Grabar en formato PDF
Bélgica
Frente a la impotencia securitaria, ¿qué respuesta al terrorismo?
28/03/2016 | Daniel Tanuro

Cuando detuvieron a Salah Abdeslam, las autoridades belgas cantaron victoria: "Lo tenemos! "... Unos días más tarde, los criminales de Daesh han golpeado en el corazón de Bruselas. Treinta y dos muertos, cientos de heridos, niños mutilados. Un horrible carnicería. ¿Hubiera sido posible evitarla? Tal vez. El mal funcionamiento de los servicios de seguridad en el caso de Ibrahim Barkhaoui es obvia, y es una reminiscencia del caso Dutroux.

Pero Dutroux estaba (casi) solo, mientras que Daech es una organización criminal que no tiene escasez de aspirantes a suicida. Incluyendo aspirantes de círculos no musulmanes, menos "identificables" que Barkhaoui. El ataque de Verviers pudo frustrarse, pero no los demás. Si Barkhaoui Ibrahim hubiera sido detenido a su regreso de Turquía, ¿qué habría sucedido? Hubiera reclutado en la cárcel a otros yihadistas - antes de salir un día. El árbol, por tanto, no debe ocultar el bosque. Es una ilusión creer que podemos superar el flagelo del terrorismo con "mejor política", "mejor información" vigilancia "selectiva", etc. [1]

Atentados suicidas

El problema es el siguiente: nada puede detener que un atacante suicida fanático se inmole en medio de una multitud inocente. Desde el momento en que todo el mundo es un objetivo potencial, el número de posibles objetivos es tan alto que ni siquiera se puede tratar de protegerlos a todos. La verdad es que incluso un estado policial tipo Gran Hermano no podría acabar con el terrorismo yihadista. Ni siquiera un estado de ese tipo podría protegerse de un ataque suicida contra una de nuestras centrales nucleares "microfisuradas". Además, ¿queremos vivir en un estado así?

La respuesta seguritaria al terrorismo, está claramente en un callejón sin salida. Es evidente que los responsables de los servicios no tienen ni idea. La OCAM elevó el nivel de amenaza a 4 ... después de los ataques. Y ¿ahora qué? ¿Imponer un bloqueo generalizada, como el que paralizó Bruselas después de los ataques en París en noviembre? Los empresarios no quieren, cuesta demasiado a la economía. El Gobierno excluye esta "solución". De todos modos, el bloqueo solo puede durar unos pocos días: los terroristas pueden esperar a que se levante…

¿Qué más? ¿Sacar más soldados a las calles? Es inútil, evidentemente. Los soldados estaban en el aeropuerto de Zaventem. Ni los tanques en las calles ni un submarino en el canal serían de la menor utilidad contra los ataques suicidas. Los responsables del gobierno lo saben. El despliegue del ejército no tiene para ellos otro objetivo que tranquilizar a la población, demostrar - a un gran coste - que el Estado la protege.

La decisión de filtrar a los pasajeros en las entradas y salidas de las estaciones de Bruselas es un ejemplo de la impotencia de la respuesta securitaria. Es probable que este filtrado se haya decidido como alternativa al bloqueo de emergencia para tranquilizar a la gente. Pero no tranquiliza; al contrario, preocupa más. De hecho, un terrorista con explosivos puede tomar el tren en una estación provincial e inmolarse en Bruselas en medio de la multitud de viajeros que recorren los pasillos y andenes hacia la salida del edificio. ¿Quién habrá podido imaginar un dispositivo tan absurdo? ...

¿Guerra total?

Podríamos continuar el juego de las hipótesis sobre lo que hará el gobierno. Ninguna es una solución estructural. Poner en marcha una guerra total para eliminar al Estado Islámico del mapa en Irak y Siria se convierte por lo tanto en la "solución", que sueñan más o menos las derechas extremas. Excepto que: ¡es fue lo que Bush hijo hizo precisamente en Afganistán, y sabemos el resultado!. No sólo Al Qaeda no está muerta (¡a diferencia de miles de civiles!), sino que la organización de Bin Laden dio a luz a otra, aún peor, Daech. ¿Queremos repetir el mismo error? ¿No vemos que las cruzadas de Occidente contra el mundo árabe y musulmán son una parte de la máquina que genera el odio vengativo que lleva a algunos a la locura?

Decimos: parte de la máquina. Hay otros: la complicidad con los crímenes del estado sionista contra el pueblo palestino; la venta de armas a las dictaduras fundamentalistas; el rechazo brutal de los solicitantes de asilo; el abandono y la güetización de los barrios pobres de nuestras ciudades, donde viven las poblaciones de origen inmigrante; el racismo y la islamofóbia, el perfil racial de la policía, la discriminación en el empleo, las campañas de odio contra las mujeres que llevan velo; la estigmatización en los medios de comunicación; por no hablar de la cobardía odiosa en nombre de la realpolitik de los crímenes atroces del llamado régimen "laico" (de hecho, no lo es en absoluto) de Bashar al Assad, el verdugo del pueblo sirio. Lo sorprendente, no es que semejante "máquina" despierte tanto odio, es que algunos se sorprendan.

Mecanismo sectario

No hablamos de las posibles razones por las que el odio toma la forma de una violencia ultra-destructiva, y se adorna con una ideología de otra época: pseudo-religiosa, sexista, autoritaria y profundamente reaccionaria . Todo indica que los jóvenes desorientados que dejan nuestros barrios para unirse a la yihad no lo hacen empujados por una radicalización del Islam, sino por una pseudo-islamización de su radicalización, o de su criminalidad. Es en realidad la "radicalización" de su odio sin perspectivas lo que lleva a algunos, en algún momento, a envolverse en esta fantasía: el islamismo radical dará significado a su vida, el estado islámico les ofrece un Reino de hermandad y su martirio (en realidad: su conversión en asesino) les abrirá las puertas del paraíso.

En pocas palabras, el mecanismo es sectario, no religioso. Ahora bien, en esta secta la exaltación del suicidio es tal que cada vez que un "mártir" se inmola, docenas de candidatos quieren tomar su lugar. No hay solución policial a esta situación, tampoco militar. Una solución estructural sólo puede ser política: debe asegurarse de que la fuente del odio se seca. Esto requiere un cambio radical de orientación consistente en todas las áreas relacionadas con las "partes" de la máquina. Un cambio de orientación conjunto, tanto en política exterior como en política interna.

Retirar las tropas belgas de las operaciones donde participan. Enviar al ejército a los cuarteles (pendiente de eliminarlo por completo). Apoyar la lucha legítima del pueblo palestino por sus derechos. Unilateralmente poner fin a la venta de armas a Arabia Saudí y a otras dictaduras (hasta eliminar la producción de armas, con el reciclaje de los trabajadores). Apoyar las luchas populares por la democracia en Siria y en otros lugares. Acoger a los refugiados y solicitantes de asilo. Aprovechar cualquier oportunidad para una política de renovación urbana digna de ese nombre en los barrios desfavorecidos. Poner fin a las provocaciones y la violencia policial. Crear puestos de trabajo de calidad, invertir en infraestructura pública. Abrir los medios de comunicación a la libre expresión. La práctica de una verdadera democracia participativa con capacidad efectiva de toma de decisiones de asociaciones, comités de vecinos, etc. Estas son algunas ideas que hay que desarrollar.

La razón de la emoción

No existen soluciones simples a problemas complicados y ciertamente no tenemos la solución definitiva para luchar contra el terrorismo. El desarrollo de un programa de este tipo tiene que ver con los actores sociales. Esto llevará tiempo y no eliminará los peligros, pero la movilización social proporciona una mejor protección que las fuerzas especiales. En cualquier caso, una cosa es cierta: la solución sólo se encontrará rompiendo con la lógica actual de una sociedad basada en la injusticia, la violencia y la exclusión. Hay que seguir la vía de una política social generosa, basada en la solidaridad, las libertades democráticas, la distribución de la riqueza y la lucha contra la desigualdad en el país y en el mundo. Para citar la declaración de la LCR (leída por más de 10 000 personas en nuestro sitio web): "Es con la vida como se lucha con la política de la muerte”. De hecho, es una cuestión de vida o muerte. La emoción lo embarga todo. La que nos moviliza hoy debe apoyarse en la razón para salir del ciclo de la barbarie.

24/03/2015

Daniel Tanuro, Ingeniero agrícola, ecólogo y sociólogo, dirigente de la LCR-SAP de Bélgica.

http://www.europe-solidaire.org/spip.php?article37532

http://www.lcr-lagauche.org/face-a-limpuissance-securitaire-quelle-reponse-au-terrorisme/

Traducción: Sin Permiso

http://www.sinpermiso.info/textos/atentados-de-bruselas-como-hacer-frente-a-la-barbarie

Nota

1/No nos sorprendería ver como Jan Jambon aprovecha el mal funcionamiento, poniendo sobre la mesa las sentencias incomprensibles que la extrema derecha exige después del caso Dutroux, y que la movilización ciudadana impulsada por Russo había permitido contrarrestar. La izquierda debe ser muy cautelosa hoy en su denuncia del mal funcionamiento.



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons