Grabar en formato PDF
Turquía
En el país de la mentira desconcertante
23/10/2015 | Uraz Aydin

Tenemos la lista de kamikazes, pero no podemos detenerles mientras no pasen a la acción. No se puede detener a la gente sin una razón”, ha declarado el Primer Ministro turco Ahmet Davotoglu, dos días después del atentado de Ankara del 10 de octubre que causó la muerte de 106 manifestantes por la paz.

A guisa de respuesta a las críticas sobre la deficiencia de los servicios de información, Davutoglu ha intentado explicar así que el gobierno controlaba la situación, y ha expresado su fe en el Estado de derecho.

Un dejar hacer criminal…

Resulta evidentemente inútil recordarle que desde hace casi un año, como consecuencia de una revisión del código del procedimiento penal, una simple “sospecha razonable” es suficiente para autorizar a la policía a llevar a cabo pesquisas y detenciones preventivas, lo que por otra parte ha sido utilizado en numerosas ocasiones contra activistas, opositores, y periodistas críticos del gobierno, como la reciente detención en Diyarbakir de un estudiante de bachiller que, por tener las manos sucias, se convirtió en sospechoso de haber participado en los enfrentamientos con la policía.

Sin embargo a pesar de la aberrante prohibición de toda “información, reportaje, crítica” en los medios hasta el cierre de las investigaciones, se ha comprobado que los términos de “deficiencia” o incluso de “negligencia” no son suficientes para dar cuenta de la responsabilidad del Estado en “el mayor atentado terrorista de la historia de Turquía”.

En efecto, por medio de algunos diarios que se niegan a someterse a esta prohibición, la opinión pública ha sabido que la célula de militantes yihadistas reclutados en la ciudad de Adiyaman y ligados a Daech estaba siendo vigilada desde 2013. Recordemos que los kamikazes del atentado de Diyarbakir en el mitin del HDP (4 muertos) y el de Suruç (32 muertos) pertenecían también a esa célula. Este último kamikaze era, por otra parte, hermano de uno de los kamikazes de la explosión de Ankara. Los padres de los militantes yihadistas habían indicado en numerosas ocasiones a la policía la adhesión de su hijo a Daech y dado los nombres de los demás miembros de la célula…

Mentiras de Estado

De otra parte, cuando el papel de Daech en el atentado de Ankara ya es algo indudable, el gobierno y Erdogan se mantienen en su primera declaración, es decir, que el atentado podría haber sido cometido por la alianza de varias organizaciones. Si la organización de extrema izquierda DHKP-C y la hermandad Gülen -antiguo aliado del AKP cuya presencia en la burocracia ha sido juzgada como una amenaza para el gobierno- no están ya entre las citadas, los medios orgánicos del AKP apuntan con su dedo acujsador al PKK como el principal promotor de las explosiones, junto a Daech. “Daech y el PKK podrían haberse puesto de acuerdo”, se ha atrevido a declarar el ministro encargado de las relaciones con la Unión Europea, antiguo profesor de relaciones internacionales…

El AKP ha llegado así a recurrir a las más flagrantes mentiras a fin de desacreditar al movimiento kurdo, hacer que descienda el número de votos del HDP y permanecer en el poder sin verse obligado a formar un gobierno de coalición susceptible de debilitar su partido-Estado.

La guerra continúa

El anuncio del PKK de que suspendía sus acciones militares (salvo en caso de agresión por las fuerzas turcas) para no poner trabas al desarrollo de las elecciones del 1 de noviembre no ha tenido repercusión a nivel gubernamental. La guerra continúa: niños, jóvenes y mujeres mueren todos los días.

La Constitución está suspendida de facto, el aparato judicial no funciona, la prensa está sometida a los diktat del gobierno, una veintena de alcaldes kurdos están detenidos por “apoyo a la organización terrorista”, un régimen de masacre está en vigor…

Y la Unión Europea parece dispuesta a acomodarse a esta situación, a condición de que Turquía acepte convertirse en un enorme campo de detención para emigrantes, lejos de sus ojos… Una vez más, el imperialismo no traiciona su tradición de acudir siempre a punto para salvar a los suyos. A nosotros y nosotras nos corresponde la tarea de perturbar su reloj.

http://www.npa2009.org/actualite/international/turquie-au-pays-du-mensonge-deconcertant

Hebdo L´Anticapitaliste -308 (22/10/2015)

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons