Grabar en formato PDF
Evolución y neurociencias | Reino Unido
Psicología positiva para los parados
23/09/2015 | Pablo Malo

Esta entrada va a tratar del papel que está jugando la psicología y los psicólogos en Inglaterra tras una serie de reformas que se han producido en el sistema de atención a parados y en la recepción de los beneficios sociales. Según algunos sectores y la bibliografía que cito estas intervenciones son de tipo psicopolicial. Se ha dotado de psicólogos a los centros de empleo, en teoría para ayudar a parados con problemas mentales pero estos programas implican que si no se acude al psicólogo se deja de recibir los beneficios del paro. También se cuestiona el tipo de intervenciones de psicología positiva que llevan a cabo estos psicólogos. Se ha criticado todo este programa porque considera al paro como una enfermedad mental y las intervenciones de los psicólogos como un intento de reprogramar al desempleado y se han producido manifestaciones de protesta. Todo ello plantea cuestiones éticas importantes.

El artículo de Friedli y Stern, del BMJ Medical Humanities, recoge que los programas de empleo están incluyendo coaching, entrenamiento en habilidades, cursos de motivación, etc., pero todo ello con la amenaza de que si no se acude se deja de cobrar el paro. Se presiona a los parados a “pensar en positivo” y a un “cambio de actitud” y se decide en base a esta actitud si cobran o no el paro. Y se habla de conductas que no favorecen la vuelta al trabajo como “falta de motivación” o resistencia psicológica al trabajo”. Es decir, que ya no basta con hacer cosas para encontrar un trabajo, se trata también de que el estado se introduce, vía psicólogos, en lo que piensas y lo que sientes, tienes que demostrar ciertas “actitudes” si quieres cobrar, y eso es preocupante. El énfasis ya no se hace en las condiciones exteriores del mercado de trabajo sino que se culpa al parado de su situación.

Toda esta atractiva filosofía del pensamiento positivo que está tan extendida dice cosas como: “Tú tienes elecciones en la vida. Las condiciones externas no determinan tu vida. Eres tú el que la determina. Todo está dentro de ti, en tus deseos. Si piensas positivo te pasarán cosas positivas”. Pero ahora se esta aplicando a los parados y se les acosa con mensajes de correo, de móvil o tuits positivos del tipo “cambia tu actitud” “dale duro o vete a casa” “mis únicas limitaciones son las que yo me pongo” “siempre es pronto para abandonar” “nadie se ahogó nunca en sudor” “el éxito es levantarse una vez más que las que te caes”, “sonríe a la vida”, etc. Los receptores de estos mensajes se sienten humillados y deprimidos porque el contexto en que estas intervenciones de psicología positiva están teniendo lugar es un régimen estructurado de amenaza y coerción.

La mayoría de los países han introducido algún tipo de condicionalidad en su programas de desempleo y se exige cumplir ciertas condiciones para cobrar el paro, como cursos, trabajar gratis en servicios comunitarios (charities), empresas, agencias o servicios públicos, etc. En Gran Bretaña estos trabajos los gestionan empresas privadas con ánimo de lucro. Ahora se trata de dar una vuelta de tuerca más. Como dijo la ministra de trabajo, Esther McVey, se espera que los desempleados den pasos para hacerse atractivos para los empleadores, los cuales quieren gente preparada, entusiasta y lista para trabajar, una “mentalidad empleable”.

Pero esto que estamos comentando es un caso extremo de algo que ya venía pasando en el mundo de la empresa y el trabajo. Muchas empresas se han subido al vagón de la mindfulness porque echa el peso de la culpa al empleado: el estrés se estructura como un problema personal y la mindfulness es la solución para ayudar a los empleados a trabajar de manera más eficiente en ambientes tóxicos. El problema está en tu interior, mira dentro de ti, no son las circunstancias, sino cómo te tomas las circunstancias, como dijo Seligman. También vivimos en una sociedad, como dijo David Harvey, en la que la enfermedad se define como la “incapacidad de trabajar” y de ahí a considerar al paro un trastorno psicológico no hay mucho camino.

Como vemos, la esencia del pensamiento positivo tiene básicamente dos partes: 1) un pensamiento mágico: puedes conseguir cualquier cosa con una actitud positiva y 2) la responsabilidad personal: si fracasas es tu culpa. Y este mensaje les viene muy bien los políticos para legitimar la injusticia y la pobreza. Olvídate de las condiciones económicas, de la desigualdad creciente, de los sueldos decrecientes, del deterioro de las condiciones de trabajo… busca en tu interior… Y esto no sólo es delirante sino también cruel: tienes el destino que te mereces. Tus fracasos no son el producto de complejas circunstancias, no, se deben sólo a lo que tú haces. Y si te mueres de cáncer es por no tener la actitud adecuada y no poner todo tu empeño en la lucha.

En definitiva, se trata de encubrir la naturaleza política de estos temas. No quiero cargar las tintas pero eso de la “resistencia psicológica al trabajo” me ha traído a la cabeza el diagnóstico de drapetomanía/1 que se hacía a los esclavos negros americanos que aspiraban a la libertad. Lo que los parados necesitan es una política de derechos y justicia y no discursos de psicología positiva. Pero como suele decirse, cuando las barbas de tu vecino veas cortar pon las tuyas a remojar…

Pablo Malo, psiquiatra, miembro de la Txori-Herri Medical Association y del grupo de psicorock The Beautiful Brains

22/7/2015

http://evolucionyneurociencias.blogspot.com.es/2015/07/psicologia-positiva-para-los-parados.html

Notas

1/ https://es.wikipedia.org/wiki/Drapetoman%C3%ADa

Referencias






Si quieres un antídoto contra el pensamiento positivo (y el culto al bienestar, la felicidad y la salud) te recomiendo el libro The Wellness Syndrome, de Carl Cedestrom y André Spicer




Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons