Grabar en formato PDF
Siria
El barrio de Jobar
28/12/2015 | Ziad Majed

Son muchos los lugares, regiones, pueblos, ciudades y barrios urbanos que recordamos al rememorar los comienzos de la Revolución siria, y las posteriores etapas de su transformación forzada en la lucha armada que precedió a la guerra civil que actualmente causa estragos. Entre esos lugares, el barrio de Jobar, que se extiende del este al noreste de la capital siria, tiene un estatus particular, y por muchas razones.

Entre esas razones, está el hecho de que Jobar fue un punto importante del movimiento de protesta pacífica y que el 22 de abril de 2011en ese barrio se produjo una enorme manifestación en la que confluyeron los habitantes de numerosas localidades de los alrededores de Damasco, de Guta, y de muchos barrios de la capital con el objetivo marchar de hacia la Plaza de los Abasidas, que se encuentra solo a 500 metros de Jobar, para organizar allí una concentración. Cuando esta manifestación había llegado ya a la aldea de Al-Zablatani, la fuerzas del régimen dispararon con balas reales contra los manifestantes, matando e hiriendo en algunos minutos a varias decenas y deteniendo y golpeando a varios centenares. Sin duda, las fotos de jóvenes exponiendo sus torsos desnudos a las fuerzas “del orden” a fin de probar sus intenciones pacíficas y siendo acribillados por las balas seguirán siendo las más significativas e inolvidables de esta etapa histórica.

Entre las razones también está el hecho de que la juventud del barrio lo habían liberado a finales de 2012, convirtiéndose Jobar en la línea más avanzada del frente contra las fuerzas del régimen en las cercanías de la capital Damasco. Esto les valió la más fuerte concentración de bombardeos que haya conocido jamás una zona geográfica limitada. Bombardeos tanto de la aviación y de misiles tierra-tierra como de artillería pesada y tanques. La población de Jobar también tuvo que sufrir la segunda utilización del gas serin por el régimen (en marzo y en abril de 2013), cuatro meses después de Homs y cuatro meses antes de Zamalka, Arbin y los barrios periféricos de Mu´dhamiyyet-el-Shâm (tres localidades de la Guta de Damasco en las que murieron 1500 personas el 21 de agosto de 2013).

Entre las otras particularidades de Jobar, citaremos igualmente que desde el fin de 2013 y hasta hoy, está sometido a asaltos incesantes del ejército de Bachar al-Assad, de los combatientes de Hezbolá y de las milicias (chiítas) iraquíes.

A pesar de todo ello, se puede ver a quienes defienden el barrio atrincherados en subterráneos o bien visibles, aguantando en sus posiciones: no han cedido ni un centímetro de terreno, no han capitulado. Cuando Al-Assad, con ocasión de la nochevieja del año 2014, pretendió haber visitado Jobar y haber pasado allí en revista a sus fuerzas armadas que, previamente, habían declarado que habían penetrado en el barrio, las fotos que circulaban el día siguiente demostraban que no había superado los límites de Al-Zablatani, y que la persona con quien se le veía darse un caluroso apretón de manos no era en absoluto uno de sus oficiales en el frente, sino Muhammad Ahmad Aissa, un alto responsable militar del Hezbolá libanés.

Así, la biografía de este barrio resume todo un pedazo de la epopeya ocultada de la Revolución siria. Resume también un aspecto de su trágico destino. Es lo que ha escrito el periodista y fotógrafo sirio Said Al-Batal en su brillante artículo titulado “Siria: cerrar tranquilamente los ojos” (publicado en la página de la asociación Bidâyât en árabe y en L´Express en francés /1) tras haber visitado ese barrio en octubre de 2014. Ha expresado fiel y profundamente la vida olvidada en ese pequeño rincón de la Tierra atrapado detrás de una muralla de fuego que es un escándalo para la humanidad entera.

El periodista y fotógrafo, Al-Batal, escribe: “En mis navegaciones por Internet, di con una foto de Jobar, la víspera, bajo las bombas, tomada desde otro punto de Damasco… Me estremecí /2.

Me estremecí no porque hubiera logrado salir de bajo de los escombros encuadrados en esa foto. ¡Me estremecí porque esa foto me recordó que había alguien al otro lado! Había olvidado que podía haber alguien que viera, que oyera, que reflexionara, soñara y fotografiara las bombas que caían sobre nosotros. Alguien con sus razones y sus errores, alguien que es mi reflejo, la hipótesis de un otro en mi existencia. Mi implicación me ha hecho olvidar a ese otro. Había llegado a pensar que estábamos solos en el mundo; que lo único que había al otro lado del río era la muerte. Por un cohete, una bomba o una bala.

¿Pensáis que mis fotos, las de alguien que está en la otra orilla, os hacen sentir algo cuando, en vuestra orilla las devoráis con vuestros ojos? ¿Es posible, tal como estáis absorbidos por vuestras preocupaciones, por el tumulto de vuestras vidas? ¿No os hace esto, a vosotros también, olvidar nuestra existencia?

Al barrio de Jobar y a sus habitantes, o más bien a lo que queda, toda la admiración y los más sinceros saludos.

26/12/2015

Traducido de la versión en francés publicada en http://www.vendredis-arabes.blogspot.com.es/2015/12/le-quartier-de-jobar.html

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

Ziad Majed es un investigador y politólogo libanés. Profesor en la Universidad Americana de París. Autor de artículos y estudios sobre las reformas, las transiciones democráticas, las elecciones, la sociedad civil y la ciudadanía en Líbano, Siri y en el mundo árabe. Es autor del libro Syrie, la Révolution orpheline Sindbad/ACTES SUD 2013.

Notas

1/ http://bidayyat.org/ar/opinions_article.php?id=104#.VnwDgxXhDIU y http://www.lexpress.fr/actualite/syrie-fermer-tranquillement-les-yeux_1656336.html

2/ Se puede ver la foto en http://www.vendredis-arabes.blogspot.com.es/2015/12/le-quartier-de-jobar.html. Fotos de Jobar en enero 2015 se pueden ver también en http://www.lexpress.fr/actualite/syrie-fermer-tranquillement-les-yeux_1656336.html



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons