Grabar en formato PDF
Portugal
"Ya está fijado el calendario para una crisis política"
01/11/2015 | Charles-André Udry

El resultado de las elecciones portuguesas [4 de octubre] ha conducido a la apertura de un escenario político inesperado porque la coalición del gobierno saliente -constituida por el Partido Socialdemócrata de Passos de Coelho, Primer Ministro saliente, y por el CDS-PP (Partido del Centro Democrático Social-Partido Popular) de Paolo Portas, viceprimer ministro saliente- obtuvo el porcentaje más elevado de los sufragios, pero no dispone de la mayoría parlamentaria. Obtuvo el 36,8% de los votos, después de años de política de austeridad, pero no tiene más que 107 diputados de 230. Por el contrario, la suma, formal al menos, de los diputados del Partido Socialista, Partido Comunista (PCP) y el Bloco de Esquerda suma 122 escaños.

En esta situación, el Presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, nacido en 1939, anunció el 22 de octubre que atribuía la formación del nuevo gobierno a Passos Coelho y Paulo Portas. Lo hizo con ocasión de una intervención televisada que se suponía expresaba su autoridad. Cavaco Silva fue Primer Ministro durante 10 años, de 1985 a 1995, a la cabeza del PSD. Este católico y anticomunista decidido, elegido por sufragio universal a la presidencia en 2006, intenta imponer una continuidad gubernamental bajo la forma de un "gobierno de gestión". Dicho de otra forma, de un gobierno que no dispondría de una mayoría parlamentaria cuando presentara ante el Parlamento su programa para la teórica duración de su mandato [la legislatura].

La Constitución salida de la Revolución de los Claveles de 1974 atribuye al Presidente bastante más que un poder simbólico. En cierta medida le sitúa frente al Primer Ministro. Puede nombrar un gobierno -lo que no plantea ningún problema particular en la medida en que los componentes del ejecutivo dispongan de una mayoría parlamentaria- o disolver un gobierno y convocar elecciones legislativas, lo que implica la disolución, al mismo tiempo, de la Asamblea de la República. Todo el debate mediático portugués, rico en hipótesis y que suscita los comentarios de politólogos y políticos, se articula sobre la credibilidad -constitucional o no- de un "gobierno" de gestión, ante su alternativa que derivaría de un gobierno del Partido Socialista, bajo la batuta de Antonio Costa, apoyado en el Parlamento por el PCP y el Bloco tras negociaciones que conducirían a un programa mínimo tejido a partir de condiciones planteadas por el PCP y el Bloco.

Salario mínimo y programa mínimo

La prensa internacional, de forma modesta, da cuenta de este debate. Volveremos sobre el tema. Por el contrario, es menos locuaz en lo que se refiere a los datos divulgados el 28 de octubre por la Asociación para la Defensa de los Derechos del Consumidor (DECO). Esta asociación presentó una encuesta realizada entre octubre y noviembre de 2014 entre más de 1 222 familias portuguesas. Hace ya cierto tiempo DECO lanzó la alerta a propósito de la "generación 500". Es decir: la generación con una renta de 500 euros al mes.

Esta fórmula ha sido utilizada de forma análoga en Grecia y en España. Nada extraño, puesto que el salario mínimo bruto de los asalariados y asalariadas se sitúa en unos 500 euros; 674 000 personas asalariadas ("que trabajan para otro") cobran este salario. El total de quienes "ganan" menos de 600 euros al mes está estimado en más de un millón de personas. Y como dice el informe: "Este número no ha dejado de aumentar" (ver Público, 28/10/2015, 0.16 y Diario de Noticias, 29/10/2015, p. 16-17). Alrededor del 50 % de las familias vive con 1 000 euros y esos 1 000 euros suman dos salarios en el 66 % de ellas (familias de entre tres y cuatro personas). En 2011, cuando la Troika llegó a Lisboa, el número de trabajadores con un contrato precario se situaba en 698 900. A finales de 2014, los precarios se cuentan en 826 700. La posible renovación de la duración de un contrato de tipo precario ha pasado de tres a cuatro años. Una regla que se generaliza, bajo diversas formas, en Europa.

Según el GAS (Gabinete de Apoio ao Sobre-endividado -administración de ayuda a los sobreendeudados), la gran mayoría de los demandantes de una ayuda financiera son personas que hasta ahora disponían de un empleo. Bajo el efecto de una lógica de hierro, las familias que disponen de una renta mensual de 1 000 euros recurren más de una vez al crédito para hacer frente a lo que los estadísticos califican de "imprevistos": por ejemplo, un nacimiento, la vuelta al círculo familiar de un joven que no encuentra empleo, la necesidad de reparaciones en la vivienda, un accidente, etc. Los gastos obligatorios (alimentación, agua, electricidad, escuela, salud y alquiler-vivienda) absorben el 86 % de los recursos disponibles. Esta es la ilustración de la pauperización -más exactamente del resultado de la explotación de la fuerza de trabajo- en un país sometido al conjunto de las medidas de ajuste estructural propias a la arquitectura del euro y al pretendido imperativo del pago de la deuda.

La estructura de los gastos de esta gente asalariada ilustra también el impacto que pueden tener sobre sus modalidades de supervivencia las tasas del IVA, impuesto que tiene como objetivo los gastos de consumo (y excluye el ahorro de los grandes ahorradores). Se alude aquí a la situación de la gente asalariada y no a la de la gente en paro, y aún menos aún a la gente en paro de larga duración.

Un paro que entre los jóvenes -y menos jóvenes- se traduce en el caso de Portugal en una emigración bastante cercana cuantitativamente a la de los años 1960-1970, pero diferente en el abanico de las calificaciones. Por ejemplo, en 2013, 20 000 portugueses emigraron a Suiza, 31 000 hacia el Reino Unido (2014), 10 000 hacia Alemania (2014)... y 5 000 hacia Angola (2014) así como 4 000 hacia Mozambique (2013). Todos los estudios estadísticos sobre las emigraciones intraeuropeas indican que estas cifras están subestimadas, tanto para Portugal como para España o Grecia.

Volvamos al colectivo de "trabajadores pobres" (fórmula cuya ambigüedad ha sido subrayada más de una vez, igual que la fórmula repetida constantemente de "clase media") y subrayemos que, frente a la contracción salarial, la compresión de los gastos se hace en la alimentación (cantidad y calidad), en el pago de la electricidad y del agua (no pago que conduce a cortes de agua y de electricidad o procedimientos administrativos de cobro). Las encuestas en Portugal, igual que en Grecia, denotan las consecuencias que derivan de ello en términos de salud pública y de calidad de la escolarización (niños escolarizados sin haber comido). Por el contrario, la fragmentación social y la parcial desocialización que se producen como consecuencia hacen del gasto en TV, teléfono o Internet un gasto obligado que "observadores", mirando la pantalla de su móvil, califican de "gastos sorprendentes".

Fórmulas hiperbólicas

Quizás no sea inútil tener presente estas indicaciones sobre la desagregación del tejido social en Portugal para comprender tanto la tasa de abstención el 4 de octubre como el interés menos firme por los debates sobre la formación del nuevo gobierno que por los resultados de los partidos de fútbol en Portugal y en el resto de Europa, que, apoyados en comentarios más amplios que los debates políticos televisivos, acaparan las pantallas de las tres cadenas "públicas". La operación de distracción permanente funciona muy bien.

Tras la declaración de Cavaco Silva, Passos de Coelho y Paulo Portas presentaron la composición de un gobierno minoritario que debe tomar sus funciones el viernes 30 de octubre y presentar su programa diez días más tarde según el plazo legal, es decir, como muy tarde el 9 de noviembre. El exprimer ministro y el exviceprimer ministro juegan la carta de la victimización, una fórmula más de una vez utilizada por los diversos Berlusconi europeos: la mayoría parlamentaria formal, PS, PCP, Bloco, les impediría asegurar la estabilidad gubernamental cuyos frutos pasados han sido reconocidos por el porcentaje más amplio, comparativamente, de electores y electoras. Al mismo tiempo se ponen de manifiesto las "presiones" ejercidas por el PCP y el Bloco durante las negociaciones con el PS de Antonio Costa. No faltan las declaraciones desmesuradas sobre el tema. El 28 de octubre, Fernando Faria de Oliveira, presidente de la Asociación Portuguesa de Bancos, no se contuvo. Afirmó desear que Portugal "se acercara a los países del centro de Europa y que no vuelva atrás para transformarse en una Cuba de Europa".

Este tipo de declaraciones y las de los dirigentes tradicionales de la derecha -que acentúan la importancia de mantener Portugal en la OTAN y de no obligar a la Troika, que abandonó Lisboa en 2014 a volver a la excapital de un imperio- pueden servir para apuntalar en el plano político la táctica de negociaciones-presiones hacia el Partido Socialista por parte del Bloco, por no mencionar al PCP. Sin embargo, un banquero muy conocido como Fernando Ulrich, dirigente del BPI (Banco Portugues de Investimento), subraya que no hay que "entrar en una dramatización y que el paralelismo entre Cuba y Portugal" no es adecuado. En el fondo, afirma estar "confiado y tranquilo" y que, cualquiera que sea el gobierno, la "estabilidad" se confirmará. Ulrich ha reducido, entre 2008 y 2015, el número de asalariados del BPI un 24 %, sin grandes problemas. Los 5 934 "colaboradores" no le han echado. Esto traduce una configuración de la movilización social -incluso en este sector- que no deja de tener relación con el paro, la emigración y la degradación gradual de las correlaciones de fuerzas sociales. Ciertamente, las ecuaciones sociales no excluyen una crisis política en la cúspide, tanto más cuanto que el presidente Cavaco da muestras de un autoritarismo que no es sino la otra cara de la victimización del exprimer ministro y del exviceprimer ministro.

Estos últimos reivindican el certificado democrático concedido por el sistema de diktats del BCE, del Eurogrupo, de la Comisión Europea, entonces presidida por el portugués José Manuel Barroso (antiguo miembro del ultramaoísta MRPP) y actual presidente del grupo portugués Bilderberg; es decir uno de los cenáculos internacionales a los que se supone dibujar las grandes opciones de las clases dominantes.

Un calendario "de crisis política"

Durante ese mismo tiempo se pone en pie el aparato de gestión de la Asamblea de la República (AR). El socialista Jorge Lacao fue nombrado vicepresidente de la AR, junto a José Matos Correia del PSD, José Manuel Pureza del Bloco y Teresa Caeiro del CDS. J. Lacao obtuvo 120 votos, J. Matos Correia 173, J.M. Pureza 137 y T. Caeiro 172. Serán vicepresidentes de Eduardo Ferro Rodrigues del PS, elegido presidente de la AR el 23 de octubre. Se ve que esto no es exactamente Cuba.

El lunes 9 de noviembre, comenzará el debate sobre el programa gubernamental de Passos de Coelho y Paulo Portas. Y se sabrá si ese gobierno será el más breve del período abierto en 1974.

La coalición de derechas, para abrir una brecha en la potencial coalición de izquierdas, insiste en la necesidad de que el PS afirme la continuidad de su posición, comprobada a escala gubernamental, sobre el euro, la unión bancaria, el Pacto de Estabilidad y de Crecimiento de la UE y las cláusulas del tratado sobre los déficits presupuestarios.

En el fondo, en el mejor de los casos, el PS puede aparecer como dispuesto a aplicar una política menos austera, en los flecos, que la de la derecha. En ese momento se pondrán a prueba los resultados de las negociaciones en la "coalición de izquierdas". Un ejemplo: el Bloque, con razón, insistía en su campaña en la reducción al 6% del IVA a la electricidad, fijado actualmente en el 23%. ¿Va a situarse el compromiso en el 13%? Esto tiene relación con lo que ha sido descrito sobre la estructura de los gastos de las familias, pero está también en relación con una reducción de los ingresos presupuestarios. Si el Bloco y el PCP, desde la noche del 4 de octubre, afirmaban que rechazarían un gobierno que no contara con una mayoría parlamentaria -lo que se produce actualmente-, un primer test extraparlamentario va a ser proporcionado por la amplitud de la manifestación ante el Parlamento convocada por la CGTP (Confederación General de los Trabajadores Portugueses) el día de la presentación del programa de la coalición PSD-CDS.

Un observador, antiguo miembro de la dirección del PCP, partido que abandonó en 2003, Carlos Brito -que anima la Asociación de Renovación Comunista que ha apoyado al PS en las últimas elecciones europeas-, no manifiesta la misma inquietud que la derecha y de ciertos miembros del PS sobre el posible resultado positivo de las negociaciones entre el PS, de un lado, y el Bloco y el PCP, del otro. En una entrevista dada al Diario de Noticias el 28 de octubre, Carlos Brito afirma: "En el mismo momento en que él [Jerónimo de Sousa, dirigente del PCP] criticaba severamente al PS, anunciaba ya que el PCP asumiría sus responsabilidades, incluso en relación con la cuestión del gobierno. El Bloco también dio señales inequívocas de un cambio cuando Catarina Martins [portavoz del Bloco] decidió reunirse con Costa [dirigente del PS que se propone como Primer Ministro] el día siguiente a las elecciones [para tratar sobre el gobierno]. Estos cambios se enraízan en la necesidad de frenar los tremendos destrozos provocados por la política de austeridad".

Ya está fijado el calendario "para una crisis política": ¿va a mantener el presidente un "gobierno de gestión minoritario" o va a pasar la patata caliente al "socialista" Antonio Costa? ¿Cuál será el tipo de presupuesto presentado y cuales serán los resultados, en la segunda mitad de enero de 2016, de la elección por sufragio universal del presidente de la República? Si es necesaria una segunda vuelta, en febrero de 2016, el mandato presidencial comenzará a comienzos de marzo. Ahora bien, el Parlamento no puede ser disuelto durante los primeros seis meses posteriores a la elección presidencial. Motivo, o no, para estimular la inventiva política de la izquierda "radical". Y en ese calendario ¿habrá un lugar para la movilización social? Una pregunta que todo el mundo se plantea.

29/10/2015

http://alencontre.org/europe/portugal/portugal-des-elections-pour-joueurs-dechecs-de-quel-type.html

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons