Grabar en formato PDF
Reacciones ante los atentados de Paris
Vuestras guerras, nuestros muertos
16/11/2015 | Julian Salingue

Fragmentos

Son los nuestros los que han muerto la pasada noche.

En la terraza de un restaurante, en un bar, en la calle, en una sala de conciertos.

Los nuestros.

Muertos porque unos asesinos han decidido golpear en pleno París y disparar contra la multitud, con el objetivo de hacer cuantas más víctimas posibles.

11:30 h. Sarkozy acaba de declarar: “Estamos en guerra”.

Por una vez estoy de acuerdo con él. Están en guerra.

Estáis en guerra. Sarkozy, Hollande, Valls, Cameron, Netanyahu, Obama. Estáis en guerra, vosotros y vuestros aliados políticos, vosotros y vuestros amigos patronos de multinacionales.

Y nos habéis arrastrado ahí adentro, sin pedirnos nuestra opinión.

Afganistán, Irak, Libia, Malí, Siria… No hemos sido muchos los que siempre hemos protestado. No hemos logrado convencer suficientemente de que esas expediciones militares no harían sino aportar cada vez más inestabilidad, violencia, tragedia.

Allí, y aquí.

Porque guerra no comenzó ayer por la noche. Como tampoco comenzó en enero cuando la matanza de Charlie Hebdo y del Hyper Cacher. Había comenzado mucho antes.

En enero, escribía:

Una de las causas de la estupefacción que ha afectado a amplios sectores de la población, incluso a círculos militantes, es el (re)descubrimiento de esta verdad: si, Francia está en guerra. Una guerra que no se reconoce como tal, una guerra de la que se discute poco en las asambleas, en los medios y más en general en el espacio público, una guerra contra enemigos no siempre bien identificados, una guerra asimétrica, pero, a pesar de todo, una guerra. La reciente matanza ha recordado de forma brutal a quien lo ignorara, se negara a verlo o lo hubiera olvidado: Francia está en guerra, la guerra provoca muertes, y los muertos no son siempre los del adversario.

¿Contra quién está Francia en guerra? Según los discursos y los períodos, contra el “terrorismo internacional”, contra el “yihadismo”, contra la “barbarie integrista”, etc. Este texto no tiene vocación de discutir sobre estas denominaciones imprecisas, las generalizaciones abusivas que implican y las paradojas que implican (alianzas de geometría variable, apoyo a regímenes cuyas políticas favorecen el desarrollo de la corrientes “yihadistas”, participación en intervenciones militares que refuerzan a estas corrientes, etc.). Se trata más bien de subrayar que, en realidad, Francia ha seguido los pasos de los Estados Unidos de George W. Bush desde septiembre de 2001 (guerra en Afganistán, legislación “antiterrorista”) y hace suya, aunque no lo diga, la retórica y la política del “choque de civilizaciones”.

Hace ya cerca de 14 años que Francia estaba en guerra sin asumirlo/1.

No hay ninguna razón para modificar una línea de este extracto. Y decir esto no es faltar de respeto a las víctimas o sus allegados.

La emoción, la indignación y el dolor son evidentemente legítimos. Y los asesinos que han arruinado centenares, miles de vidas ayer por la noche, son inexcusables.

12h. Daech acaba de reivindicar (la acción). Evidentemente. Ellos también están en guerra.

Según la agencia AFP, citando un testigo presente en Bataclan, uno de los asaltantes habría gritado: “Es por culpa de Hollande, es culpa de vuestro presiente, no tiene que intervenir en Siria”.

Se puede cerrar los ojos y taparse las orejas. Y dejarse engañar por la retórica despolitizadora del “terrorismo ciego”, forzosamente inexplicable.

Pero los asesinos de París no son unos pobres irresponsables, “locos” o manipulados por no-se-qué-servicios-secretos. A medida que pasen las horas y los días se sabrá más, pero no hay duda de que tendrán un perfil y un discurso poco más o menos similar al de los Kaouachi y Coulibaly (designados por la policía como responsables del atentado de Charly Hebdo ndt), a propósito de los cuales, en enero, escribía esto:

Los asesinos tienen un discurso (ver sus entrevistas y vídeos, en los que hablan de Siria, de Irak, de las ofensas a los musulmanes en Francia y en el mundo, etc.); un corpus teórico (ver en particular el artículo publicado en Mediapart /2); referencias organizativas (Estado Islámico, Al-Qaeda en la península arábiga).

(…) Se creen, racionalmente, en guerra contra una cierta Francia, y se consideran, racionalmente, en situación de legítima defensa. Como testimonio, esta declaración de Coulibaly en su vídeo póstumo: “Atacáis al Califato, atacáis al Estado Islámico, os atacamos. No podéis atacar y no tener ninguna respuesta”.

Si, Daesh hace política. Son asesinos, pero hacen política.

Y ayer han golpeado fuerte, muy fuerte.

¿Ceguera? Si y no.

Si, porque han atacado a personas que no están directamente implicadas en esta guerra, personas cuyo único crimen era estar allí, gente que habría podido estar en otra parte y estar aún entre nosotros hoy.

No, porque golpear así es lanzar un mensaje: “Vuestro país está en guerra contra nosotros, y mientras dure esta guerra, ninguno de vosotros estará seguro”.

Hacen política. Detestable, pero política.

Vivimos en un mundo en guerra. Rusia, Francia y los Estados Unidos bombardean Siria. Arabia Saudita bombardea Yemen. Las “operaciones” francesas prosiguen en Malí. Obama ha anunciado que sus tropas no abandonarían Afganistán.

Según el Alto Comisario para los Refugiados, no ha habido jamás tantos refugiados y desplazados como hoy, y no hay ninguna razón para que las cosas mejoren.

El balance, en el momento actual, es de 128 muertos. 128 muertos de más.

El 13 de noviembre de 2015, 128 muertos.

128, es mucho. Es aterrador.

Es casi tanto como la media diaria de los muertos en Siria desde marzo de 2011.

Casi tanto como la media diaria, si: 250 000 muertos desde marzo de 2011, lo que hace casi 4 500 muertos al mes, es decir, casi 150 muertos al día.

Aviso para el próximo que nos explique que no entiende por qué los sirios huyen hacia Europa: desde hace más de 4 años y medio: todos los días es 13 de noviembre en Siria. Y es vuestro nuevo aliado Assad quien tiene la primera responsabilidad, al reprimir salvajemente un levantamiento entonces pacífico.

Vivimos en un mundo en guerra. Y esto permite a algunos hacer negocios.

“Ventas de armas: 2015, un año récord para Francia” (titular de un periódico francés el 1/10/2015)

Francia se felicita de las ventas de sus máquinas de guerra a Egipto. Francia se felicita por sus ventas de máquinas de guerra a Arabia Saudita. Francia se felicita de vender sus máquinas de guerra a los Emiratos Árabes Unidos.

Pero Francia se extraña, se indigna, se rebela cuando ella también es atacada.

Hipocresía. Cobardía. Mentira.

Se sueltan los perros. Sus hocicos babean.

Pido que se pongan en centros de internamiento a las 4 000 personas fichadas por terrorismo” #AttaquesParis Laurent Wauquiez [miembro del partido de Sarkozy L.R.].

Esta noche Paris es Beirut! Lógico para un país en vías de libanización. Pagaremos caro nuestra cobardía frente al comunitarismo!” Lionnel Luca [miembro del partido de Sarkozy L.R.].

Inmenso drama en Paris. A este tipo de cosas nos lleva el laxismo y la mezquitación de Francia” Philippe de Villiers [Político derechista francés, miembro del MPF]

Vamos que tener que aguantar.

Volvamos al mes de febrero:

Toda respuesta guerrera, pensando solo en seguridad, estigmatizante o ciega a las realidades económicas, políticas y sociales de la Francia de 2015 está no solo condenada a fracasar sino que, además, es un paso suplementario hacia las matanzas de mañana”.

Ya estamos. Mañana, era ayer por la noche.

13h. Cambadélis [Secretario general del Partido socialista] anuncia que “Francia en guerra acaba de sufrir una prueba de guerra”.

Dicen y repiten que Francia está en guerra. Pero cuando lo dicen, es para decir “nosotros estamos en guerra”. Un “nosotros” en el que querrían implicarnos.

No; 14 años de vuestra guerra no han aportado, en ningún rincón del mundo, más que cada vez más violencia, más tragedias, y nuevas guerras.

Si Irak no hubiera sido arrasado, Daesh no existiría.

Paul Valéry decía que “la guerra es una masacre de personas que no se conocen, en beneficio de personas que se conocen pero que no se masacran”.

Tenía razón. Son siempre los mismos los que sufren.

Y si se quiere que todo esto se detenga, va a haber que hacer lo necesario, una vez pasada la conmoción, para poner fin a esta huida hacia adelante hacia la barbarie generalizada.

No es demasiado tarde. Aún estamos tiempo de pasar a otra cosa. Radicalmente.

Rechazando la conminación a “con nosotros, o con los terroristas”.

Rechazando los llamamientos a la unidad con los verdugos y los hacedores de guerras que construyen cada día un mundo más bárbaro.

Rechazando su mundo fundado en la explotación, el robo, la violencia, la injusticia, las desigualdades, la rivalidad entre quienes debieran unirse.

Luchar por un mundo diferente, que no solo es posible, sino más necesario que nunca.

Mantener la dirección y no ceder nada bajo la presión de la emoción o de la estupefacción.

Podrás tacharme de buenismo si quieres. Pero mi buenismo no ha matado jamás a nadie. Al contrario que tu “pragmatismo”.

Es más que nunca tiempo de “resistir a lo irresistible”. En caso contrario caeremos todos.

Así pues, no, Cambadélis; no, Sarkozy; no, Hollande, “Nosotros” no estamos en guerra.

No es mi guerra, no es nuestra guerra. Es vuestra guerra.

Y una vez más, son nuestros muertos. Como en Madrid en 2004, como en Londres en 2005, como en Egipto hace quince días, como en Beirut esta semana.

Como en todas partes en las que sembráis el terror.

Vuestras guerras, nuestros muertos.

Vuestras guerras, no more.

Sábado, 14/11/2015

http://www.npa2009.org/idees/international/vos-guerres-nos-morts

http://resisteralairdutemps.blogspot.nl

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

Notas

1/ http://vientosur.info/IMG/pdf/VS138_J_Salingue_Asesinatos_en_Charlie_Hebdo_y_en_Porte_de_Vincennes_reflexionar_y_actuar_para_no_sucumbir.pdf

2/ Puchot, P. (2015) “Plongée dans les lectures des djihadistes des attentats de Paris”. Mediapart. 17/1/2015. Disponible en: http://www.mediapart.fr/journal/international/170115/plongee- dans-les-lectures-des-djihadistes-des-attentats-de-paris.



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons