Grabar en formato PDF
Entrevista a Maurice Sartre
La "reconquista de Palmira" y los "méritos" de Bachar Al-Assad
28/03/2016 | Antoine Denéchère

Los medios difunden "imágenes" sobre la "reconquista" de Palmira por el llamado ejército de Bachar Al-Assad. Todo se presenta como la salvaguarda del "patrimonio de la humanidad" gracias al ejército del clan Assad frente a los criminales (efectivos) de la organización del Estado Islámico. La cosa está en que Bachar y su camarilla solo pueden ser clasificados como una categoría de asesinos igual que la del Estado islámico, con la diferencia de que actúan desde hace más tiempo. Todo esto forma parte de la revalorización de Bachar en el contexto de las llamadas "negociaciones de Ginebra".

Mucha gente, desde marzo de 2011, ha subestimado la determinación de la camarilla de bribones en el poder en Damasco -en una Siria cada vez más privatizada en los años anteriores- de aferrarse a las estructuras de su "imperio". Putin, sus aviones, sus helicópteros de combate y sus bombardeos, así como sus tropas "especializadas" -con la experiencia adquirida en Chechenia- han sido, ciertamente, una ayuda particular para permitirle recuperar el aliento con más fuerza a partir de septiembre de 2015. Pero Bachar y su círculo de malhechores disponen también de la carta iraní: el dúo Ali Khamenei-Hassan Rohani y, ante todo, la estructura militar del "Cuerpo de los guardianes de la revolución " (abreviado: Pasdaran). Bachar no depende solo de Putin. Ciertamente Putin y su guardia militar han sabido utilizar la quiebra de los Estados Unidos en la región para poner de nuevo sus botas en ella así como en la escena diplomática internacional.

Sin embargo, el enorme marasmo económico que reina en Rusia, que está acompañado de una crisis social que se expresa de formas diferentes -y no solo en Asia central donde sus rasgos nacionales-religiosos son invocados para justificar la intervención en Siria, con la bendición o el silencio aprobador de diferentes imperialismos-, no hace del Kremlin un "actor" que pueda jugar un papel determinante. Además, la camarilla Assad puede contar con el brazo armado de Irán en el espacio sirio: el Hezbolá libanés.

En fin, como dicen los diplomáticos que trapichean con el régimen de Damasco en algunas "negociaciones": "dice 49 veces que no y una vez que ni si, ni no". Lo que constituye un "obstáculo" que para quienes -desde Estados Unidos a Francia, pasando por otras potencias- han aceptado que en una pretendida "transición democrática" el ascendente de los Assad se perpetúe. Por otra parte, el gobierno de Netanyahu no hace ninguna objeción a este escenario. Pues le sirve. Diferentes artículos de la prensa israelí lo constatan y lo analizan.

Pero volvamos a la representación de la "reconquista de Palmira". El 26 de marzo de 2016, en el telediario de las 12:30 de la TV France Culture, el presentador Antoine Denéchère anunciaba: " Nos llega Una buena noticia desde Siria. La ciudad antigua de Palmira, patrimonio mundial de la humanidad, está a punto de ser liberada. La organización Estado Islámico sufre, en efecto, una ofensiva importante del ejército de Bachar Al Assad, apoyada por los rusos". Luego, anuncia que entrevistará en directo al historiador Maurice Sartre, especialista de Palmira. Este último, en la entrevista, realizará puntualizaciones frente a un periodista que saca sus "informaciones" -por no decir su conocimiento- de no se sabe qué mezcolanza publicitaria (Red. A l´Encontre).

*****

Usted es profesor emérito de historia antigua en la Universidad de Tours y ha escrito recientemente Zenobia, de Palmira a Roma (Ed. Perrin 2014). ¿Tiene Vd. informaciones sobre la liberación de Palmira? ¿Ya se ha conseguido totalmente?

Maurice Sartre: No, no creo que se haya logrado. Las últimas informaciones hablan de combates que aún tienen lugar y parecería -y en esto estoy como todo el mundo, no estoy en Palmira- que las tropas del Estado Islámico (EI) se han atrincherado precisamente en la ciudad antigua. Lo que modera de alguna forma nuestra alegría o nuestro placer de verles desaparecer de los emplazamientos antiguos. La amenaza que pesa sobre la ciudad sigue siendo muy grave, muy dura y no son los combates en medio de las ruinas los que pueden hacernos muy optimistas. Así pues, por el momento, parecería que el ejército de Bachar ocupa la ciudadela, la zona de los grandes hoteles a la entrada sudoeste de la ciudad y una parte al menos del valle de las tumbas, es decir, la zona arqueológica al oeste de la gran columnata.

Recuerdo que Vd es especialista en la antigua Siria y en particular en Palmira. Precisamente, como historiador ¿puede decir "gracias Bachar Al Assad por ayudarnos a liberar Palmira"?

Con toda seguridad, no. Primero porque Bachar está en el origen de todo este drama que atraviesa Siria. No hay que olvidar que ocho muertos de cada diez son responsabilidad de Bachar Al Assad y no del EI. Luego, en lo referido al saqueo de Palmira, el ejército de Bachar Al Assad participó en él durante el tiempo en que ocupó Palmira tras haber recuperado su control entre 2012 y 2015. Y, en fin, no olvido nunca tampoco que fue Bachar Al Assad quien entregó Palmira al EI sin combate, absteniéndose incluso de bombardear los convoyes del EI que hacían la ruta de Deir ez-Zor a Palmira a través de 200 km de un desierto plano como la mano y donde no había ningún lugar para esconderse.

No hagamos de Bachar el salvador al que hay que dar las gracias. Es en gran medida cómplice del EI. No hay que olvidar que no deja de ser él quien le compra petróleo y una parte del trigo que constituyen su fortuna y quien había entregado la ciudad de Palmira sin ningún combate. Esto no impide que esté muy feliz de ver al EI desaparecer de allí. Pero que el segundo tirano de Siria recupere el control de Palmira no es seguramente algo que alegre a nadie y seguramente no a los sirios.

¿Va Vd a poder volver pronto a Palmira y observar la extensión de los daños?

En primer lugar, que yo vuelva o no a Palmira es muy accesorio. Por supuesto que me gustaría volver. Pienso que el director general de antigüedades, que hace un trabajo formidable va sin duda a hacer rápidamente el balance de las destrucciones. Por supuesto que no podrá, como es costumbre, decir todo y en particular revelar la amplitud de los robos que habían tenido lugar antes de la llegada del EI y que eran ya considerables. Pero poco importa, creo que por el momento lo que es urgente es efectivamente hacer el punto sobre la situación. No sobre lo que ya se conoce, pues por las fotos aéreas se conoce mucho de las destrucciones más graves, es decir sobre lo que ha hecho EI y que lo que éste ha puesto en escena, lo que hace que el mundo entero esté al corriente. Esto se conoce. Pero lo que es lo más grave, es la extensión de los robos y por tanto la desaparición de un patrimonio arqueológico insospechado, desconocido, no identificado ni siquiera por los historiadores. Y es extremadamente importante hacerlo lo más rápidamente posible antes de que el ejército de Bachar Al Assad vuelva -como había hecho antes- a robar en el emplazamiento arqueológico y a dedicarse al tráfico de antigüedades.

(Entrevista realizada el 26/03/2016 en el telediario de France culture de las 12:30)

http://alencontre.org/moyenorient/syrie/syrie-la-reconquete-de-palmyre-et-les-merites-de-bachar-el-assad.html

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons