Grabar en formato PDF
Turquía. Entrevista a Duran Kalkan
El PKK todavía no ha atacado y sus represalias son limitadas
28/08/2015 | Med Nuce TV

[Después de la realización de esta entrevista, publicada en kurdishinfo.com el 6 de agosto, los ataques han continuado. Fuentes

kurdas señalan que hasta el 25 de agosto se han producido 1464 detenciones y 220 ingresos en prision. Entre las personas detenidas y encarceladas
abundan cargos electos de los partidos kurdos HDP y DBP (Partido Democrático de las Regiones). Se puede encontrar un análisis de la evolución del PKK
en un artículo de Alex de Jong publicado en VIENTO SUR 140]

Duran Kalkan, miembro del Comité Ejecutivo del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), ha declarado que el Estado turco ha desatado una guerra
total y que la única respuesta posible de las Fuerzas de Defensa Popular (HPG) y la población civil era ofrecer una resistencia total.


El gobierno del AKP ha perpetrado la masacre de Zergelê coincidiendo con el primer aniversario de la masacre de Shengal [Sinjar] cometida por el Estado
Islámico. ¿Qué significa esto?

Condeno la masacre de Shengal y rindo homenaje a los mártires que perdieron la vida durante los ataques del Estado Islámico (ISIS) contra la población
kurda en Shengal. También rindo homenaje a guerrilleros como Genco, Dilgeş, Armanç y Berxwedan, que cayeron mientras defendían Shengal. Los fascistas del
AKP/1 han perpetrado una masacre en la aldea de Zergelê en los montes Qandil de una manera similar a la de la masacre cometida en Shengal
por el ISIS. Los autores de las masacres de Shengal y Zergelê, el ISIS y el AKP, son brutales, y todo el mundo se enfrenta a un poder que no vacila a la
hora de extender el terror. Condeno con firmeza la masacre de Zergelê y recuerdo con respeto a los civiles caídos. El intento del AKP de presentar a los
civiles masacrados como guerrilleros del PKK es deplorable, e incluso la YNK/2 ha declarado que algunos de los mártires de Zergelê eran
miembros civiles de su partido. El AKP pretende combatir al ISIS, pero en realidad ataca a la población kurda y al PKK.

El PKK está en guerra con el ISIS desde el 3 de agosto de 2014, y esta guerra ha dividido al mundo entero en dos bandos: los poderes que apoyan al ISIS y
las fuerzas democráticas que se oponen al ISIS. La resistencia de Kobanê fue la expresión de la lucha democrática de este segundo bando, y todos los que
están en contra del fascismo se han unido en la oposición al ISIS. Atacar al PKK equivale a defender al ISIS; el AKP pretende combatir contra el PKK y el
ISIS desde un tercer bando, pero esto no es más que un engaño. Turquía ha enviado cientos de camiones al ISIS y apoya a las bandas criminales en Rojava.
Los ataques turcos al PKK ponen de manifiesto el apoyo de Turquía al ISIS. Igual que la objeción de la OTAN a las recientes incursiones aéreas turcas,
quienes luchan contra el ISIS deberían levantar la voz para oponerse a la política de Turquía.

Turquía pretende combatir al ISIS, pero fueron agentes secretos turcos infiltrados en el ISIS quienes atacaron recientemente a soldados turcos. Turquía
hizo creer a EE UU, mediante este engaño, que había sido atacada por el ISIS y comenzó a atacarnos a nosotros pretendiendo combatir al ISIS. El AKP está
aliado con el ISIS y cada uno debe decidir si apoya esta alianza o la lucha por la unión democrática centrada en torno a la resistencia kurda. Turquía es
una amenaza para todos los kurdos y puede llegar incluso a bombardear Hewler o Kirkuk, del mismo modo que ha amenazado con bombardear Kirkuk, como hemos
descubierto recientemente. El antikurdismo de Turquía hace que parezca como un toro que ataca cuando ve algo de color rojo. Todos los poderes kurdos
aliados con el AKP deben dejar de colaborar con Turquía a cambio de un plato de lentejas.

¿Cómo se ha desencadenado de nuevo la guerra cuando todo el mundo esperaba que hubiera paz tras las elecciones del 7 de junio?

Recuerde nuestras declaraciones tras las elecciones, en las que interpretamos la victoria de HDP/3 como la restructuración de Turquía para
profundizar la paz y la democracia. Pese a su pérdida de votos, el AKP actuó como gobierno y tomo la decisión trascendental de relanzar la guerra. El AKP
tenía la disyuntiva de o bien respetar el resultado electoral y negociar los pasos hacia la democratización fijados en la declaración de Dolmabahçe del 28
de febrero, o bien reanudar el conflicto armado, tal como había previsto en la reunión del Consejo Nacional de Seguridad del 30 de octubre de 2014, con
vistas a recuperar su poder político. Contrariamente a lo que afirma el AKP, nosotros no dábamos órdenes al HDP y nuestras declaraciones tras las
elecciones eran más una advertencia dirigida a todos los que están a favor de la democratización. El HDP y el CHP/4 interpretaron
demasiado tarde el proceso político y no previeron la guerra actual, como hicimos nosotros correctamente justo después de las elecciones. Nuestro
comentario sobre las elecciones no fue una “intervención del PKK”, sino un llamamiento a las fuerzas democráticas a que tomaran la iniciativa y aseguraran
la transformación de las conversaciones de Imrali/5 en una negociación. Me gustaría preguntar a la gente turca y a los seguidores del AKP
qué hay de malo en las declaraciones previas de KCK/6, en que pide una negociación basada en los 10 principios de la declaración de
Dolmabahçe, centrada en la liberación del líder Apo [Abdullah Öcalan, lider del PKK preso en Turquía. NdT], la transformación del parlamento en una
asamblea constituyente, la redacción de una constitución democrática, la implementación de reformas legales y el fin del régimen militar fascista del 12 de
septiembre en Turquía.

Una vez más, las advertencias del PKK no fueron actos de terror, sino peticiones de paz y democracia. No hicimos declaraciones más que después de las
elecciones, y luego el Estado respondió con las operaciones de genocidio político y los bombardeos aéreos del 24 de julio. El del AKP no es más que un
gobierno caduco y portavoces del AKP como Bülent Arinç deberían dejar de hacer frecuentes declaraciones, pues no resultaron elegidos el 7 de junio.
Irregularidades como esta demuestran que hay fisuras dentro del régimen, Arinç ha aparecido en público incluso más que el propio primer ministro. El
gobierno del AKP se tornó agresivo el 24 de julio porque está perdiendo poder, y la única vía que la queda para ganar las próximas elecciones pasa por
impedir que las masas voten. La declaración de guerra del gobierno de transición no es legítima porque este gobierno no obtuvo apoyo suficiente de los
electores el 7 de junio.

Portavoces del gobierno turco han dicho recientemente que han llegado a un acuerdo con EE UU: ¿a cambio de qué han cerrado ese acuerdo? ¿Recuerda usted los
anteriores acuerdos entre Turquía y EE UU en 2007, 2008 y 2009? Aquellos acuerdos no ayudaron a Yaşar Büyükanit ni a İlker Başbuğ, y el acuerdo más
reciente no ayudará a Tayyip Erdoğan ni a Ahmet Davutoğlu. El declive del poder del AKP seguirá inevitablemente. La reciente declaración de Davutoğlu, en
la que se muestra sorprendido ante la presencia de gente armada dentro de las fronteras turcas, es una manipulación, pues las guerrillas del PKK dentro de
Turquía están armadas desde hace 35 años. La incapacidad del AKP para aportar soluciones es la razón principal de la falsa sorpresa de Davutoğlu, una
incapacidad que ha llevado al AKP a utilizar el ejército y la policía para cometer crímenes y asesinar a civiles. Al igual que el PKK, nosotros no teníamos
planes ni estrategias para combatir al ejército turco. Estábamos dedicados a resolver los problemas de la democratización y la autoadministración. El uso
del ejército por parte de Davutoğlu para atacarnos y la fanfarronada de “alcanzar 400 objetivos en una noche” dio pie al conflicto armado actual. El AKP
recurre a la policía y al ejército para salvar su poder político. Conviene recordar el conflicto entre el ejército y el AKP en la historia reciente, y
terminaré diciendo que el poder del AKP es pasajero.

En este proceso también ha habido llamamientos a un alto el fuego por parte de muchos sectores. ¿Es posible una salida de este tipo?

Es cierto, el HDP se muestra un poco más activo, al igual que el CHP. Algunos sectores democráticos instan a ambas partes a acallar las armas y retornar a
la mesa de negociación. Apreciamos estos llamamientos, pero hay que saber que este conflicto no lo iniciamos nosotros. No es de recibo hablar de las
acciones del PKK sin mencionar las recientes masacres de Amed y Suruç, además de la creciente represión y las detenciones actuales. Por otro lado, los
guerrilleros todavía no han hecho hablar las armas. Sus acciones actuales no son más que simples represalias limitadas. El propio primer ministro Davutoğlu
anunció que en la primera noche de bombardeos se alcanzaron 400 objetivos, lo cual da derecho a la guerrilla a 400 represalias. Aparte de esto, después han
sido detenidas varios miles de personas, lo cual también exige una respuesta. En este sentido, los guerrilleros todavía no han desenterrado el hacha de
guerra ni hecho hablar las armas.

Por cierto, el problema no es la presencia de un conflicto, sino los motivos subyacentes al mismo. El PKK no es una fuerza militar que simplemente tomó las
armas y se echó al monte sin ningún motivo. Tampoco el gobierno lanza estos ataques sin motivo alguno: este conflicto tiene sus causas y no puede haber
ningún alto el fuego ni solución sin tener en cuenta estas causas y subsanarlas. Los guerrilleros no han disparado ni una sola bala desde comienzos de
2013, y ¿qué ha hecho el gobierno a cambio? Nada. Han pasado dos años y medio en vano. No queremos volver de nuevo a la misma situación. No nos echamos al
monte ni luchamos por nada. Defendemos y necesitamos una vida libre y democrática. Eso es por lo que luchamos. El conflicto no terminará hasta que se hayan
eliminado sus causas. El motivo de este conflicto no es que “el PKK se echó al monte y tomó las armas”, como dicen. Nos echamos al monte, sí, pero
proponemos soluciones significativas. El líder Apo ha hecho un gran esfuerzo con el fin de desarrollar una solución para una política democrática, pero
ellos han decepcionado a todos.

El problema radica en el régimen totalitario, chovinista, nacionalista y dictatorial del AKP. No es un régimen democrático, la sociedad no puede
autogobernarse. Por citar un ejemplo, los diputados, alcaldes y entes locales son elegidos, pero no pueden influir en la administración local porque toda
la autoridad está en manos de los gobernadores nombrados por Ankara. El AKP dice que “hemos acabado con la hegemonía de los nombrados sobre los elegidos,
estamos estableciendo el gobierno de los elegidos”, pero eso es mentira. El poder está en manos de los nombrados, no de los elegidos. Esta no es la manera
de llegar a la democracia y a un gobierno democrático. Existe una dictadura de los gobernadores provinciales y de distrito nombrados sobre los
representantes electos. Esto no es democracia. Ni los kurdos ni Turquía pueden gobernarse ya con este sistema.

Es una cuestión de mentalidad y de política, debido a la existencia de una mentalidad, una estrategia y una política antidemocráticas y fascistas que
preconiza la enemistad hacia los kurdos. El Estado turco y las autoridades de Turquía, que no dicen nada contra la actividad en Siria del ISIS y de Al
Nusra [organización de Al Qaeda en Siria], expresan su oposición a la efectividad y el autogobierno del PYD/7 en las zonas kurdas. Ahora
tampoco reconocerían al KDP/8 si no combatiera al PKK. Mantienen conversaciones con el KDP, pero nosotros no olvidamos el pasado: en
2007-2008, Yaşar Büyükanit e İlker Başbuğ se negaron a mantener conversaciones con el KDP, al que calificaban de “jefes de clan”.

No puede haber un cambio democrático si no se produce en la mentalidad, en la estrategia y en la política actuales. Como fuerza más democrática de Turquía,
estamos librando una lucha crucial por la democracia desde hace ya 35 años, y seguiremos haciendo lo mismo en el futuro, hasta que se instaure la
democracia en Turquía. Hemos hecho grandes sacrificios, hemos perdido a combatientes y luchado en las condiciones más adversas. Todos deberían responder a
la pregunta de qué ocurrirá si declaramos un alto el fuego. ¿Habrá entonces un régimen democrático? ¿Podrán los pueblos, y ante todo los kurdos,
organizarse dentro de su propia identidad? ¿Serán libres las mujeres? ¿Desarrollará la sociedad administraciones locales democráticas? ¿Acabará la
dictadura de los gobernadores nombrados por el AKP sobre las administraciones locales? Queremos verlo y comprenderlo. Todos estos elementos son los motivos
del presente conflicto. Quienes deseen poner fin a este conflicto deberían atender más a estas cuestiones y buscar una solución sobre esta base. No puede
haber solución a menos que se eliminen estas causas.

¿Qué deberían hacer las fuerzas democráticas y los demócratas frente a los ataques del AKP?

El AKP ya había decidido atacar antes de las elecciones. Simplemente han puesto en práctica esa decisión después de rechazar los resultados electorales y
la situación en Rojava. Sin embargo, todo el mundo debería saber que el AKP, que ataca tan duramente porque está furioso con la situación, no tiene poder
para mantenerse en pie. El gobierno pretende recuperar el poder por medio de las armas, el ejército y la policía, y quiere conseguirlo a costa de los
kurdos. Frente al concepto de guerra total que practica, la única solución es la resistencia total. Los pueblos y la sociedad turca deben resistir este
ataque fascista dirigido contra el líder Apo, la guerrilla, la gente y la política democrática.

Debemos mostrar nuestra voluntad democrática frente a quienes tratan de imponernos su propia voluntad fascista, chovinista y centralista. El conjunto de la
sociedad, las ONG, las mujeres y la juventud deben manifestar su voluntad democrática en todos los ámbitos y rechazar la autoridad de los gobernadores
nombrados a dedo. La democracia es autogobierno, y por esto el conjunto de la sociedad debe establecer sus propias administraciones locales. Esto no
implica ningún separatismo ni ninguna fragmentación del país. Esto es democracia y autonomía democrática que une a la gente, a diferencia del fascismo y de
la mentalidad totalitaria, que la separa, fragmenta, discrimina y margina. Cada persona debe declarar su libertad y mostrar su voluntad democrática frente
a la voluntad centralista del fascismo y los ataques destinados a quebrar nuestra voluntad. Este es el único conflicto existente y la única razón de ser de
este conflicto. Es preciso quebrar la voluntad totalitaria, fascista, chovinista y dictatorial del AKP mediante el establecimiento de administraciones
locales democráticas. No hace falta nada más para lograrlo, como conferencias de prensa o declaraciones que no sirven de nada.

La gente y la sociedad kurdas desean el autogobierno dentro de la nación democrática turca. No son separatistas y no se hallan en conflicto con las fuerzas
del Estado. Sin embargo, en caso de ataque o intervención del ejército se defienden, por supuesto. La gente debe resistirse cuando llega la policía para
detener a alguien y no permitir ningún intento de detención. Todos deben defender sus barrios, aldeas y ciudades. Deben manifestar su propia voluntad y
defenderse. Esto es lo que significa luchar. Una lucha sobre esta base tendrá un efecto permanente y quebrará la voluntad totalitaria del fascismo del AKP
y las imposiciones del MHP, con lo cual quedarán eliminadas las causas de esta guerra. Es cierto que los guerrilleros desempeñan un papel y que nuestro
líder está resistiendo, pero nosotros no podemos responder al fascismo del AKP más que desarrollando nuestro autogobierno, formando nuestras propias
asambleas y gobernándonos nosotros mismos a escala local. Esto es lo que significa la autonomía democrática y el autogobierno democrático.

Vivir un día en libertad es mejor que vivir como esclavos bajo esta feroz represión. Dicen que nos destruirán, y puede que lo hagan, pero eso no importa.
Kemal Pir también ensalzó la “vida en libertad” cuando se declaró en huelga de hambre hasta la muerte en la cárcel. Su postura debe ser emulada en cada
barrio, aldea y ciudad. Hay que declarar la libertad y defenderla. Esto es lo que hay que hacer y esta es la postura que hay que adoptar.

6/08/2015

http://www.kurdishinfo.com/kalkan-pkk-has-not-attacked-yet-and-its-retaliations-are-limited

Traducción: VIENTO SUR

Notas:

1/
El Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, según la sigla en turco) controla actualmente el gobierno de Turquía.

2/
YNK: Unión Patriótica de Kurdistán, partido socialdemócrata del Kurdistán iraquí.

3/
HDP: Partido Democrático de los Pueblos, prokurdo.

4/
CHP: Partido Republicano del Pueblo, kemalista de orientación socialdemócrata.

5/
Imrali es una pequeña isla del mar de Mármara donde se halla encarcelado Abdullah Ōcalan, el líder histórico del PKK.

6/
KCK: Unión de Comunidades del Kurdistán.

7/
PYD: Partido de la Unión Democrática, principal partido kurdo.

8/
KDP: Partido Democrático de Kurdistán, del Kurdistán iraquí.



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons