Grabar en formato PDF
Elecciones autonómicas en Catalunya
Tendencias de fondo y alianzas electorales
12/07/2015 | Martí Caussa

Ninguna de las alianzas electorales que podrían tener un impacto mayor en las elecciones autonómicas del 27S está consolidada, ni probablemente lo esté hasta la semana próxima o la siguiente. Pero en cambio sí están claras las tendencias de fondo que las están condicionando aunque, según como las diversas fuerzas políticas consigan expresar o combinar estas tendencias, el panorama electoral y los resultados pueden ser muy distintos. Por eso la única manera de orientarse es empezar explicando las tendencias de fondo.

Las tendencias de fondo

La primera es la continuidad de un potente movimiento nacional que quiere la independencia de Catalunya, estructurado por tres organizaciones sociales –Assemblea Nacional Catalana (ANC), Omnium Cultural y Associació de Municipis per la Independència (AMI)– y en el que los partidos más influyentes son CDC, ERC y la CUP.

La segunda es el ascenso de un movimiento favorable a la construcción de una alternativa electoral que impulse políticas sociales favorables a las clases populares, erradique la corrupción y avance en formas de democracia participativa. Su expresión han sido Barcelona en Comú (BComú) (que ha ganado la alcaldía de Barcelona) y otras candidaturas populares. Y los partidos que las han apoyado han sido principalmente Podemos, ICV, EUiA, Procés Constituent y la CUP.

Las zonas de confluencia entre estas dos tendencias existen pero tienen una expresión débil. Las fuerzas dominantes en cada una de estas tendencias de fondo son diferentes. Solamente la CUP, Procés Constituent y sectores de ICV y EUiA participan de manera fuerte y simultánea en las dos tendencias de fondo, pero sin una coincidencia práctica sostenida en las iniciativas que impulsan.

En los últimos meses varias encuestas han señalado una ligera tendencia a la baja de las personas que quieren que Catalunya sea un estado independiente frente a los contrarios (42,9 % frente al 50% según la última encuesta del CEO). Paralelamente crece la preeminencia de las propuestas frente a la crisis a la hora de decidir el voto en las próximas elecciones, en comparación con las propuestas sobre la relación entre Catalunya y España (58,9% frente al 21,1% según la misma encuesta del CEO).

Dentro de cada una de las dos tendencias se están produciendo diversos intentos de alianza para afrontar las elecciones anticipadas del 27S prometidas por Artur Mas. Cada uno de ellos busca influir en los resultados del 27S y en las relaciones de fuerzas entre los actores políticos. Y, al mismo tiempo, cada intento de cambio de los agrupamientos dentro de una de las tendencias influye en la otra.

Nueva propuesta de lista unitaria por la independencia

El pasado 14 de enero el presidente Mas y el líder de ERC Oriol Junqueras pactaron con las entidades soberanistas (ANC, Omnium y AMI) que las elecciones autonómicas anticipadas “plebiscitarias”, que debían servir para determinar si la mayoría de ciudadanos de Catalunya apoyaban la independencia, se celebrarían el 27 de setiembre; y que sus partidos concurrirían a las mismas con listas separadas y algunos puntos de programa comunes.

Pero las listas separadas nunca han gustado a Mas, que siempre ha acariciado la idea de superar la profunda crisis de su partido (CDC) mediante una candidatura que agrupara una nutrida representación de la sociedad civil y del movimiento independentista bajo su liderazgo (“el partido del presidente”) Esta idea se hizo más acuciante a partir del 24M debido al ascenso de las candidaturas de unidad popular (en particular de BComú) y al desplazamiento del voto nacionalista hacia posiciones de izquierda moderada (ERC) o anticapitalista (CUP). Además la larga crisis de la coalición (CiU) que apoya el gobierno de Mas se ha saldado con la ruptura y una escisión dentro del socio minoritario (UDC).

El 20 de junio Mas pidió a ANC, Omnium y AMI que impulsaran una lista civil unitaria con el objetivo de asegurar el triunfo en las elecciones del 27S, con el evidente deseo de figurar en la misma y asegurar su continuidad como presidente. La sorpresa ha sido que, primero Omnium, luego ANC y finalmente AMI, han propuesto una lista civil unitaria sin políticos en activo. ERC ha apoyado la propuesta. Y también el diputado de la CUP Quim Arrufat, el cual ha añadido dos condiciones: que para reforzar el carácter plebiscitario de las elecciones se decidiera no investir nuevo presidente y que así, pasados dos meses desde la primera votación de investidura fallida, se convocaran nuevas elecciones con carácter constituyente. La asamblea nacional de la CUP (11/07) ha ratificado esta orientación en lo fundamental.

La receptividad de la propuesta de lista unitaria por parte de ANC y Omnium se explica porque la opinión mayoritaria en estas organizaciones es que el triunfo de la independencia el 27S depende fundamentalmente de la unidad, subvalorando la importancia de ligar el objetivo de la independencia con la puesta en marcha de un programa de medidas sociales favorables a las clases populares (cosa que sí podrían hacer ERC y especialmente la CUP en caso de listas separadas). Según un sondeo de Omnium la lista unitaria sin políticos conseguiría una mayoría absoluta holgada (75 diputados) y se acercaría al 50% de los votos. Otro sondeo de La Vanguardia arroja resultados parecidos (aunque en los dos casos se trata de sondeos de parte interesada)

Es difícil saber cuál va a ser la propuesta definitiva y cuáles van a ser sus apoyos. En mi opinión una lista civil sin políticos en activo resulta difícilmente aceptable para Mas. Y una lista unitaria con políticos es muy difícilmente aceptable para la CUP (cuya presencia resulta fundamental para el éxito) e incluso para ERC, porque equivaldría a mantener a Mas en la presidencia. De modo que no se puede descartar la vuelta a la propuesta del 14 de enero: listas separadas con algunos objetivos comunes entre CDC y ERC.

Si finalmente se impusiera la propuesta de la lista civil sin partidos en la variante defendida por Quim Arrufat, probablemente tendría consecuencias sobre los intentos de construir candidaturas de unidad popular. Por ejemplo, Teresa Forcades explicó que su posición personal sería favorable a votar esta lista y continuar con los intentos de confluencia de cara a las elecciones constituyentes a celebrar pocos meses después. Una opinión que yo también comparto.

¿Una confluencia al estilo de Barcelona en Comú?

El triunfo de Barcelona en Comú (BComú) ha estimulado la idea de intentar una coalición parecida a nivel de toda Catalunya en ocasión del 27S. La principal dificultad estriba en que la propuesta concreta sobre el derecho a decidir y la independencia pudo obviarse en las elecciones municipales pero no es posible el 27S porque el movimiento independentista quiere darle un carácter “plebiscitario”.

Las principales organizaciones implicadas en una confluencia de izquierdas (Podem, ICV, EUiA) niegan la legitimidad de utilizar el 27S como plebiscito a favor de la independencia, que ven básicamente como una maniobra de Mas para mantenerse en el poder; su defensa del derecho a decidir y de un referéndum de autodeterminación la ha fiado hasta el momento a un pacto cuando se haya cambiado la relación de fuerzas en el parlamento español; y en la consulta del 9N todos ellos apoyaron mayoritariamente el Sí-No (sí al estado propio, no a la independencia). La otra organización implicada, el Procés Constituent, tiene una trayectoria claramente soberanista y llamó a votar Sí-Sí el 9N; pero en su última Asamblea decidió dar un paso atrás en la defensa de la independencia e intentar conseguir una confluencia amplia en torno a la defensa de la apertura de un proceso constituyente catalán unilateral, que pudiera ser apoyado tanto por independentistas como por federalistas o confederalistas favorables a la soberanía de Catalunya /1. El acuerdo político, particularmente en este último punto, será necesario para lanzar la propuesta de confluencia, pero su éxito dependerá de si logra agrupar al amplio sector de personas activas, implicadas en movimientos e iniciativas sociales, que hicieron posible el triunfo de BComú y otras candidaturas populares. Algunas encuestas ya han augurado excelentes resultados a una candidatura de este tipo (ser la segunda fuerza en ciertas condiciones), pero no deja de ser un ejercicio de especulación sobre el futuro, porque ni está constituida, ni hay elementos para valorar su coherencia, ni la fuerza de su liderazgo (aún por decidir /2), ni la capacidad de atracción de personas no encuadradas en los partidos.

Como era previsible la CUP no entrará en esta posible confluencia, precisamente porque no se define claramente por la independencia. Si no hay candidatura unitaria civil sin políticos en activo mantendría su candidatura CUP-Crida Constituent, que agrupa más sectores que la propia CUP. No obstante, la colaboración con la posible confluencia de izquierdas podría ser importante si después del 27S si se abre un proceso constituyente catalán.

Después de este repaso de propuestas e incertidumbres electorales conviene volver a subrayar las dos tendencias de fondo analizadas al principio: el movimiento nacional independentista y el impulso hacia candidaturas de unidad popular. La clave para asegurar una salida favorable a las clases populares es asegurar una conexión operativa entre las dos. Si es posible el 27S, mucho mejor. Y si no, seguirlo intentando más adelante, porque ninguna de las dos va a desaparecer a corto plazo.

11/07/2014

Notas

1/ Las posiciones políticas que se acaban de describir someramente corresponden a las de la mayoría de cada organización, pero en ellas existen también sectores independentistas con otra posición sobre las alianzas. El de Procés Constituent está descrito por Forcades en el enlace anterior; la página de ICV proporciona información sobre su sector independentista.

2/ De momento hay tres propuestas: Albano Dante Fachín por parte de Podem, Joan Coscubiela por parte de ICV y Teresa Forcades por parte de Procés Constituent.



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons