Grabar en formato PDF
Grecia
De las elecciones al nuevo gobierno pro-memorandum
25/09/2015 | Redacción Al’Encontre - DEA

Este miércoles, 23 de septiembre, el nuevo gobierno de Tsipras acaba de prestar juramento ante el presidente de la República, Prokopis Pavlopoulos de Nueva Democracia, y en presencia de las autoridades religiosas. Un comentarista griego sugería una nueva fórmula para esta ceremonia: "Creemos en el plan de rescate financiero" ("In the bailout agreement we trust").

En el núcleo duro del gobierno de coalición tenemos a Yannis Dragasakis, como vice-primer ministro y supervisor de las operaciones, junto a la mano derecha de Tsipras, Nikos Pappas, ministro de Estado y coordinador de la política gubernamental; a Euclide Tsakalotos, en Finanzas con el apoyo de Georges Chouliarakis, muy apreciado en el Eurogrupo; a Georges Stathakis en Economía; a Panos Kammenos que pasa a Defensa y a Nikos Kotzias que pasa al ministerio de Asuntos Exteriores. Estos dos últimos, miembros de Griegos Independientes. El gobierno también incorpora a dos antiguos ministros del Pasok que se han pasado a Syriza: Theodora Tzakri, secretaria de Estado en el Ministerio de Economía, Crecimiento y Turismo, así como a Marcos Bolaris, secretario de Estado para la agricultura y la alimentación.

En una entrevista al diario económico italiano Il Sole-24 Ore (22/09/2015), Stathakis declaró que la prioridad está en "respetar el plan de reformas acordado con los acreedores, aún cuando se necesitarán inversiones para equilibrar la austeridad". Evidentemente, estas inversiones están más que condicionadas. Seguramente, los 1 200 millones de euros que tienen que salir de la privatización de 14 aeropuertos regionales, cedidos a la Alemana Fraport y al grupo financiero griego Copelouzos, no entrarán en caja, en el mejor de los casos, antes de finales de 2015. Constantinos Michalos, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Atenas declaró: "Las privaizaciones deberían comenzar porque el ala radical de Syriza que se oponía a las ventas se ha marchado del partido y, con ello, Syriza puede recuperar la confianza de los inversores internacionales." (Il sole-24 Ore, 22/09/2015). Sin embargo, esta "confianza" no es gratuita. Y, según todos los pronósticos, el plan de privatizaciones¡no deberá “aportar" (para pagar la deuda) más de 3 700 millones en 2016 y 1 300 millones en 2017!

Credit Suise no se anda con rodeos: "Tres elementos claves deberán contribuir a la estabilización de Grecia: la recapitalización de los bancos, la adquisición de los bonos del Tesoro por el Banco Central europe en el marco de su QE (flexibilidad financiera) y un alivio de la deuda pública." Dicho de otro modo, en lo inmediato, el objetivo de los acreedores, bajo la batuta del BCE será la adopción rápida de leyes que afecten al sistema de pensiones y a los impuestos. La adquisición de bonos del Tesoro así como el inicio de la negociación sobre la restructuración de la deuda -considerada por todos los medios financieros internacionales como necesaria- estarán supeditadas a un examen previo. Los acreedores no creen en Dios y no se fían de nadie. La recapitalización de los bancos es lo prioritario para ellos. El director general del banco más grande de Grecia, Piraeus Bank, Anthimos Thomopoulos, declaró: "En el fondo, ahora estamos donde estuvimos hace cinco años en lo que tiene que ver con lo que se debería haber hecho. Si bien sólo ahora tenemos un primer ministro entusiasta y dinámico con una mandato popular. Y esto es positivo." (Financial Times, 22/09/2015). Sin embargo el título del diario de la City es "La victoria de Syriza fracasa a la hora de disipar los temores respecto a las reformas relacionadas con el plan de rescate." En efecto, en los círculos dirigentes de la Unión Europea, la presión seguirá siendo fuerto con el objetivo de apuntalar la confianza de los inversores. Para ello, el objetivo continua siendo un gobierno con una base parlamentaria más amplia [que el actual]. Lo que podría confirmar la puesta en pie de una política autoritaria de la mano de la aplicación del tercer memorándum.

A continuación publicamos la resolución adoptada el 21 de septeimbre por la DEA (Izquierda obrera internacionalista) que anima la Red Network y es miembro de la Unidad Popular. (Redacción Al’Encontre).

....................

Una victoria pírrica

1. La iniciativa de Alexis Tsipras de adelantar la elecciones al 20 de septiembre trataba de alcanzar dos objetivos:

a) Confirmar el equilibrio de fuerzas políticas y restablecer la viabilidad del gobierno de Syriza antes de que los trabajadores y trabajadoras y las clases populares se percataran, por su propia y amarga experiencia, del contenido real del acuerdo firmado con los acreedores el 13 de julio de 2015. En este sentido, la dirección de Syriza ha contado con todo el apoyo de los dirigentes europeos. Esto quedó evidente en la emblemática declaración de la canciller alemana Angela Merkel [realizada durante su visita a Brasil el 20 de agosto], según la cual las elecciones constituían "una parte de la solución y no una parte del problema". Igualmente, los dirigentes de Syriza han contado con el apoyo de la gran mayoria de los grandes medios de comunicación griegos. Esto ha jugado un papel decisivo en la organización y promoción del debate público previo a las elecciones, en el que ha habido un silencio casi total sobre el tema del tercer memorándum, que constituía y constituye el principal problema de la confrontación política actual.

b) El segundo objetivo de Alexis Tsipras era purgar a la izquierda de su partido, incluso cuando el precio a pagar fuese la desintegración organizativa de Syriza. En la campaña para alcanzar este objetivo, Tsipras contó de nuevo, y sin ninguna reserva, con el apoyo de los grandes medios de comunicación burgueses. Éstos han calumniado sin piedad a la "plataforma de izquierda" [compuesta por la Corriente de izquierda y la Red Network], ocultando totalmente la ola de dimisiones y el abandono de muchos militantes que construyeron Syriza a lo largo de todos estos años; entre ellos, el secretario del partido [Tasos Koronakis], la mitad de los miembros de su Comité Ejecutivo [entre ellos Panagiotis Lafazanis y Antonis Ntavanellos], una gran parte de los miembros del Comité Central, y las y los dirigentes de muchos comités locales, así como militantes sindicales. Syriza, como coalición política de la izquierda radical, ha sido reemplaza por un partido construido totalmente en torno a su jefe, y se basa en una "relación" ambigua y no explícita entre el Primer ministro y sus partidarios.

2. La precondición principal para garantizar el éxito de la estrategia de la dirección de Syriza residía tanto en difundir la desorientación y como en el peso de la fatiga entre los miembros activos en los movimietnos sociales; incluso entre la base política de Syriza.

Esa ha sido la función y el objetivo del argumento de que "no hay alternativa" (TINA) para justificar el nuevo memorandum. Este mensaje fue repetido hasta la saciedad, como un mantra, por los eminentes miembros de Syriza, así como por la coalición de cinco partidos -es decir Syriza, Nueva Democracia, Pasok, Griegos Independientes y To Potami- que se puso en pie en el Parlamento en torno al consenso que permitió la ratificación de vergonzoso nuevo memorándum firmado el 13 de julio.

El resultado de esta orientación ha sido una abstención sin precedentes en las elecciones del 20 de septiembre. El número de votantes en relación a enero de 2015 ha sido inferior en 800 000 votos. La "americanización" de la vida política [en el sentido de un fuerte índice de abstención y de un sentimiento de alienación en relación a los partidos políticos] constituye actualmente una amenaza clara. Trágicamente, esta amenaza es el resultado -y un útil- de la acción gubernamental que pretende representar... la izquierda radical.

Si a ello se le añade el hecho de que la grotesca Unión del Centro, dirigida por Vassilis Leventis [un producto púramente mediático encabezado por una lista casi familiar y que obtuvo 3,43 % de votos y 9 escaños], tenemos que preocuparnos por otro peligro: la decepción producida por Syriza podría traducirse en un nivel de apatía política o de cinismo jamás conocido en la reciente historia de Grecia.

El transfondo del retroceso de las esperanzas y de los sectores activos en los movimientos sociales y en la izquierda se encuentra en el repliegue de la lucha de masas después del período 2010-2012 y en el incremento de las ilusiones de que es posible poner fin a la austeridad sólo a través del proceso electoral.

En este contexto, la inversión completa del mensaje político del referéndum (cuando el masivo voto "no" de la clase obrera emitido el 5 de julio fue transformado en un desvergonzado "si" el 6 de julio tras la reunión [convocada por el primer ministro Tsipras] de los dirigentes de todos los partidos políticos [un paso hacia la unidad nacional] y la firma del nuevo protocolo por Alexis Tsipras una semana más tarde, marcó un cambio en el ambiente político y, al menos temporalmente, en la conciencia de las masas. Viendo que el proyecto anti-austeridad de Syriza se había hundido, una gran parte de la población comenzó a creer que la derrota del memorándum era imposible. Comenzó a aceptar la idea de que la única alternativa realista consistía en tratar de poner en pie las políticas del memorándum "con cara humana".

3. Se trata de una victoria pírrica. El gobierno de Tsipras estará obligado a poner en práctica, de forma inmediata, a partir de octubre, las "reformas" anti-obreras y anti-populares del nuevo memorándum. Pronto van a llegar el desmantelamiento del sistema de Seguridad Social y un incremento de impuestos [IVA, impuesto de vivienda, impuestos directos, etc.] sin precedentes, además de una privatización masiva…, que golpearán a las clases populares. Las falsas promesas sobre la búsqueda de alternativas que permitan proteger a los pobres contra las consecuencias de las políticas dictadas por el memorándum han sido muy útiles durante la campaña electoral, pero ahora se van a evaporar.

En ese momento, el grupo dirigente alrededor de Alexis Tsipras tendrá que hacer frente a la realidad; deberá enfrentarse al contenido del acuerdo que han firmado. He aquí por qué -a pesar de toda la insistencia sobre su capacidad para formar un gobierno "estable" con Griegos Independientes (Anel) como socio minoritario-, este grupo ya ha abierto la vía a una próxima alianza con el Pasok y no está descartado el escenario para un gobierno aún más amplio de "unidad nacional" que integre a Nueva Democracia.

Frente a esta perspectiva, nuestra única respuesta posible es la lucha desde abajo: huelgas, manifestaciones, ocupaciones y todo lo que haga flata para defender los derechos de los trabajadores y trabajadoras y los derechos sociales. Con el objetivo de quebrar la imagen del gobierno Syriza como depositario de la legitimidad popular fruto del resultado electoral del 20 de septiembre, el conjunto de los militantes de izquierda debe apoyar de forma decidida este tipo de luchas.

Las experiencias recientes nos han demostrado que para que esas luchas puedan consolidarse, tienen necesidad de una expresión política. Necesitan converger en torno a una corriente política que se plantee organizar la respuesta a la austeridad. En esta perspectiva, los sectores de la izquerda que han resistido y que se oponen a las maniobras de Tsipras tienes tareas concretas.

4. Una gran parte de esta responsabilidad recae sobre las espaldas de la Unidad Popular, el frente político creado por una gran parte del ala izquieda de Syriza y por las organizaciones y miitantes de la izquierda anti-capitalista.

El 20 de septiembre, la Unidad Popular ha sufrido una derrota electoral. Ha obtenido el 2,86 % de los votos. Sólo por un pequeño número de votos no ha logrado superar el umbral del 3 % que le permitiría obtener representación parlamentaria.

Existen razones objetivas que explican esta derrota. Sólo hemos tenido un mes para crear esta nueva formación política y organizar una campaña electoral a nivel nacional, sin recursos materiales para hacerlo. Los riesgos de fracasar eran grandes desde el inicio.

Pero también hay razones subjetivas, errores políticos importantes. Frente a la presión de nuestros adversarios políticos, que han hecho prevalecer que la sumisión a las instancias europeas era insalvable, hemos insistido en exceso sobre la salida de la zona euro. Este elemento, necesario en nuestra argumentación general, se ha situado por encima del programa más general que estaba dirigido a organizar un movimiento unificado de clase contra la austeridad en el marco de un programa anti-capitalista orientado hacia la emancipación socialista. Esto ha sido hacerle un regalo a Tsipras y a los mass media que no han dejado de aprovechar cada ocasión para calumniarnos como "la izquierda del dracma" [estableciendo una relación difamatoria con el denominado "plan Schauble"].

A pesar de todo ello, la Unidad Popular ha obtenido el voto de 152 000 electores. Y ha logrado poner en relación a un sector organizado de miles de militantes y de cuadros experimentados del movimiento obrero y a la izquierda politica. Por ello, a pesar de haber perdido la primera batalla, esto nos da fuerza para librar las guerras que tenemos por delante.

Es cierto que para ello tenemos que resolver, de forma eficaz y democrática, todas las cuestiones organizativas, políticas y programáticas en el seno de la Unidad Popular; cuestiones que, naturalmente, han quedado al margen durante el período previo a las elecciones.

5. El Partido Comunista (KKE) ha incrementado ligeramente su porcentaje, pasando de 5,47 % de enero al 5,59 %. Pero el hecho de que este resultado se haya dado en una situación en la que Syriza estaba en crisis, con una escisión de por medio e inmediatamente después de que Tsipras firmase un nuevo memorandum de austeridad severa, demuestra que no pueden echar globos al aire. La política de la dirección del KKE no ha logrado capitalizar esta excepcional coyuntura electoral.

Durante el período previo a las elecciones, el KKE centró sus ataques, casi exclusivamente, contra la Unidad Popular, con la esperanza de atraer hacia sí todos los votos de la oposición de izquierda de Syriza. Esta táctica hace que existan dudas sobre las fórmulas aparecidas en la portada de su periódico [Rizopasis] en relación a iniciativas para formas algún tipo de alianza popular.

6. La más pequeña alianza anti-capitalista, Antarsya [Frente de izquierda anti-capitalista griego] también ha crecido ligeramente en porcentaje de votos, pasando del 0,65 % al 0,85 %. En su declaración tras las elecciones, la Nueva Corriente de Izquierda (NAR), una de las principales componentes de Antarsya, se ha fijado como objetivo "la formación de un amplio frente militante par hacer frente a la tempestad de medidas anti-obreras que nos espera..., el compromiso a una actividad conjunta de todos los partidos de la izquierda militante, que incluye al Partido Comunista y a la Unidad Popular".

El problema es que esta declaración se publicó un día después de las elecciones y no tres semanas antes. En la contienda electoral de septiembre, las "fuerzas de la izquierda militante" fracasaron a la hora de ofrecer una respuesta común que, sin embargo, era necesaria.

7. Los nazis de Amanecer Dorado se han situado en tercera posición, obteniendo 6,95 % de los votos. El incremento de su porcentaje se debe al nivel de abstención. En cifras absolutas, Amanecer Dorado ha perdido 9 000 votos en relación a enero de 2015. Pero incluso el hecho de que haya estabilizado su apoyo electoral -unos días después de que su jefe Nikolaos Michaliolakos asumiera públicamente la "responsabilidad plítica" por el asesinato [el 28 de septiembre de 2013] de Pavlos Fyssas- muestra el peligro que supone esta formación política.

Nuestra lucha por revertir la austeridad, nuestra lucha contra el memorándum, es la única forma de quebrar no solo la avidez capitalista sino, también, la amenaza fascista.

21/09/2015

http://alencontre.org/europe/grece-des-elections-au-nouveau-gouvernement-memorandaire.html

Traducción: VIENTO SUR



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons