Grabar en formato PDF
eldiario.es | Podemos cara al futuro
Aún estamos a tiempo
10/07/2015 | Beatriz Gimeno y Carmen San José

Los fundadores de Podemos supieron como nadie leer lo que estaba pasando y lo que la gente demandaba y cuando fundaron Podemos las perspectivas eran, por primera vez, en muchos años, muy buenas. El entusiasmo, la ilusión, la manera en que todos y todas nos incorporamos al proyecto quedó reflejada en las primeras elecciones a las que nos enfrentamos, las europeas. Después vino Vistalegre (la asamblea fundacional de Podemos se celebró en Vistalegre, Madrid, el tercer fin de semana de octubre 2014. Ndr) y el miedo, algo muy frecuente en los aparatos de todos los partidos. El miedo a perder el control del partido. Ese miedo nos (les) llevó a cometer errores muy graves. Vistalegre fue un inmenso error. Fue llamativo que la mayoría de las intervenciones de las personas allí presentes y los aplausos mismos, más las intervenciones telemáticas que se hacían mientras la Asamblea se desarrollaba, pidieran a la cúpula de Podemos que consensuara con los otros documentos que se presentaban y que fundamentalmente pretendían salvaguardar un Podemos abierto y democrático, basado en la participación de los círculos, horizontal y no vertical; es decir, pretendían salvaguardar la esencia de lo que era Podemos.

El entonces llamado “grupo promotor” no quiso consensuar nada, ni una coma. Luego los documentos se votaron y, como era de esperar, Pablo Iglesias arrasó. Había más de 300.000 inscritos y sólo unos cuantos miles habíamos acudido a Vistalegre. Con el sistema impuesto, estaba claro que todo lo que estuviera encabezado por Pablo iba a arrasar, aun cuando nadie le había cuestionado a él mismo ni su liderazgo. Ese no fue el único error de Vistalegre; hoy sabemos (y todos y todas admitimos) que fueron muchísimos más.

En todo caso, el más importante de todos fue el sistema de votación impuesto, las famosas listas plancha, que dificultan mucho, en algunos casos hacen imposible, que en los órganos del partido estén representadas distintas sensibilidades o personas no escogidas por el aparato. Si el sistema de votación elegido en Vistalegre se trasladara al Congreso o a las distintas instituciones, todas ellas serían del PP; las minorías quedarían arrasadas, que es lo que pasa ahora en Podemos.

Es difícil defender que queremos cambiar la ley electoral para que esta sea más justa con los partidos minoritarios y luego impedir que eso mismo ocurra en el partido. Las consecuencias del casi nulo poder otorgado a los Círculos hizo que estos se fueran vaciando y desanimando poco a poco por mucho que se les intente mantener entretenidos. La sensación de que si no estás en el aparato no hay cauce ni posibilidad de hacer oír tu opinión, ni de participar en ningún debate, se convirtió pronto en un clamor. Es posible que esto sea normal en otros partidos, donde el líder y su dedazo lo deciden todo, pero Podemos nació para ser otra cosa, la voz de la gente, una herramienta y un método para el empoderamiento popular.

Las autonómicas ya demostraron que Podemos era una muy buena idea pero que había habido un parón. Además, aparecieron, y funcionaron, las Candidaturas de Unidad Popular en las municipales. No vamos a entrar en si fue o no fue una buena idea renunciar a presentarnos con nuestro nombre a las elecciones municipales. Y aunque los resultados de las autonómicas no fueron malos, lo que si fue malo para la hoja de ruta que los dirigentes tienen para Podemos, es que la gente pudo comparar un método con otro, una herramienta de empoderamiento de verdad, con una herramienta cerrada a la gente, confluencias de verdad con el miedo a la confluencia. Lo que la gente vio es que era posible ganar conformando candidaturas democráticas, herramientas complejas en las que estaban representadas diferentes sensibilidades, métodos ponderados, representativos y verdaderamente democráticos. Eso que siempre nos dicen que no es posible, lo fue, funcionó.

Y a partir de ahí nos tememos que la cúpula de Podemos decidió dar un salto hacia adelante. En lugar de entender, de leer bien lo que estaba pasando y volver a lo que nos hizo nacer y ganar, lo que hizo Podemos fue cerrarse y verticalizarse aun más. El clamor dentro y fuera de Podemos era cada vez más fuerte, y la sordera de la cúpula dirigente era también cada vez más evidente.

Un manifiesto surgido hace unos días desde dentro de Podemos firmado por más de 700 cargos y más de 7000 personas que queremos volver al Podemos que soñamos, que imaginamos y para el que trabajamos, pedía a la cúpula que abra el partido para confeccionar las listas a las elecciones generales, que las listas sean el resultado de un proceso verdaderamente democrático, abierto a la ciudadanía, ilusionante.

La respuesta del partido fue cerrarse ya del todo y presentar una lista en la que aparecen sólo los miembros más fieles del aparato, sin ninguna opción a nadie de fuera, gente que no puede ilusionar a nadie que no sea ya un absoluto convencido. Podemos se encastilla y se autoconstruye como un partido en el que el dedo del líder marca el futuro de los fieles. El que se mueva no sale en la foto. Y para colmo se construye una lista que ignora que la provincia existe y que España es un país de países, territorialmente complejo, complejidad que hay que manejar con la mayor democracia posible y no con cierre de filas y desde Madrid.

Y mientras…otros actores pidiendo confluencia y Pablo Iglesias no sólo negándola, sino negándola enfáticamente, incluso insultando, sobreactuando, para demostrar que cierra toda posibilidad. Nosotras, como Pablo Iglesias, tenemos muchas críticas que hacerle a IU, muchas. Lo mismo que él también pensamos que Podemos nació para ser ese espacio de confluencia y que si ya lo teníamos y estaba funcionando ¿para qué hacer otro? Pero para que esto pudiera haber sido así, tenía que verdaderamente haberse presentado como tal, abierto a la gente, abierto a las minorías, abierto a otros partidos, abierto a la democracia plena.

Ahora surge Ahora en Común. Antes de saber nada, quién está detrás o en qué consiste o qué propone, no hay más que ver las redes, no hay más que escuchar lo que dice la gente, los intelectuales, los militantes (incluso los cercanos a la cúpula) para darse cuenta de que este nuevo espacio ilusiona; y si este espacio ilusiona es porque Podemos ha desilusionado. Durante estos meses varios actores, especialmente Garzón, han llamado a la confluencia y la impresión que hemos dado es la de que les rechazábamos sin más. Poco importa que esto no sea exactamente así. Lo que se ha transmitido es un líder, Pablo Iglesias, que parece arrogante y soberbio, que se niega a confluir con nadie aun a costa de perder votos. ¿No se parece mucho esto a lo que pasó con Albert Rivera y Rosa Díez? Están surgiendo espacios que nos pueden tragar si nos empeñamos en continuar solos.

Si no nos abrimos lo vamos a tener muy difícil. Creemos que Podemos es el espacio, el espacio que nació para ser eso que ahora la gente está pidiendo. Si lo piden insistentemente es porque nosotros ya no lo somos. Aun tenemos tiempo de rectificar. Hay que abrir Podemos a la participación democrática real, este tiene que ser el espacio de la confluencia; de aquí a las elecciones tenemos que ilusionar de nuevo; o nos abrimos desde abajo o nos arriesgamos a que nos traguen desde fuera. Desde la lealtad a este proyecto que sentimos como nuestro, sabiendo a lo que nos arriesgamos al hacer público este artículo, pedimos a los compañeros que rectifiquen, que abran Podemos para no hacer de este un proyecto fallido.

09/07/2015

* Beatriz Gimeno y Carmen San José son Diputadas de Podemos en la Asamblea de Madrid

http://www.eldiario.es/zonacritica/tiempo_6_407419278.html



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons