes de entrar en el balance de las recientes peripecias en torno a la gobernabilidad, me parece inevitable mencionar algunas noticias que de muy diferentes lugares han llegado en la última semana: la aplicación a toda prisa del vergonzoso y criminal Acuerdo de la UE con el régimen turco contra el derecho de asilo de millones de personas que huyen de las guerras y el hambre/1; salida a la luz de unos “papeles de Panamá” que confirman una vez más la proliferación de los paraísos fiscales, esos sitios que corroboran que la figura del “anacoreta fiscal” se extiende cada vez más entre los ricos del mundo practicando así, como la define Pierre Rosanvallon, su particular “secesión” de sus países donde residen; y, en fin, la irrupción de una juventud parisina, del centro y también de la periferia, que toma el testigo del “espíritu del 15M” y convierte la “Nuit debout” en el detonante de una nueva ola de protestas y de ocupación del espacio público que se extiende por toda Francia… Éstos son solo algunos de los titulares relevantes en los comienzos de esta nueva primavera, siendo el más trágico y desgarrador el primero mientras que el más esperanzador es ese nuevo movimiento emergente en el país vecino, dispuesto a ofrecer un camino alternativo al que representa el Frente Nacional de Marine Le Pen.

Mientras tanto, por estos lares el ministro Montoro reconoce que el déficit público llegó al 5 % en 2015, pero echa la culpa a las Comunidades Autónomas y les exige nuevos “sacrificios” (buscando, de paso, dar una nueva vuelta de tuerca en el camino de la recentralización política). Por si fuera poco, desde Bruselas llega el aviso de que el nuevo gobierno tendrá que hacer un recorte de 20 000 millones de euros en los presupuestos de este año. Sumemos a esto las nuevas evidencias de la corrupción del PP y la continuidad de la campaña mediática contra Podemos, con las falsas acusaciones policiales de financiación por el régimen venezolano, para situar mejor el contexto en que se han desarrollado las “negociaciones” entre los líderes de PSOE, C’s y Podemos.

Ha sido dentro de ese clima político como hemos podido comprobar que, a pesar de las constantes rebajas programáticas/2 que el líder de Podemos ha ido ofreciendo para llegar a un acuerdo con Pedro Sánchez (en una lógica que lo que hace es envalentonar a la otra parte mientras desconcierta a los suyos, sin por ello conseguir el objetivo marcado), se ha impuesto finalmente la realidad de que se encontraba ante un “pacto petrificado” (Nacho Álvarez) y un “secuestro” (Pablo Iglesias) en toda regla del PSOE por Ciudadanos. Un partido que, gracias a Pedro Sánchez, ha ocupado la centralidad que no le dieron las elecciones del 20D erigiéndose en el portavoz de unos poderes fácticos cuyo grado de hostilidad hacia Podemos no se ha rebajado un ápice desde su fulgurante irrupción electoral en mayo de 2014.

Entramos así en una nueva fase en la que la única hipótesis de investidura abierta (incluida una fórmula que pudieran encabezar figuras presuntamente independientes), en torno a la cual han girado desde el principio los esfuerzos de C’s, es la que incluye a un PP que estuviera dispuesto a prescindir de Rajoy en la formación de un gobierno de coalición. Conscientes de las dificultades que encierra esa “solución”, más por el lado del PP que por el del PSOE, no es raro ya que la perspectiva de unas nuevas elecciones generales el 26 de junio vaya teniendo crecientes posibilidades de ganar en todas las apuestas.

Por eso no tiene ningún sentido que en la consulta interna que la dirección de Podemos ha decidido convocar entre los próximos 14 a 16 de abril haya incluido la pregunta “¿Estás de acuerdo con la propuesta de gobierno de cambio que defiende Podemos, En Comù y En Marea?”. Porque a la vista está que esa opción no tiene ninguna posibilidad de materializarse debido precisamente a ese “secuestro” de Pedro Sánchez por las fuerzas del régimen que denuncia Pablo Iglesias. Habría que preguntarse además alrededor de qué programa se propondría ahora ese gobierno: ¿el que se presentó en las elecciones generales del pasado 20 de diciembre, el de la propuesta inicial a Pedro Sánchez, el posterior o el último? Y también, ¿con qué fórmula: formando parte de un gobierno con mayoría social-liberal o estrictamente “a la valenciana”, o sea, apoyando desde el parlamento pero sin estar en el gobierno?

Sólo la primera pregunta (“¿Quieres un gobierno basado en el pacto Rivera-Sánchez?”) tiene sentido, ya que es lo único que está en juego en estos momentos. En cambio, la segunda supone aferrarse a una fórmula empeñada en un emplazamiento a un PSOE que, pese a la oposición que en su seno expresa el sector representado por Pérez Tapias, está demostrando con creces ser un partido del régimen. Es fácil además concluir ahora que lo único que quería el líder del PSOE en esas conversaciones, una vez había optado por asumir el acuerdo con C’s como irrenunciable, era forzar a la dirección de Podemos a elegir entre la abstención en su investidura y…aparecer como responsable de la convocatoria de nuevas elecciones.

Partiendo de que la respuesta a la primera pregunta va a obtener un No ampliamente mayoritario, el camino que se abre ahora a Podemos, a En Comù, En Marea y a otras “confluencias” que se puedan dar en el futuro es, por tanto, el de reafirmarse como alternativa en torno a un proyecto de ruptura democrática frente a los intentos restauracionistas de la “Gran Coalición”, ya sea porque ahora llegue a formarse ese gobierno o porque se materialice después de las próximas elecciones generales.

Ésos son los dos polos principales de alineamiento electoral que se anuncian si recordamos que no nos encontramos solo ante un problema de gobernabilidad, sino ante otro de mayor gravedad: el de la erosión creciente de legitimidad de este régimen y de unos “diktats” europeos cada vez más austeritarios. Por eso no tenía ni tiene sentido dejarse arrastrar por una lógica “gobernista” que pretenda ignorar que el trasfondo del debate ha de ir girando en torno a reforma o ruptura constituyente.

Eso no significa considerar que la tarea permanente de Podemos sea mantenerse en la oposición. La ventana de oportunidad para poder “ganar” y formar un “gobierno fuerte por el cambio” sigue abierta, pero habrá que ser conscientes de que si esa hipótesis se da en unas nuevas elecciones habrá que esforzarse desde ahora por crear las condiciones que eviten la repetición de lo que acabó ocurriendo a los “jóvenes socialistas” encabezados por Felipe González en los años 80 del ya pasado siglo: como bien concluyó Jesús Ibáñez de esa experiencia, fueron ellos los “ocupados por el poder” y no al contrario. Con mayor razón ahora cuando en aquel entonces “los de arriba” necesitaban de aquel PSOE como fuerza de recambio ante la descomposición de la derecha en el gobierno para estabilizar el régimen, mientras que ahora harán todo lo posible para impedir que Podemos llegue a gobernar.

Por eso la preparación ante unas nuevas elecciones habrá que asumirla no como un fracaso sino como la oportunidad para recuperar la ilusión en que “sí se puede”, generando una nueva “electricidad moral” en esos millones de votantes que siguen aspirando a un Cambio que vaya más allá del mero recambio de elites. La disposición del actual equipo dirigente de Podemos a revisar el modelo organizativo aprobado en Vistalegre, aunque tardía, es una buena noticia siempre que vaya en un sentido descentralizador y democratizador, más allá de las prácticas verticalistas y plebiscitarias, pero esto no basta/3. Hace falta también, y sobre todo, recuperar la voluntad de contribuir al empoderamiento popular, a la construcción de esa infraestructura social, política y cultural que, junto con la presencia institucional alcanzada, permita abortar en el futuro los nuevos intentos de “domesticación” que sin duda se ensayarán desde arriba frente a Podemos.

10/04/2016

Jaime Pastor es profesor de Ciencia Política de la UNED y editor de VIENTO SUR

Notas:

1/ Por cierto, a propósito del reconocimiento de Turquía como “país seguro” conviene saber que la Asociación Internacional de Ciencia Política decidió cambiar el lugar de celebración de su próximo Congreso, previsto este mes de julio en Estambul, a la ciudad polaca de Poznan por razones de seguridad.

2/ Para un balance de esas “cesiones”: “¿Cuánto ha cedido Iglesias en su último documento de propuestas?”, Ibon Uría. InfoLibre, 8/04/2016.

3/ Coincido con lo que defienden Jesús Rodríguez y Román Sierra en “Un Podemos para construir poder popular”, cuarto poder, 4/4/16, http://www.cuartopoder.es/tribuna/2016/04/04/podemos-construir-poder-popular/8400



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons