Grabar en formato PDF
Refugiados
De la cobardía a la ignominia, la Unión Europea en la práctica
02/09/2015 | François Leclerc

Los apóstoles de la buena gobernanzade Europa han practicaron su talentos sobre la espalda de Grecia y se ha perdido la cuenta de las reuniones del eurogrupo o de las cumbres de jefes de Estado y de gobierno que se han sucedido en la improvisación a fin de cerrar in extremis un tercer plan que, como los precedentes, no resuelve nada.

¡Ahora están de nuevo en marcha! Ante el flujo de refugiados que, por decenas de millares, huyen masivamente de la guerra, abriéndose tenazmente un camino en Europa para buscar un refugio en circunstancias dramáticas, las autoridades europeas hacen prueba de este mismo talento, del que parecen disponer de una inagotable reserva. A pesar de una urgencia que no se discute no han puesto en marcha la necesaria respuesta humanitaria. Su única preocupación parece ser no crear un “efecto llamada”, desesperando de no poder detener en las fronteras este flujo que el Alto Comisariado para los refugiados de las Naciones Unidas califica como la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial.

Siempre prestos para adoptar el lenguaje adecuado, las autoridades europeas han seleccionado esta vez el término neutro de “migrante” para designar a los refugiados y proscribe el de éxodo: todo para no llamar a las cosas por su nombre e implicar una respuesta a la altura de las circunstancias. Se impone la constitución de verdaderos corredores humanitarios, de los que no se habla, ya que es demasiado tarde para el deber de injerencia, pero los refugiados son dejados a su suerte y solo pueden contar con la solidaridad y ayuda de los que se cruzan en su periplo antes intentar acceder a los países que, con suerte, les puedan acoger. A fin de cuentas, la historia está repleta de grandes bajezas.

Mientras se desarrolla esta tragedia, primero en el mar y después en tierra –el Mediterráneo comparado con un cementerio– nuestras autoridades se lían con su propia reglamentación del derecho de asilo europeo: la inoperante Convención de Dublín. La Comisión ha visto torpedeado su modesto proyecto de una excepción porque, según algunos gobiernos, introducía inaceptables “cuotas” de reparto de los refugiados, solo 32.000 refugiados conseguían el asilo mientras que 340.000 personas han entrado sin permiso desde inicios de año en la Unión Europea. Una cifra a comparar con las 280.000 del año precedente. Un esfuerzo de integración parecería sin embargo posible, ¡pero no! Relacionadas con la población de los 28 países de la Unión Europea, las llegadas este año representan el 0,07% de la población global.

Ante la emoción levantada por el desamparo de los refugiados, se ha puesto de actualidad la cuestión de un derecho de asilo europeo que plantee quien se beneficiará del mismo y no resolviendo la cuestión de quien les acogerá.

Los países de primera línea –Italia y Grecia– están desbordados. Se les atribuye la tarea de filtrar a los refugiados según criterios por definir y depositarios de la ilusión de rechazar a un gran número, pero no están construidos los hot spots (puntos calientes, NdT) que deben reproducir a gran escala la ciudad de fortuna de Calais y crear abscesos de fijación. El objetivo es llegar a ello… a fin de año, pero todo está liado. Sobre el camino del éxodo en los Balcanes, cada país hace lo que quiere y la opción del gobierno húngaro ha consistido en la construcción de un muro. Para suavizar la presión sobre Italia y Grecia, ya que la aplicación de la Convención de Dublín no ha tenido lugar dada la carga que recaería sobre estos dos países, el gobierno alemán ha decidido unilateralmente de no reenviarles los refugiados sirios que han llegado a su territorio, como estipula la misma. ¿Qué sucederá con los otros?

Rompiendo su pesado silencio para volver a refugiarse rápidamente en el mismo, François Hollande dijo hace una semana: “Debemos poner en marcha un sistema unificado de derecho de asilo”. A falta de definir sus principios, ello no justifica su inacción, a excepción del filtraje por el aspecto físico instaurado en la frontera italiana. Globalmente domina la parálisis, porque nadie quiere abrir la caja de Pandora y comprometerse en la elaboración de una nueva reglamentación. Ello desencadenaría un largo proceso que no resolvería nada en lo inmediato y por el contrario haría aparecer profundas divisiones entre los gobiernos europeos. Ha sido ya evocada como solución el cierre de las fronteras de Schengen, pero: ¿cómo aplicarlo?, ¿con la participación del ejército como en Hungría? Y se ha recordado que los acuerdos que han presidido su creación prevén el restablecimiento provisional en circunstancias excepcionales del control en las 26 fronteras nacionales de los países de este espacio sin fronteras.

La mera evocación de esta opción ofrece una nueva imagen de la desintegración de Europa (de la que son responsables sus dirigentes) con el pretexto de una opinión pública cuyas las malas pulsiones han atizado y que los coge con el pie cambiado cuando se manifiesta. Paolo Gentiloni, el ministro italiano de asuntos exteriores, ha lanzado un grito de alarma justificado. “Los inmigrantes llegan a Europa, no a Italia, Grecia, Alemania o Hungría. A la marcha que van las cosas existe el riesgo del cuestionamiento de Schengen”. Ello será inevitable si no son adoptadas cuotas de reparto de los refugiados a la altura de las necesidades /1.

En contraste con la atonía de las autoridades, se multiplican los gestos improvisados de solidaridad en contacto con los refugiados y de iniciativas a su favor. En Alemania, tierra de inmigración donde son esperados oficialmente 800.000 demandantes de asilo –el país es el destino favorito de los refugiados– están en construcción centros de acogida y la prensa monta operaciones de apoyo material, especialmente el periódico de gran tirada Bild. Éste da el tono queriendo mostrar que “los aulladores y los xenófobos no hablan en nuestro nombre”. ¡Si es él quien lo dice! /2. En Portugal, en el otro extremo de Europa, veinte mil buenas voluntades se han manifestado a favor de acoger a las personas refugiadas. Los países de emigración y los inmigrados de ayer están en primera fila de quienes acogen a los refugiados /3.

30/08/2015

http://www.anti-k.org/2015/08/30/ils-avaient-perdu-la-main-ils-perdent-pied-par-francois-leclerc/

Notas

1/ En la reunión que ha mantenido con Mariano Rajoy el 31 de agosto, Angela Merkel ha señalado que “Si no logramos una distribución equitativa, muchos volverán a cuestionarse Schengen”. Rajoy se ha negado a aceptar la cifra que se le proponía de 5.849 refugiados y solo acepta 2.749, alegando que el Estado español tiene una tasa muy elevada de inmigración (NdT).

2/ La solidaridad de una parte de la población alemana se acompaña de una oleada de atentados neonazis contra los centros de acogida de refugiados (http://www.eldiario.es/desalambre/Neonazis-enfrentan-policia-alemana-refugiados_0_422757946.html) (NdT).

3/ La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha expresado el deseo de que Barcelona se convirtiera en una ciudad-refugio para los inmigrantes sirios (http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/08/29/catalunya/1440851134_397402.html). (NdE)



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons