Grabar en formato PDF
Tribuna VIENTO SUR
El machismo contraataca
05/02/2016 | Begoña Zabala

Pues sí, existe una sensación muy extendida en las filas feministas, y también en otras filas amigas, de que nos encontramos ahora ante un nuevo tipo de machismo contra las mujeres en general y las feministas en particular. Machismo el de siempre, para qué nos vamos a engañar. Nuevo tipo, en el sentido de que la dominación masculina se va adaptando a los cambios y, queriendo aparecer como “igualitarista”, cuando, en realidad, arremete de forma brutal contra las organizaciones feministas, las feministas y sus planteamientos y luchas. También contra las mujeres que pretenden separarse del rol asignado. Se sitúa, de forma muy general, en el imaginario, en el mundo de la representación, sobre todo verbal. En el ámbito de la violencia simbólica ocupan un papel principal. Será coartada para las agresiones concretas, para los asesinatos sexistas. (Por cierto, batimos record este mes de enero, y eso que solo se cuentan los que la ley denomina violencia de género, de maridos o ex-maridos.)

Hay quien dice que, conseguidos algunos logros para las mujeres, no muchos, en la estrecha lucha por la igualdad, el patriarcado se revuelve. Entonces los hombres más beneficiados por él reaccionan contra las mujeres concretas. También reaccionan cuando se plantean reivindicaciones que sobrepasan lo políticamente correcto de lo aceptado en los parámetros del feminismo liberal.

Están apareciendo nuevos espacios de ataque frontal. Las tertulias de la caverna más ultra, es uno de los más visibles. Diversas manifestaciones en los campos de fútbol (se entiende de los grandes equipos, esos que son televisados y retransmitidos a todas horas, y sus protagonistas futboleros jugadores que están hiper-representados en los informativos y en las tertulias del “corazón”). Comentarios de barra libre en medios digitales, a raíz de determinados artículos. Las redes sociales, por supuesto: el comentario espontáneo del típico concejal muy conservador que todavía no ha aprobado los cursillos de “coaching”, o sea, de aprenda usted a hablar bien en público.

Son espacios que están verbalizando de forma constante su ideario ante cualquier incidencia de actualidad. A veces tienen que ver directamente con el feminismo, o con casos de mujeres concretas. Otras, ni siquiera eso, utilizan el insulto y la agresión verbal contra una mujer para humillar el pretendido enemigo, o contrario, o rival. En otras ocasiones acorralan verbal y físicamente a mujeres que traspasan las fronteras impuestas en los espacios, reales e imaginarios. Entra aquí todo el espacio público festivo, tradicionalmente prohibido a las mujeres, o siquiera limitado su uso o predeterminado a lo que pueden hacer. Resulta que si bailas en la “mutil dantza” (baile de hombres), ya te pueden llamar impunemente puta.

Casos concretos

Uno de los fenómenos que más nos han llamado la atención, seguramente por desconocimiento del terreno en este aspecto, es el los estadios de fútbol y las actuaciones de las respectivas “hinchadas” de uno y otro bando. Por supuesto que son muy conocidas las actuaciones de las bandas futboleras y los enfrentamientos entre bandas encontradas. Hace dos días aquí mismo, en esta siempre asombrada Iruñea, debido a las despropositadas actuaciones de la Autoridad, un juez de lo penal ha detenido a una veintena de jóvenes de “Indar-gorri” (fuerza roja), que representa la afición Osasunista. Nada menos que les pretende empurar por “pertenencia a banda criminal”, ya que parece que se citan –o tenían intención de citarse- con otras bandas para pegarse cualquier día de éstos por motivos que, supongo, son de altas razones de estado futbolísticas. Es decir, son conocidas sus actuaciones por parte de los jueces locales y de las policías de todo signo. En otras ciudades tienen estos grupos en su haber agresiones más graves. También algunos se han destacado por su violencia de carácter político ultraderechista y en más de una ocasión han apedreado, por ejemplo, un autobús de familiares de presas y presos vascos a su paso por Madrid.

A lo que vamos en este caso. En un campo de fútbol, la hinchada del equipo del Betis, anima a un jugador de su equipo que está procesado por golpear y amenazar a su ex-pareja, con petición de más de dos años de prisión, con la siguiente frase del manual del hincha machista: Rubén Castro alé, Ruben Castro alé, no fue tu culpa, era una puta, lo hiciste bien”.

También en otro campo de fútbol, catalán en este caso, en el derby Español-Barcelona, se exhibió una pancarta para humillar al enemigo futbolístico, en este caso Piqué, del Barcelona, donde se leía: “Shakira es de todos”. Otro caso de manual machista del enemigo que utiliza a las mujeres como botín de guerra. Éste es el mensaje que el mundo futbolístico manda a millones de aficionados y espectadores y espectadoras. Se trata de una descalificación contra el enemigo o el rival, y no lo es por su buen o mal hacer en el deporte del que se trata. Ni siquiera por su mal o bien hacer en su actuación monetaria-tributaria-financiera-penal, dados los abundantes casos de corrupción y defraudación en el sector y las ampollas que levantan los mismos. No, el insulto, la humillación, la vejación, la agresión verbal, incluso la amenaza velada, va dedicada al rol que se le quiere imponer en el imaginario a la mujer. Así designada, como de todos, puede ser vejada, lo que en la ideología patriarcal de hombres-amos de las mujeres, es la máxima agresión para ellos. Lo que a ella le pase, no se considera. Se está tratando de insultar al varón.

Que sepamos no se ha cerrado ninguno de los dos campos de fútbol. El segundo caso parece que está siendo investigado. Recordemos únicamente, que el primero relatado es ya del año pasado y la agredida y vejada es una mujer, frente a un ensalzado y vitoreado procesado por agresiones machistas. No es lo mismo.

Hoy mismo he leído que la gran pitada a la monarquía española en el partido Barcelona-Atlethic de Bilbao, va a pasar por la Audiencia Nacional. O sea, que cuando hablamos de impunidad frente a las agresiones sexistas, no estamos hablando de falta de medios para investigar, falta de conocimiento, falta de denuncia, amontonamiento de labores, porque para los otros casos vistos sí que hay medios y muchos, y sí que se actúa y de forma expeditiva. Así que tendrán que darnos explicaciones de por qué en estos casos no se considera oportuno investigar y sancionar. ¿Para cuándo un cierre de un estadio por estas causas?

El otro capítulo de agresiones verbales contra mujeres, que parece que está cobrando mucha actualidad, está resultando ser el de las tertulias de la caverna de la ultraderecha españolaza. Situados sus enemigos principales en los partidos o fuerzas nacionalistas-separatistas-secesionistas, sobre todo catalanas y vascas, los ataques a las representantes políticas de estos partidos y formaciones, no cesa. Una vez más no es por su ideología política, o por su quehacer en este mundo, sino por ser mujeres no ajustadas al rol pretendido. En el último período han sido las militantes de las CUP, representantes en el Parlamento catalán, a quienes se les ha insultado y vejado de todas las formas verbales machistas posibles. Todo lo que se dice tiene que ver con su forma de ser mujer o aparecer como tal: fea, vieja gorda, mal follada, lesbiana, el corte de pelo... Y esto dicho y transmitido por medios de comunicación de masivas audiencias, sin que sobre ellos caiga ni siquiera una bronquilla de la Autoridad. Otra vez la impunidad. Otra vea la impunidad sesgada, pues ya conocemos otros “twiter” que han tenido que responder ante los juzgados.

Frente a esto, la condena unánime de esta lacra que agrede a miles de mujeres, que es la violencia machista, por parte de todas las representaciones políticas en las instituciones, las celebraciones de 25 de noviembre con representación de todas las fuerzas políticas e institucionales,.... y demás postureos políticos de alta unidad y unánime rechazo, simplemente, no es de recibo. No nos las creemos.

Estamos explorando y realizando ya respuestas concretas, desde el movimiento feminista. Se trata de esas respuestas que no van a dejar pasar ni una sola agresión contra las mujeres; también las agresiones verbales, las amenazas, los chantajes, los insultos sexistas. Máxime cuando se realizan escudándose en el grupo y la cuadrilla y se transmite en vivo y en directo. Tenemos que rearmar nuestra autodefensa, individual y colectiva. Y tenemos que prepararnos, para contestar cuando nos criminalicen por estas respuestas. En Euskal Herria nos estamos poniendo a ello: el próximo día 9 de abril celebraremos la gran manifestación en Gasteiz: Vuestras violencias, tendrán respuesta.

05/02/2016



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons