Grabar en formato PDF
Grecia
¿Hacia una gran coalición proausteridad?
25/11/2015 | Stathis Kouvelakis. Iskra

¿Hacia una gran coalición proausteridad?

Stathis Kouvelakis

La avalancha de las medidas de austeridad aprobadas por el parlamento griego en las últimas semanas; todas ellas incluidas las del tercer Memorándum
firmado por Tsipras: (vía libre a los desahucios, nuevos impuestos, etc.) y la inminencia de otras nuevas, junto con el primer arranque de las
movilizaciones (éxito de la huelga general del 12 de noviembre, movilizaciones en distintos sectores) han provocado las primeras grietas en la mayoría
parlamentaria de Syriza-Anel.

Dos electos (uno de Syriza y otro de Anel) que rechazaron votar las medidas fueron expulsados de sus respectivos grupos parlamentarios. Un tercero dimitió
de su escaño. Y no se trata de uno cualquiera: Gabriel Sakellaridis fue portavoz del primer gobierno de Syriza y candidato a alcalde de Atenas en 2014
(casi ganó, logrando un resultado sorprendente). También formaba parte del estrecho círculo de colaboradores, e inculo es amigo personal, de Alexis
Tsipras. En su carta de dimisión dice: "no puedo apoyar la política del gobierno" y que abandona la política, al mismo tiempo que asume su parte de
responsabilidad por lo que ha ocurrido en los últimos diez meses.

Con ello, la mayoría gubernamental en el Parlamento se ha visto reducida a 153 escaños (de 300) y el voto del nuevo y drástico paquete de medidas
austeritarias dirigidas a acabar con el campesinado a base de incrementar sus impuestos y al desmantelamiento de lo que queda del sistema de pensiones, se
convierte en un ejercicio de alto riesgo. Por ello, Tsipras se ha visto obligado a solicitar al presidente de la república, Prokopis Pavlopoulos (de
derechas, pero elegido con el apoyo mayoritario de Syriza-Anel) ejercer de mediador para ampliar el apoyo parlamentario al gobierno.

Así pues, ya está abierta la vía hacia una fórmula más orgánica de cogestión para la aplicación del Memorándum por parte de los partidos parlamentarios;
salvo con el KKE (PC) y el neonazi Amanecer Dorado.

En cuanto a Syriza, le podemos aplicar aquí la frase de Marx en el 18 Brumario de Luis Bonaparte: "¡Antes un final terrible que un terror sin fin!"

24/11/2015


https://www.facebook.com/stathis.kouvelakis?fref=nf&pnref=story


Un cierto perfume de gobierno de unidad nacional

Editorial de Iskra.gr

El gobierno busca el apoyo de Nueva Democracia, del Pasok y de Potami para aprobar sus medidas de catástrofe social.

El encuentro de Tsipras con Prokopis Pavlopoulos (Presidente de la República) revela el pánico que existe en los círculos dirigentes del gobierno
Syriza-Anel tras la graves rupturas producidas en su grupo parlamentario con motivo de la votación del primer paquete de las medidas incluidas en el
Memorándum, justo dos meses después de las elecciones del 20 de septiembre.

Al día siguiente de la dimisión de Y. Sakellaridis y de la expulsión de S Panagoulis y de N Nikolopoulos de sus respectivos grupos parlamentarios (Syriza y
Anel), que ha reducido la mayoría parlamentaria a 153 escaños, el Primer ministro planteó al Presidente de la República intervenir para tratar de encontrar
un consenso amplio, realmente nacional, sobre los temas más candentes a los que debe de hacer frente el Gobierno, sobre todo a la cuestión de las
pensiones.

Constituye todo un síntoma de degeneración política que bordea el cinismo: he aquí un hombre que llegó a ser Primer ministro en tanto que líder de un
partido de izquierda, que, finalmente, pide a un Presidente conservador (recordemos que P. Pavolpoulos llamó explícitamente a votar Sí, de forma
provocadora, durante la gran batalla del referéndum) que hable con los señores y señoras Meimarakis (Nueva Democracia), Yannimata (Pasok) y Théodorakis
(Potami), con el objetivo de que el gobierno puede hacer pasar la reforma de pensiones exigida por Bruselas y Berlín.

Naturalmente, este gesto del primer ministro ha reactivado los escenarios sobre la ampliación de la coalición gubernamental a los partidos Pasok y Potami
e, incluso en un futuro, a un gobierno de unión nacional si se considera necesario. Por supuesto, el gobierno y la dirección de Syriza niegan oficialmente
esta eventualidad; la presentan como los deseos de determinadoss "círculos" griegos y extranjeros. Pero cuadros importantes de Syriza, como D.
Papadimoulis, preparan ya el terreno a una ampliación del gobierno, al menos con el Pasok y Potami: algo que, por otra parte, se corresponde con el deseo
de consolidar la transformación de su partido en un partido social-liberal.

Más importante aún, cada vez está más extendido que este gobierno no puede resistir a lo que le viene encima: la puesta en pie de nuevas medidas
demoledoras para la mayoría de la sociedad: venta de los "préstamos fallidos" a los fondos buitre extranjeros, el incremento de la presión fiscal, la
subasta de las viviendas habituales [desahuciadas] y, sobre todo, el desmantelamiento de la seguridad social.

Los presupuestos depositados por el gobierno para 2016 ya lo anticipan: en un periodo de depresión económica y con una tasa de paro superior a la terrible
cifra del 25 %, el gobierno impone a la gente nuevas medidas que suponen una reducción de rentas de 5 700 millones de euros: 3 200 millones en impuestos y
2 700 millones derivados de la reducción del gasto; sobre todo, los recortes en las pensiones (-1 400 millones de euros).

En ese contexto, hay muchas razones para pensar que el desencadenamiento de las protestas sociales va a provocar fracturas políticas en el seno de la
coalición gubernamental, ya bastante debilitada y frágil, que necesitará una "transfusión" de una forma o de otra para mantenerse en vida. Que eso se haga
a través de una "unión nacional", es decir, mediante el apoyo del resto de partidos que votaron a favor del Memorándum a los proyectos de ley complicados,
o a través de una ampliación de la coalición gubernamental al Pasok y a Potami o a Nueva Democracia, es lo de menos. Lo que cuenta es la necesidad de una
verdadera revuelta popular para poner freno a la tempestad de estas demoledoras medidas.

Tras el "septiembre negro" llega un invierno crudo. Quienes continúan apoyando este Armagedón social, sean cuales sean los pretextos que invoquen, tienen con grandes responsabilidades.

21/11/2015


http://unitepopulaire-fr.org/2015/11/23/grece-un-certain-parfum-de-gouvernement-dunion-nationale/

Traducción: VIENTO SUR



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons