Grabar en formato PDF
Italia
Seis consideraciones sobre las elecciones regionales
22/06/2015 | Franco Turigliatto

[Las elecciones regionales en Italia, celebradas a finales de mayo de 2015 expresaban de forma sintética, según la fórmula de un militante italiano:

1. Una pasividad (entre otros, en el plano electoral) de los trabajadores y trabajadoras y de capas asalariadas intermedias;

2. Un desplazamiento a la derecha del electorado de derechas de Berlusconi en dirección a Matteo Salvini, secretario de la Liga Norte desde 2012 y diputado europeo ligado a Marina Le Pen;

3. Un voto de jóvenes y asalariados y asalariadas en dirección al Movimiento (que no lo es) 5 Estrellas;

4. Una “berlusconización” continua (aunque Berlusconi esté medio muerto) de la vida política burguesa con una personalización extrema de su expresión, por tanto con un “líder” al que se le supone “salvar al país”, lo que suscita aún más una especie de infantilización política de los trabajadores y las trabajadoras.

Para concretar el significado de las opciones actuales de Matteo Renzi, como consecuencia de las elecciones regionales, un periodista utilizaba el eslogan de una antigua publicidad para una maquinilla de afeitar: “La primer lámina corta el pelo, la segunda lo vuelve a cortar antes de que se retraiga”. Pero, ¿qué hace la tercera lámina? Pues si Renzi -como todos los demás dirigentes- ha utilizado los resultados de la votación en porcentaje para proclamar victoria tras las regionales, le es difícil hacer lo mismo después de la segunda vuelta de las elecciones municipales, el 14 de junio. Venecia y Arezzo pasaban a la derecha. Lo mismo ocurría en Sicilia, con la derecha ganadora en Enna y el Movimiento 5 Estrellas en Gela. El gran “líder” que había hecho aprobar la Jobs Act (ver http://www.vientosur.info/spip.php?article10099) y una reforma de la ley electoral (Italicum) para “estabilizar la gobernanza” de Italia no parece ya tan dominador. ¿Qué ocurrirá tras las elecciones, en 2016, en ciudades importantes como Nápoles, Milán, Turín, Bolonia? La tercera lámina.

Fabrizio Burrattini, en la página de Sinistra Anticapitalista (http://anticapitalista.org/2015/06/03/elezioni-regionali-dove-sta-il-consenso-reale/), escribe, a propósito de la abstención, que uno de sus factores reside ciertamente en la caída del activismo propagandista de Renzi en comparación con los primeros meses tras su elección (febrero 2014) y a la evaporación de la distribución magnificada de 80 euros “a todo el mundo”. A esto se añaden, como en numerosos países, los escándalos de corrupción que son lo propio de la gestión regional y municipal.

En el período que viene, Renzi va a intentar imponer su reforma “Buena escuela” (Buona Scuola) que hace frente a una resistencia seria entre el profesorado. Renzi presenta la decisión de forma clásica: la contratación de 100 000 (?) nuevos enseñantes y, en contrapartida, una renuncia a numerosos derechos. A esto añade una política de división de los sindicatos -más exactamente de los aparatos sindicales dispuestos a aceptar lo que va planteando- para romper el movimiento unitario que, por el momento, se manifiesta. Manifestaciones unitarias (Cobas, FLC-CGIL, CISL, UIL Scuola, gilda y Sanls) están convocadas en las grandes ciudades desde el 18 de junio, con el objetivo de una movilización nacional del 23 al 25 de junio.

A fin de poner en su contexto más estrechamente político estas movilizaciones sociales, publicamos a continuación un análisis de las elecciones regionales hecho por Franco Turigliatto después de las elecciones, a finales de mayo] (Red. A l´Encontre).

******************

Los elementos de fondo que destacan en las elecciones regionales en siete Regiones de Italia [Campania, Venecia, Apulia, Toscana, Liguria, Marcas y Umbria], en las que han sido llamados a las urnas más de 23 millones de electores y electoras son claros y simples. Por el momento, no se conocen los resultados de las elecciones municipales, en las que la participación suele ser mayor. Es difícil decir si hay elementos nuevos en relación a la votación en las Regiones.

El dato principal y extremadamente significativo es la caída de la participación, que ha alcanzado el 53,90 %, un 10 % menos que en las anteriores elecciones regionales, hace 5 años. Esto significa que alrededor de un elector de cada dos no ha ido a las urnas. Esto es el testimonio de una sociedad decepcionada, desorientada, fuertemente sacudida por la crisis y por la política de austeridad llevada a cabo por las dos principales formaciones electorales [el Partido Demócrata (PD) y el bloque de “derechas” constituido por la Liga Norte y Fratelli d´Italia de Berlusconi] y sin esperanza ni puntos de referencia políticos y sociales. Naturalmente, esta situación no impresiona a las fuerzas capitalistas que consideran normal, cuando no deseable, esta dinámica electoral “a la americana”, a partir de la cual pueden aprovecharse de muchas ventajas. El hecho de que la mayor participación en las elecciones se haya registrado en Venecia (57,15 %) seguida por Umbría (55,42 %) mientras que en otras regiones “rojas” como Toscana (48,28 %) y las Marcas (49,78 %) la participación se sitúe por debajo del umbral del 50% (en Liguria este umbral es sobrepasado por los pelos), da fe de la enorme desorientación de lo que históricamente era llamado “el pueblo de izquierdas” [referencia a la fuerte presencia de los electores de la “izquierda” histórica en estas Regiones].

El segundo elemento a subrayar es que, más allá de la enorme presencia en todos los medios y el apoyo abierto de los poderes fácticos, el presidente del Consejo (Renzi) ha conocido un primer retroceso significativo. El resultado del Partido Demócrata (PD) no ha estado al nivel del de las elecciones europeas del 25 de mayo de 2014 [40,81 % de los votos para el PD, es decir, 11 203 231 votos en números absolutos lo que equivale a 31 diputados en el Parlamento de la UE]: una derrota en Venecia [frente a Luca Zaia, presidente reelegido y miembro de la Liga Norte], una estrecha victoria en Umbria (tradicionalmente del PD), una dura derrota en Liguria debido al resultado del brazo derecho de Berlusconi [Giovanni Toti] y victoria en Campania con la elección de un personaje molesto como Vincenzo De Luca /1. El retroceso de Renzi y de “su” PD es aún más evidente si se comparan los resultados, en número de votos, de las elecciones regionales con los de las elecciones europeas de 2014.

En el conjunto de las siete Regiones que tenían elecciones, el 25 de mayo de 2014 Renzi obtuvo 4 264 691 votos mientras que en las recientes elecciones regionales los siete candidatos del PD para la presidencia de las siete Regiones han cosechado 2 954 92 votos. Por tanto, el 31 % de los electores y electoras han optado por no votar al PD, ni a un candidato a la presidencia regional que proviniera del PD. Este dato se revela significativo si se considera que los candidatos del PD estaban apoyados también por otras listas más o menos importantes. Por tanto, el 69 % de los electores restantes que han optado por votar a un candidato del PD no provienen todos de la base electoral tradicional del PD. Además, si se tiene en consideración la región de Apulia donde el candidato del PD -Michele Emiliano que planteaba una campaña electoral con una tonalidad de “antirenzismo”- ha obtenido un resultado más positivo en relación a sus homólogos presentes en otras listas (767 572 votos contra 550 086 conquistados por Renzi el año pasado en esta Región) y se evalúan los votos absolutos de las otras seis Regiones, la pérdida efectiva es de 41 electores de cada 100. Estos datos no indican que Renzi vaya a sufrir un parón en su trayectoria política. Al contrario, es probable que continúe su camino procediendo ante todo a una “purga” en el seno mismo del PD y a una ulterior “normalización” de su partido a nivel local.

El tercer elemento concierne a la emergencia de la Liga Norte. Su éxito se inserta en un contexto de crisis y de degradación social y no se limita a la confirmación de su presidente en Venecia, sino también a los resultados de las listas en todas las Regiones: la Liga Norte obtiene el 22 % de los votos en Liguria, el 16 % en Toscana, el 13 % en las Marcas y en Umbria. La Liga ha sabido arrastrar a su campaña a la formación de Berlusconi, Fratelli d´Italia (FI), y continuará desarrollando iniciativas reaccionarias y racistas dirigidas hacia las capas populares.

El cuarto elemento concierne al resultado de FI. Esta formación ha sufrido un retroceso. Ha sufrido los efectos del ascenso de la Liga Norte. Sin embargo, no sufre una derrota. Ha conquistado la presidencia en Liguria y mantiene porcentajes de votación bastante reducidos, pero capaces de influenciar el marco político italiano.

El quinto elemento se refiere al Movimiento 5 Estrellas (M5S) de Beppe Grillo. Según el análisis de los resultados, este movimiento constituye la única oposición real y creíble respecto a los partidos de la austeridad y la “casta”. El M5S obtiene su mejor resultado en unas elecciones administrativas -aunque esté por debajo del resultado de las elecciones políticas de 2013 y de las europeas de 2014 [respectivamente el 25,56 % de los votos, es decir 8 797 902 y el 21,16 %, es decir 5 792 865 votos]- situándose como segunda fuerza política después del PD. Así, el M5S demuestra ser una formación política que sigue presente a pesar del “boicot” parcial que le hacen los medios. Sigue siendo la principal fuerza electoral capaz de captar un voto no solo de protesta sino también de “oposición”. Los recientes fenómenos de corrupción así como las características de ciertos candidatos participan en el refuerzo de la credibilidad de las posiciones de esta formación política que corresponde a la “conciencia política media” de amplios sectores de la población.

El sexto elemento se refiere al panorama de “la izquierda de la izquierda” en Italia. La esperanza de las fuerzas de la izquierda de poder proseguir la vía (y el éxito) de Podemos en el Estado español está lejos de haberse realizado [tras haber invocado el modelo Syriza]. En primer lugar, hay que subrayar que los partidos que habían compuesto la lista Tsipras en las elecciones europeas no han querido y sabido presentarse a nivel nacional con una posición compartida y homogénea que habría podido ser potencialmente creíble como proyecto alternativo /2.

SEL (Izquierda, Ecología, Libertad) ha optado por aliarse al PD en diferentes Regiones. Dado que SEL dispone de una pequeña pero importante cantidad de votos, su apoyo a las listas se revela como importante. En cada situación, las características políticas de estas formaciones políticas constituidas han aparecido como muy inconsistentes en el plano de los contenidos y de las perspectivas políticas. El resultado más importante (por encima del 9 %), pero con características y un impacto particular, ha sido obtenido por Luca Pastorino, el hombre de Beppe Civati (ex-PD) /3. Esta lista ha obtenido por tanto el apoyo de una parte del PD. Sin embargo, esta experiencia está marcada por las posiciones moderadas de estos personajes políticos que intentan conseguir el leadership en el espectro de la izquierda del PD, tanto en el plano local como en el plano nacional. Esta consideración debería hacer reflexionar a los compañeros y compañeras de Refundación Comunista…

Un modesto resultado ha sido obtenido en Toscana con la lista “Toscana a izquierda” (por encima del 6 %). En este marco, una amplia discusión política y la participación de las listas y movimientos locales ha permitido una cierta credibilidad de la lista. En la Región de Marcas, el resultado ha sido del 4 %. En otras Regiones, los resultados han sido mucho más decepcionantes, alrededor del 1 % en Regiones como Campania, Umbria, Venecia y Apulia. Los resultados de las listas de “la izquierda de la izquierda” -que se sitúan incluso por debajo del 1 % en ciertas Regiones- confirman la escasa atracción electoral de las formaciones políticas llamadas alternativas. El trabajo político y social para construir una oposición a las políticas patronales y del gobierno será aún largo….

Como conclusión, se debe subrayar la parte de responsabilidad de las organizaciones sindicales, en particular la CGIL (Confederación General del Trabajo de Italia), por los resultados de sus elecciones regionales. Esta situación política es en efecto el resultado directo de la ausencia de una respuesta y de una movilización social del movimiento democrático y de los trabajadores para oponerse a las políticas de austeridad, a la regresión democrática y a los ataques a los derechos sociales que, hoy en Italia, se concretan sobre todo en la adopción de la Jobs Act (ver http://www.vientosur.info/spip.php?article10099 ) y el autodenominado proyecto de “buena escuela”. Esta situación se afirma también a partir de la subordinación de los dirigentes sindicales a las políticas capitalistas. Lo que contribuye a privar a los trabajadores y trabajadoras de una defensa colectiva.

Estamos más convencidos que nunca de que para invertir las dinámicas políticas actuales y reconstruir una izquierda de clase, incluso con credibilidad electoral, tenemos necesidad no solo de un “proyecto alternativo” al PD, sino también y sobre todo de la reconstitución de la unidad social de los explotados y explotadas que se hará en las luchas. Se trata de devolver la esperanza a la gente de que se puede cambiar la situación por medio de la acción directa colectiva.

18/06/2015

http://alencontre.org/europe/italie/six-considerations-sur-les-elections-regionales-en-italie.html

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

Notas

1/ Antiguo miembro del Partido Comunista Italiano (PCI),Vincenzo De Luca es miembro del PD y actualmente el nuevo presidente de la Región de Campania. Ha sido durante cuatro legislaturas el alcalde de la ciudad de Salerno y antiguo Ministro Adjunto de Infraestructuras y Transportes con el gobierno del Estado (2 de mayo de 2013 a 22 de febrero de 2014). Este personaje político ha acumulado un cierto número de procesos y de condenas por asuntos de fraude y corrupción. Actualmente, está acusado de fraude, corrupción, asociación de malhechores, falsificación de documentos, fraude en derecho, etc. en el marco de los trabajos públicos realizados en la ciudad de Salerno desde 2008 (Red. A l´Encontre).

2/ Fundada el 24 de enero de 2014, “Otra Europa con Tsipras”, es una coalición de los partidos y asociaciones italianas que intentaban apoyar al actual primer ministro griego Alexis Tsipras para el puesto de presidente de la Comisión Europea en las elecciones europeas del 25 de mayo de 2014. En esta ocasión, la lista ha conseguido 1 108 457 votos, es decir, el 4,03% de los votos. Esto se traduce en la presencia de tres diputados en el Parlamento Europeo. La coalición está compuesta actualmente por varios partidos políticos italianos así como asociaciones: Izquierda, Ecología y Libertad (Sinistra Ecologia Libertà, SEL–socialismo democrático), Partido de la Refundación Comunista, Los Verdes del Alto Adigio así como asociaciones y personalidad independientes (Red. A l´Encontre).

3/ Luca Pastorino es un diputado y antiguo miembro del PD elegido al parlamento italiano en las elecciones políticas de 2013 por Liguria. En recientes elecciones regionales, se ha presentado como candidato a la presidencia de esta Región figurando en una lista apoyada por la “Rete a sinistra”, una coalición de izquierda que reunía a partidos como SEL, Refundación Comunista, Partido de los Comunistas Italianos (PdCI), así como políticos “disidentes” del PD cercanos a Giuseppe Civati. Esta lista ha recogido el 9,41 % de los votos, es decir unos 61 877 votos. Giuseppe Civvati era el “brazo derecho” de Renzi en su campaña de “demolición” de la antigua dirección del PD que llevó al nombramiento de Matteo Renzi como secretario nacional del partido el 15 de diciembre de 2013. En efecto, los “demoledores” eran una corriente interna del PD cuyos líderes eran el actual primer ministro Matteo Renzi y su compañero de partido, Giuseppe Civati, diputado de la circunscripción de Lombardia I. El 5-7 de noviembre de 2010, estas dos jóvenes “figuras” del PD organizaron una especie de “Convención” de los “demoledores” en la estación Leopolda de Florencia, con más de 6000 participantes a fin de “renovar” el partido. El objetivo de entonces era la antigua dirección del partido representada por el secretario del partido (2009-2013) de entonces, Pierluigi Bersani. Este último representaba la “vieja generación” del PD, salido del Partido Comunista Italiano (PCI), y luego del PDS-Partido Demócrata de la Izquierda. Tras la votación de la nueva Ley Electoral, el 6 de mayo de 2015, Bersani anunció su salida del PD debido a profundas divergencias con la línea de Renzi. Actualmente trabaja por la construcción de una nueva formación política llamada “Possibile”, con el objetivo de reagrupar a las fuerzas supuestamente “a la izquierda del PD”. La alusión al movimiento “Podemos” está implícita, o más exactamente explícita (Red. A l´Encontre).



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons