Grabar en formato PDF
publico.es | Elecciones 20D y Podemos
Remontada en común
17/12/2015 | Josep Maria Antentas

A escasos días del 20D, la fluidez de la situación política es la nota dominante y la incertidumbre marca los pronósticos sobre el resultado. Y más aún cuando las encuestas se han convertido en una arma estratégica más destinada a crear opinión que no a reflejarla. Sin embargo, una cosa parece clara: Podemos, que entró en pre-campaña debilitado y hacia abajo, consiguió revertir la tendencia y cada día de campaña avanza posiciones, mostrando un dinamismo que no tienen los demás actores centrales en liza. Se crece en una campaña que parece hacérseles larga a los demás.

El PP resiste, aunque en sus mínimos históricos. El PSOE se juega el todo por el todo, aferrándose todavía a presentarse como la única alternativa de gobierno. Pero sus problemas de credibilidad son notorios y no consigue ni acercarse suficientemente al PP ni dejar atrás de forma clara a los otros dos aspirantes. Los otrora pilares del sistema político, el partido de Rajoy y el de Sánchez, están entre ambos por debajo del 50%. Por su parte, Ciudadanos, aún cosechando una intención de voto impensable hace poco, tiene dificultades para mantener la línea ascendente de su castillo de naipes regenerador y acusa una campaña construida sobre la nada y el vacío.

Podemos fue perdiendo fuelle demoscópico desde la pasada primavera hasta tocar fondo en las elecciones del 27S en Catalunya, donde quedó aprisionado por una polarización plebiscitaria que propulsó a Ciudadanos a cotas estratosféricas, justo en vísperas del 20D. Unas elecciones que llegaban tras un agónico periodo en los que dominaba una estabilización relativa de PP y PSOE, aunque ambos estuvieran no muy por encima de la línea de flotación, y en los que la desestabilización del bipartidismo venía más por el empuje de Ciudadanos que por un Podemos que parecía sobrepasado por la propia inestabilidad electoral que él mismo había generado.

En varias ocasiones fue señalada la necesidad de un revulsivo, de no quedarse con un piloto automático atrancado y levantar el vuelo otra vez. Y, casi ya cuando cundía el desaliento, el revulsivo llegó. Y con él, la remontada. En el momento justo. Casi en el descuento. Es sabido que el tiempo político es todo menos lineal, que las carreras políticas están plagadas de cambios de ritmo. Y manejarlos correctamente es fundamental para llegar a la meta en buena posición.

El revulsivo ha tenido tres rasgos inapelables. Primero, llega desde las periferias catalanas y gallegas. Unas periferias más centrales que nunca. Quizá en el fondo la tan ansiada centralidad consistía en articular (y articularse con) las periferias. Variable decisiva sin duda alguna, auténtica asignatura pendiente en los momentos decisivos en la historia política del Estado español, y cita fallida demasiadas veces en la trayectoria de la presente segunda restauración borbónica. Segundo, el revulsivo está marcado por el sello de las confluencias, de las aspiraciones unitarias, de la pluralidad como distintivo y, con ella, de la plurinacionalidad. No sólo los proyectos periféricos como En Comú Podem y En Marea son mestizos y confluentes. El resultado final de conjunto también lo es, pues el hermanamiento recíproco entre ambos y Podemos transmite también esta señal, que responde al sentir popular de que hay que juntar esfuerzos y almas diversas. No a modo de mecano rígido, sino de síntesis creativa superadora, que articule a un pueblo que es todo menos homogéneo, que cristalice una indignación que es todo menos monolítica, que vaya construyendo un bloque heterogéneo donde previamente había sólo fragmentos, magmas viscosos y átomos sueltos. Tercero, la remontada viene de la mano del espíritu del 15M, invocado de forma evidente por Pablo Iglesias en su campaña y personificado por la entrada en escena, determinante y fundamental, de Ada Colau, que a su vez trae consigo el mensaje de las alcaldías del cambio. El significado de ello es claro: cuando Podemos entronca discursivamente con lo que representó el 15M, con el alma de las Mareas y la PAH, es cuando se dispara. Ahí está expresado el sentir de la gente. Ahí está el frame ganador.

Este triple cóctel, unido a las buenas prestaciones mediáticas y comunicativas de Pablo Iglesias, han propulsado esta remontada a contra-reloj. Par culminarla, en estos últimos compases de la campaña queda sólo una asignatura pendiente: el desmontaje de “la naranja mecánica” de Ciudadanos, a quien no hay que tenerle miedo a entrar en el cuerpo a cuerpo para mostrar sus falacias. El partido de Rivera vende un “cambio sensato” de contenido hueco, que cabalga sobre un fondo de despolitización social. A la vez muleta y recambio, de corte neoliberal y proempresarial y de tonalidad conservadora, su bandera regeneracionista y anti-corrupción carece de credibilidad alguna. No habrá regeneración de la política sin tocar los estrechos lazos entre ésta y el poder económico.

Quedan unos días decisivos de campaña en los que se condensan las contradicciones de la crisis política. En ellos lo que está en juego es que la actual e impresionante remontada pueda acabar convirtiéndose en un resultado definitivo que haga justicia al clamor de cambio político y social que se ha expresado en la calle desde el 15M en adelante.

17/12/2015

Josep Maria Antentases profesor de sociología de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB)

http://blogs.publico.es/tiempo-roto/2015/12/17/remontada-en-comun/



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons