Grabar en formato PDF
Israel
Tras el éxito electoral, prosigue la movilización palestina
12/05/2015 | Michael Warschawski

Varios miles de ciudadanos palestinos de Israel, a los que se habían añadido algunas centenas de judíos solidarios, se manifestaban el pasado 28 de abril
en la Plaza Rabin en Tel Aviv.

Lo que han subrayado los medios ha sido el número importante de "banderas de la OLP” presentes en la manifestación, en realidad banderas palestinas, lo que
es una constante en las concentraciones de la minoría palestina de Israel. Esta manifestación era continuación de la movilización electoral sin precedentes
tras la "Lista (árabe) común" que tuvo 13 escaños en las últimas elecciones legislativas. El hecho de que los cuatro partidos árabes hubieran tenido que
unirse para mantener una representación parlamentaria de la minoría palestina ha permitido no solo aumentar el número de sus electos, sino sobre todo crear
una dinámica de movilización en el seno de una población que parecía haberse replegado sobre sí misma durante los últimos 15 años. Pues es importante
recordar que hace 15 años, en octubre de 2000, Ehud Barak reprimía sangrientamente las manifestaciones de solidaridad con los palestinos de Cisjordania que
las provocaciones de Barak-Sharon habían desencadenado.

Un combate común por la igualdad y la democracia

La campaña electoral de la Lista Común ha mostrado que este sombrío período es algo definitivamente del pasado. Ha puesto en escena también una nueva
generación de cuadros políticos en todos los partidos componentes de esta lista, cuadros reivindicativos, elocuentes y a la escucha de su público. La
campaña se ha desarrollado en un ambiente muy combativo, frente a una derecha que no ha ocultado sus planes sobre la minoría árabe: proseguir la ofensiva
legislativa en su contra y añadir aún nuevas leyes al arsenal de leyes discriminatorias votadas en el curso de la legislatura precedente. "Atención, los
árabes se movilizan en masa para ir a votar", había declarado Benjamin Netanyahu el día de las elecciones, no ocultando que para él, se trataba claramente
del enemigo interior, una verdadera quinta columna.

Parece que ni la atmósfera racista ambiental, ni el discurso de odio de los dirigentes políticos, ni la nueva legislación abiertamente discriminatoria,
consiguen hoy frenar la voluntad de luchar. Y es lo que se ha visto claramente este 28 de abril en Tel Aviv. Y si esta manifestación es quizá una
golondrina que anuncia una pequeña primavera árabe en Israel, puede también ser una buena noticia para el movimiento pacifista israelí, que también dejó de
existir hace 15 años, uno explicando al otro: la masacre de octubre de 2000 era posible por la autoliquidación del movimiento progresista israelí de masas,
dos meses antes. Un despertar palestino podría por tanto servir como locomotora para un despertar del movimiento israelí contra la ocupación. En cualquier
caso, es a lo que se dedican los nuevos dirigentes de la minoría nacional árabe, que han lanzado un llamamiento claro y sin ambigüedad a los progresistas
israelíes para que se les sumen en el combate por la igualdad y la democracia.

7/05/2015

Hebdo L’Anticapitaliste - 288 (07/05/2015)

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons