Grabar en formato PDF
aporrea.org | Venezuela
Bye Bye 6D…o con quién nos jodemos mejor
04/12/2015 | Roland Denis

Vuelven las elecciones, los actores políticos se enfilan, la campaña fastidiosa, como nunca, e inexpresiva, pasa a sus últimos momentos. La sociedad se tensiona y cada actor individual va tomando sus criterios definitivos. Los comandos van al acecho del elector. La democracia mercantilizada vuelve a probar que es el mecanismo más contundente de legitimación de los dominios constituidos gracias al acto elector de los dominados.

El chavismo nervioso advierte que puede por primera vez en su historia electoral sufrir un contundente fracaso, y desesperadamente se reafirma a sí mismo diciendo "que va a ganar como sea", lo cierto es que aún dentro del sistema de los circuitos a su favor y la representación proporcional excluida, la cosa se les pone más que chiquita. La oposición se declara ganadora, pero después no sabe que va a hacer con su triunfo, si completar la gran obra oligárquica y fascista inconclusa en el golpe de Abril del 2002 o negocia una repartición equilibrada de poderes, cargos y curules con una reapertura de mercados. Políticas plausibles pero frente a las cuales sus grandes financistas no están tan convencidos ya que viven parasitando y aprovechando de la renta petrolera nacional como nunca en la historia; el "socialismo" de los privilegiados del dólar barato ha hecho mucho más ricos a los que ya son riquísimos, sin necesidad de presionar ni una sola neurona productiva (con el perdón del Lord Lorenzo, que lo único que producen sus empresas es alcohol fermentado con un pelo de cebada, agua con colorante de refrescos y bagazo de aceite y maíz para rellenar las barrigas de los pobres).

Para la sociedad es distinto, sus clases sociales ya polarizadas desde hace mas de una década en el voto, esta vez se les bate la cabeza de manera desordenada. Varias lógicas se mueven al respecto:

· El muldiverso mundo del clientelismo político-electoral, reducido en los últimos tiempos por faltas de presupuesto y una contraparte hiperinflacionaria y de escaseces que revienta cualquier populismo comprensible.

· Un voto más militante que de parte del chavismo, mucho más amplio y fusionado al mundo que su contraparte opositora, se convierte todos los días más en un postulado meramente sentimental, "el voto por el comandante" y del "no queda otra alternativa, no votar es dejarle la cancha abierta a la derecha". Es decir, es un voto negativo, cada vez mas asqueado por lo que se elige, y se hace conciencia de ello. Mientras que la oposición no da pie con bola, su militancia aunque se tinte de negrito sigue siendo la misma sifrinada de siempre aterrorizada de poner un pie en un barrio. El mundo alrededor del cual convive sigue siendo el resentimiento de una clase media que no le han quitado nada pero suda su resquemor por lo que le quitaron a algunos negociantes, terratenientes y banqueros no afectos a las buenas amistades y negocios con la burocracia "revolucionaria".

· Y luego tenemos lo que a estas alturas está haciendo la diferencia y pone al chavismo en cuatro patas: el voto castigo. Un voto policlasista que siempre existió, ya que siempre existió la ilusión de castigar mediante el voto por el contrario a los gobernantes de turno, al "régimen", por parte del amplio y repartido conservadurismo social. Solo que en este caso se amplía mucho mas hacia un gran sector social de valores progresistas que hoy se revienta de frustración teniendo que pagar el desastre de una burocracia que sobresuena con la venta de sueños colectivos que diariamente traiciona en su corrupta revolución boliburguesa. La amplitud de ese voto castigo que según encuestadoras sube hora a hora, hará toda la diferencia, regalándole más poder a la sifrinada derechista y neoliberal, fenómeno que acabamos de ver pasar en Argentina.

Lo cierto es que por donde se ponga la cosa y de manera inigual en los últimos 17 años, el voto será esencialmente un voto negativo. En suma será la negación del chavismo a que vuelva su coco odiado, no importa lo nauseabundo de la gran mayoría de sus elegidos – todavía no han visto los viejos currículum de la gerontocracia de PDVSA y contratistas y verán que esta clarito quién manda-. La del resentimiento tradicional conservador que no sabe ni que quiere en definitiva salvo seguir condenando todo acto que afecte los intereses de los "lores" –y "loras"- venezolanos. Y la negatividad del inmenso voto castigo que es en definitiva el más sincero, porque sabe que no está votando por nada sino contra todo, incluido su propio elegido, personajes que por lo general ignoran y rechazan. Pero es también el voto mas pendejo porque lo que rechazan votando por el contrario, todavía no entienden con certeza que es el perfecto retrato a la inversa de su castigado.

La negatividad del sentido del voto, no es un problema solo de colas, especulación y desvalorización total del salario. Es la "nada" en que terminó el chavismo cuando se prefirió desde hace no menos de diez años, darle prioridad a los intereses particulares de las tribus y corporaciones de poder que al interés general que pedía a gritos una profunda revolución. Y por su contraparte no tenemos más que la palabra vacía y la completa ausencia de un ideal común que no sea el charco cada vez más profundo de la individualización y fragmentación de la vida colectiva, éxtasis posmoderno de la derecha neoliberal. Sean cuales sean las razones del voto efectivo estos se moverán dentro de esta escena nadificante y vacía.

Cambiarán solo las correlaciones de fuerza entre élites de dominio, sin que esto signifique mayor cosa desde el punto de vista de los horizontes concretos de país que hoy tenemos en medio del desastre (dará lástima, claro está, tener mañana un gobierno que aplauda los genocidios israelitas a Gaza o comience la privatización a diestra y siniestra, cosa que aún Maduro no hace, sigue utilizando arquetipos estatistas y geopolíticos izquierdistas pero que en lo esencial no le dicen nada a los pueblos, porque no transforman nada).

No obstante, hay que estar atentos a estos cambios de correlación de fuerza, dirigiéndose al movimiento autogobernante y resistente que sobrevive dentro del movimiento popular. Aunque la revolución, al menos en este ciclo histórico, no fue, sin embargo los resentimientos acumulados estos años e intereses de mafias propietarias y protofascistas, podrían aprovechar el momento de profundo debilitamiento de la moral colectiva para lanzarse a la retoma recursos, edificios, tierras, y la violencia política personalizada, encontrando masas populares que por el odio a quienes las traicionaron les sirva de apoyo e instrumento táctico. Esa será la línea oculta de la boliburguesía babosa, interesada ahora que le sobra billete, de llenarse de propiedades, como de los patanes regionales que comparten día a día los restaurantes más lujosos con los líderes escuálidos.

Lo que viene sin duda no va a ser nada fácil, pero será importante y de mucho crecimiento, cueste lo que cueste, situarse dentro de esa cruda realidad y volver a construir desde ella. Entender de una vez por todas que nadie te regala la historia, que hay que hacerla, producirla, arriesgarse a ella, con unos principios absolutamente asentados por más "caribeños" que seamos, de lo contrario no tiene ningún sentido cualquier sueño de liberación colectiva. Una "vida libre" como la llaman en el kurdistán revolucionario no es la regalía de nadie sino el fruto de nuestra lucha y capacidad de creación. Por ahora la perdimos, pero no importa que la pelea sigue y nuevas generaciones brotan…está de más que por nuestro lado, haciendo ahorro de cualquier argumento respetable pero inútil del "mal menor", aunque seamos cuatro gatos y un poco más quizás, votaremos efectivamente POR NADIE, fabuloso candidato de la multiamada y compañera Teresa, "la guarita".

26/11/15

Roland Denis fue viceministro de Planificación y Desarrollo entre 2002 y 2003. En lo 80s militó en el movimiento La Desobediencia y luego en el Proyecto Nuestramerica / Movimiento 13 de Abril.

www.aporrea.org/actualidad/a217824.html



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons