Grabar en formato PDF
Guanyem Badalona en Comú
Probable gobierno de unidad popular en la tercera ciudad de Catalunya
02/06/2015 | Enrique Elejalde

“Si la candidata de Guanyem Badalona en Comú es investida alcaldesa, Badalona estará gobernada por un partido de extrema izquierda”, declaró el actual alcalde en funciones, del PP, la misma noche de las elecciones municipales del 24 de mayo de 2015.

Badalona, ciudad de primera.

Este ha sido el eslogan utilizado por el PP los últimos cuatro años intentado demostrar que ha gestionado la ciudad de forma excelente, con el objetivo de conseguir en estas elecciones una “mayoría suficiente” para “seguir limpiando Badalona, ya me entendéis”; con “La receta que funciona” como lema de campaña. Receta que consiste en criminalizar la inmigración, fomentar la xenofobia y el racismo, y reprimir los movimientos sociales.

La jornada electoral ha dado los resultados siguientes.

Candidatura

2015

2011

Diferencia

PP

10

11

-1

Guanyem Badalona en Comú

5

0

+5

PSC

4

9

-5

ERC

3

0

+3

ICV-EUiA

2

3

-1

CiU

2

4

-2

Ciutadans

1

0

+1

Badalona, tercera ciudad de Cataluña con 217 000 habitantes, ha vivido, como muchas otras ciudades, una profunda transformación en los últimos 20 años: desindustrialización, inmigración, crisis ,y gobiernos municipales de izquierdas hasta el año 2011 cuando el PP se hizo con la alcaldía con la ayuda de CiU.

El significado de Guanyem Badalona en Comú

Guanyem Badalona en Comú nace del hartazgo de amplios sectores de la sociedad badalonina con la “vieja manera de hacer política” y con tener que aguantar un personaje que ha pretendido marcar tendencia con su estilo racista y xenófobo.

Han dado vida a esta candidatura ciudadana, que no coalición, sectores independentistas aglutinados alrededor de la CUP, sectores no independentistas del ámbito de Podem y de antiguos votantes socialistas, personas significativas de partidos tradicionales de izquierda, otras procedentes del ecologismo político, del activismo social del 15M i de otros movimientos, de sectores tradicionalmente marginados, de la inmigración reciente, cristianos de base… Un amplísimo espectro de persones, experiencias y concepciones políticas que tan solo hace unos meses parecía imposible reunir en una misma candidatura ciudadana de unidad popular y que hacía vaticinar a más de uno que esta candidatura no llegaría a ninguna parte porque solo era una alianza sin principios de grupos marginales para mirar de obtener un concejal.

Elementos básicos para la confluencia

Dos han sido los elementos básicos para poder construir esta candidatura ciudadana. El primero, la reflexión de algunas organizaciones políticas y de sectores significativos de otras y de algunos movimiento sociales, de que era necesario hacer política de manera diferente de como se había hecho hasta ahora por parte de todos. El segundo, afrontar este cambio con una gran generosidad y renunciar de entrada a intereses particulares.

En consecuencia la candidatura se ha dotado de un código ético basado en la desprofesionalización de la función política, limitación de mandatos, limitación de sueldos y otras retribuciones, no acumulación de cargos, revocabilidad, transparencia, modelo de funcionamiento asambleario, participación directa de la ciudadanía a través de consultas vinculantes…

También se ha dotado de un programa de ruptura, concebido como un programa dinámico, en permanente construcción con la participación de la sociedad. Lejos de ser una retahíla de promeses que se olvidan al día siguiente de las elecciones, este programa señala unas prioridades como el incremento del gasto social, una respuesta a la situación de emergencia social en temas de vivienda, pobreza y exclusión social, remunicipalización de servicios, participación ciudadana vinculante, por la convivencia y contra el racismo y la xenofobia o contra proyectos faraónicos como el “canal” del puerto deportivo.

La elección de la candidatura se hizo por medio de unas primarias abiertas a las que se presentaron 48 personas. Cada elector podía votar un máximo de 10 nombres de una lista única, para una lista municipal de 27 titulares. En las primarias participaron 552 persones de un total de 1082 inscritas. La lista, única, se presentaba con un primer bloque de 14 personas que se postulaban como un equipo y el resto hasta 48 figuraban por orden alfabético. El equipo de 14 personas representaba la pluralidad de la candidatura alrededor de la cabeza de lista, Dolors Sabater, única mujer entre los alcaldables. El resultado de las primarias trastocó las previsiones del equipo y después de alguna renuncia por responsabilidad personal y generosidad colectiva, el número 14 de la propuesta pasó a ser el número 2, el número 10 pasó al número 4 y la número 9 al 5 como consecuencia de ser una lista cremallera.

El día de la sorpresa

Si bien todos los indicios durante los días de la campaña apuntaban que la candidatura obtendría un buen resultado, entre 2 y 4 concejales, durante el mismo día de las votaciones la sensación era que podía habar sorpresa, como finalmente sucedió.

La participación subió un 5,42%, mientras que en Cataluña lo hizo un 3,51% y en el conjunto del estado bajó un 1,23%. Esto nos indica que Badalona se sitúa entre las ciudades que han contado con una candidatura que ha generado ilusión, a pesar de haber nacido dos meses antes y de no haber contado con una figura mediática y de haber sido excluida de los debates y de los espacios informativos electorales en los medios públicos locales, televisión y radio. La Junta Electoral obligó a incluir la candidatura en estos espacios tres días antes de finalizar la campaña.

El PP pierde un concejal. Aspiraba a tener uno más, doce, cuando ya sabía que de ninguna manera tendría mayoría absoluta, que era uno de sus objetivos desde el primer día que se hizo con la alcaldía en 2011.

Guanyem Badalona en Comú se sitúa como segunda fuerza con cinco concejales.

El resto de los resultados están en el cuadro anterior.

Un gobierno de unidad popular

El PP había insistido durante la campaña electoral que la única propuesta que tenían los otros partidos era echarle de la alcaldía. Tenía razón en que todos querían echarle de la alcaldía, pero no en que era la única propuesta. Ahora reclama “responsabilidad” a los partidos serios para permitir gobernar a la lista más votada e impedir que “gobierne la extrema izquierda”.

El lunes día 1 de junio empezaron las conversaciones formales entre Guanyem Badalona en Comú y el resto de candidaturas con presencia en el ayuntamiento. Hasta ahora todo indica que Dolors Sabater, candidata de Guanyem Badalona en Comú será investida alcaldesa de Badalona con la preceptiva mayoría absoluta y que se podrá formar un Gobierno municipal fuerte y estable en base a unos principios éticos y un programa que si no será 100% el de Guanyem, representará un antes y un después en el gobierno de la ciudad.

Una bofetada al racismo y la xenofobia

La candidata número cinco y por tanto futura concejala, Fátima Taleb, es una ciudadana de origen marroquí que utiliza el hiyab en su vestimenta. Desde el primer momento llamó la atención la presencia de una mujer con hiyab en la candidatura. Era tema obligado de explicación muchas veces y en algunos casos de rechazo iracundo. Su inclusión en el número cinco no fue resultado de un cálculo interesado para “ganar votos”, ni de una propuesta arriesgada para “marcar la diferencia”, sino el resultado de un proceso natural de una persona que participa de la vida pública de la ciudad como una ciudadana más, que se adhiere a una candidatura que quiere hacer las cosas de forma diferente y que es acogida y se siente acogida como cualquier otra persona de las muchas que se han integrado en la candidatura, con respeto y con cariño.

Badalona dejará de ser la ciudad con un gobierno municipal que ha sido referente de racismo y xenofobia para serlo de convivencia y defensa de las políticas sociales en favor de toda la ciudadanía, especialmente de las personas más necesitada.

Los retos del futuro

El reto más inmediato es la investidura de la cabeza de lista, Dolors Sabater, como alcaldesa y la formación de un gobierno de unidad popular.

Otro reto importante a medio plazo es preservar la candidatura de todo tipo de ataques directos como los que pueden venir de sectores vinculados al PP u otros, y blindarla frente a procesos políticos externos a la ciudad como las elecciones autonómicas y generales, para posibilitar que dentro de cuatro años la experiencia se pueda repetir corregida y aumentada.

El reto no es fácil. Se continuará necesitando mucha generosidad y mucha visión de futuro para que la política catalana y estatal no sean determinantes en el futuro de Guanyem Badalona en Comú. Previsiblemente, diferentes sectores que participan en la candidatura se encontrarán en cuestión de semanas dando apoyo a candidaturas diferenciadas para las posibles elecciones al Parlament, y más adelante para las elecciones generales.

Será necesario gestionar con inteligencia y prudencia estos apoyos para preservar Guanyem Badalona en Comú como una candidatura ciudadana de unidad popular, de ruptura … y ganadora.

31-5-15



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons