Grabar en formato PDF
Siria
Ocupación de Palmira por el Estado Islámico
03/06/2015 | Bertold du Ryon. Pascal Fenaux

El Estado Islámico avanza, el régimen a la defensiva

Bertold du Ryon

La ciudad de Palmira, Tadmor en árabe, capital de distrito que alberga una muy célebre ciudad antigua, acaba de ser conquistada por los yihadistas del
Estado Islámico. Políticamente, esto podría convenir a la dictadura de Bachar Al Assad. Pero militarmente constituye una dura derrota.

A nivel propagandístico, constituye una verdadera ganga para el régimen. La opinión pública planetaria teme una catástrofe cultural, en la medida en que
los yihadistas podrían saquear los tesoros culturales de la ciudad antigua. Es horrible constatar que esa amenaza parece conmover más al mundo que la
suerte de millones de refugiados y refugiadas sirios, de los 200 000 muertos y muertas y 13 000 personas torturadas hasta la muerte (en cuatro años),
aunque sea legítimo preocuparse por un patrimonio histórico de la humanidad….

Por otra parte, Palmira albergaba un campo de prisioneros, el más tristemente célebre centro de tortura de Siria, donde algunos detenidos permanecían desde
hace decenios. Ahora en manos de Daesh [Acrónimo en árabe de Estado Islámico], hay un nuevo peligro para los presos políticos no yihadistas.

El lunes 25 de mayo, el régimen sirio ha efectuado al menos 15 ataques aéreos sobre la ciudad de Palmira, habiendo matado al menos a cuatro civiles y
teniendo por objetivo de los ataques el sector del hospital. El mismo día, Daesh ha llevado a cabo también masacres. El Observatorio Sirio de Derechos
Humanos (OSDH), con base en Londres, pero conectado a fuentes de información en Siria, evoca los nombres de al menos 217 personas “ejecutadas” por los
verdugos del Estado Islámico. Entre ellos, soldados del régimen, pero también al menos 67 civiles, entre ellos 14 niños…

Presiones sobre Bachar Al-Assad

Hasta ahora, el régimen baasista ha tolerado, incluso promovido, la emergencia de Daesh (a quien compraba aún en 2015 petróleo producido en los territorios
bajo su control). A ojos de la dictadura, es preferible aparecer como opuesto a un enemigo así más que como opuesto a un movimiento popular contra la
dictadura. Sin embargo, la caída de Palmira no debería convenirle, pues a partir de esa ciudad, hay un eje de carreteras que permite avanzar directamente
hacia la gran autopista Norte-Sur que une Damasco con Homs y Alepo.

En realidad, el régimen está todavía más a la defensiva ahora que hace algunos meses. Esto se explica por la ofensiva militar desencadenada en la primavera
de 2015 por una nueva coalición militar, denominada Djaich al-Fatah (Ejército de la conquista). Esta coalición reagrupa en particular a salafistas (que
constituyen su fuerza principal), el Frente Al-Nusra (hasta ahora cerca de la red de Al Qaeda, pero que sufre presiones para tomar sus distancias respecto
a ella), y grupos islamo-nacionalistas. Se encuentra en competencia hostil con Daesh.

Los éxitos militares de la nueva coalición están ligados a su vez a una nueva política de varias potencias regionales: Turquía, Arabia Saudita y Qatar.
Desde el cambio acontecido en el trono de Arabia Saudita el pasado mes de enero, el reino se ha acercado más a las otras dos potencias regionales con
vistas a un apoyo común a ciertos grupos rebeldes de Siria. El lobby prorégimen sirio, muy activo en Francia, utiliza toda esta actualidad para intentar
obtener un acercamiento con el sanguinario régimen de al-Assad. Así, en un comunicado publicado el 25 de mayo, el diputado Jacques Myard (UMP) escribe:
“¿Porqué continuar exigiendo (…) la salida de Bachar al-Assad, cuando lucha contra Daesh?”. La prosa de este diputado muy de derechas es en estos momentos
repetida en varias páginas web neoestalinistas de los márgenes del PCF, que defienden encarnizadamente al régimen sirio. Un antiguo aliado de la URSS no
puede equivocarse…

28/05/2015

Hebdo L’Anticapitaliste – 291.

http://npa2009.org/actualite/syrie-daesh-avance-le-regime-sur-la-defensive

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR


Palmira: bajo las palmeras, la rabia

Pascal Fenaux

La emoción con la que la “comunidad internacional” está reaccionando ante la toma de Palmira por el Estado Islámico (EI) remite a un etnocentrismo
pavloviano ya mostrado en otras ocasiones. Cuando se trata de Medio Oriente, en su gran mayoría, los dirigentes políticos, los intelectuales
autoproclamados y los militantes europeos, tanto de derechas como de izquierdas, no les importan los “musulmanes” o “árabes” de carne y hueso. Lo que logra
movilizarles como un solo hombre es la preservación del patrimonio antiguo y, sobre todo, preislámico y preárabe. “Su” sangre, “sus” piedras, pueden
quedarse con ellas. Con tal de que no se toquen “nuestra” sangre y “nuestras” piedras.

Este 21 de mayo de 2015, apoderándose de la milenaria ciudad siria de Palmira, el Estado Islámico ha sacado de su hastío a todo lo que hay en el Occidente
cristiano de hacedores de opinión, plañideras profesionales y arqueólogos, en algunos casos patentados por el régimen baasista sirio. ¡Diablos!, es que se
trata de una ciudad no solo estratégica sino también de un lugar arqueológico que da fe de las civilizaciones preislámicas que allí se sucedieron: cananea,
aramea, asiria, griega seleúcida, romana, persa sasánida y finalmente la bizantina.

Cómo no quedarse estupefacto ante el hecho de que, en los informes y reportajes consagrados a esta nueva y dramática conquista del Estado Islámico, el
legado arqueológico arabo-islámico de Palmira sea raramente evocado. Cerca de catorce siglos de civilizaciones omeya, abasida, ayubida, mameluca y otomana
son ignorados. No hay entonces que extrañarse de que la gente en nuestras latitudes no conozca más que el nombre griego de Palmira y no su denominación
autóctona, una denominación semítica que ha permanecido prácticamente sin cambios durante cuatro milenios. Tadmôr en cananeo, Tadmôrtâ en arameo y Tadmor
en árabe.

“Tadmor… Tadmor…” Para millones de sirios, solo la evocación de este nombre provoca estremecimiento. Desde la llegada al poder del partido Baas en 1963 y
desde el control del clan Assad sobre el régimen en 1971, Tadmor es sinónimo de infierno sobre la tierra. Situada en pleno desierto, apartada de las zonas
pobladas de la llanura costera, del rift sirio-palestino y de la frontera turca, Tadmor abriga desde hace un siglo una prisión en su origen construida por
el ocupante francés. Esta prisión se convirtió bajo el régimen baasista en un complejo concentracionario en el que, desde hace medio siglo, decenas de
miles de presos políticos o supuestos presos políticos (comunistas, islamistas, nacionalistas, militantes de los derechos humanos, etc) han sido
torturados, a veces hasta la muerte, o ejecutados, individual o masivamente ( https://www.amnesty.org/fr/documents/MDE24/014/2001/fr/). Todo esto a corta distancia
de los yacimientos arqueológicos de “Palmira”, destino turístico occidental y divino maná de divisas para el régimen.

La apoteosis del horror se alcanzó el 27 de junio de 1980, tras una tentativa fallida de asesinato contra el presidente Hafez al-Assad. Miembros de las
unidades de las “Brigadas de defensa” /1, de Rifaat al-Assad, tío del actual presidente, tomaron el centro penitenciario y ejecutaron allí sin ningún
proceso a cerca de un millar de detenidos. Cerrado cuando Bachar al-Assad llegó al poder en 2001, el campo de Tadmor fue puesto de nuevo en funcionamiento
tras el desencadenamiento de la revuelta siria en febrero de 2011.

No es la primera vez que, desde el desencadenamiento de la revuelta siria, su represión indiscriminada por el régimen baasista y el auge del Estado
Islámmico, las opiniones públicas occidentales comulgan colectiva y mediáticamente sobre un lapsus mórbido: “Su sangre (árabe) no vale lo que nuestras
piedras”.

El 24 de julio de 2014, inmediatamente después de haber tomado el control de Mosul (la antigua Nínive), milicianos del Estado Islámico dinamitaban la tumba
del profeta Jonás. Desde hace muchos siglos, este santuario islámico -como muchos otros santuarios proféticos del Creciente fértil, era considerado como el
lugar de la sepultura de uno de los doce Profetas “menores” reconocidos conjuntamente por los tres monoteísmos abrahámicos: la Miqra (judía), el Nuevo
Testamento (cristiano) y el Corán (islámico). Hasta su destrucción por Daesh, la tumba de Jonás fue también un destino de peregrinación para todo lo que
Medio Oriente tiene como grupos etnoconfesionales: los árabes (sunitas, chítas y cristianos), los kurdos (sunitas y chiítas), los arameos (cristianos), los
turkmenos o azeríes (sunitas y chiítas) y finalmente los judíos (orientales y “kurdos”).

Pero, hasta ahora, los europeos parecen más interesados y conmocionados por una violencia “daeshista” metódica, cínica y lucrativamente puesta en escena en
contra de las antigüedades y minorías orientales (no árabes y no musulmanas) que por la violencia fría, pero muy discreta y “limpia” desplegada por el
régimen baasista contra sus opositores, sin distinción.

Desde hace más de cuatro años, la “máquina industrial de muerte” del régimen de los Assad se ha movilizado plenamente contra sus propios ciudadanos, pero
también contra su herencia cultural (hay que pensar en la suerte de ciudades como Alepo, Hama y Homs) árabe y no árabe, islámica y no islámica, etc.

En Siria, tras cuatro años de un ciclo de revuelta popular no armada, de represión indiscriminada y masiva, de insurrección armada, de guerra civil y de
ingerencia extranjera (Hezbolá, Irán, yihadistas sunitas, petromonarcas del Golfo, etc.) el balance es estremecedor: 210 000 muertos (de ellos 75 000
civiles), 130 000 “desapariciones” (en las fosas baasistas), 5 millones de desplazados y desplazadas en el interior de Siria y 3,5 millones de refugiados
fuera de las fronteras sirias… Hay que recordar que, en 2011, la población siria estaba estimada en unos 23 millones de personas.

Los árabes y los musulmanes no son los últimos en vivir un calvario bajo el yugo del régimen baasista y del Estado Islámico. Pero además, de la mano, estas
“máquinas de guerra” conjugan sus esfuerzos para aniquilar lo que queda aún de un Medio Oriente multisecular, multiétnico y multiconfesional. Ciertamente,
este Medio Oriente estaba lejos de ser idílico, pero tenía al menos el mérito de ser una realidad cultural. El mérito de existir. Sencillamente.

Arrasando emplazamientos históricos inmemoriales, destruyendo toda huella de un pasado plural (aunque a menudo conflictivo) y asesinando a cualquiera que
encarne el pluralismo, la memoria, los derechos cívicos y la justicia, estas dos monstruosidades “políticas” están a punto de erradicar todo germen de
futuro para el mundo árabomusulmán y sus minorías.

Europa conoció un proceso suicida similar durante las Cruzadas, las guerras confesionales (1566-1648), las dos guerras mundiales y las guerras yugoeslavas.
Pero nuestras sociedades “ilustradas” y “postmodernas” sufriendo manifiestamente de un problema de sordera, hacen rimar Historia con Amnesia más que con
Memoria.

La gran mayoría de nuestros dirigentes europeos, de nuestros “intelectuales” y de nuestros militantes “antiimperialistas” (tanto de extrema derecha como de
extrema izquierda) se desentienden de las personas “musulmanas” y “árabes” de carne y hueso. Salvo cuando se trata de palestinos agotados por cuarenta y
ocho años de ocupación y de colonización israelíes o amontonados en campos de refugiados sobrepoblados en los territorios palestinos ocupados por Israel o
en países vecinos como… Siria.

¿Porqué pues la opinión pública occidental debería preocuparse de las viejas piedras “islámicas” o “árabes”? Plantear la pregunta es responderla…

28/05/2015

http://www.cetri.be/Palmyre-sous-les-palmiers-la-rage?lang=fr

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

Notas

1/
´Las mismas que iban a participar en la masacre de Hama en febrero de 1982, masacre cuyo balance está estimado en un mínimo de 20 000 muertes por Robert
Fisk, un periodista británico sin embargo poco sospechoso de hostilidad hacia el régimen baasista.



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons