Grabar en formato PDF
Italia
“Milan Expo 2015”: cuando Nestlé, Syngenta, Barilla… se ocupan del “hambre en el mundo”
07/05/2015 | Varios

Del 1 de mayo al 31 de octubre de 2015 se celebra en la ciudad de Milán la Exposición Universal llamada “Milan EXPO 2015”. Una duración de 184 días, con
más de 130 países participantes y más de 20 millones de visitantes esperados en un recinto de un millón de metros cuadrados. El título oficial elegido por
los organizadores, entre otros por las grandes firmas transnacionales que son los verdaderos patrocinadores del acontecimiento, es bastante elocuente:
“Alimentar el Planeta. Energía para la Vida”. El objetivo proclamado es “enfrentarse al problema de la alimentación de la humanidad y de la Tierra” a fin
de constituir un “momento de diálogo entre los principales actores de la comunidad internacional sobre los principales retos de la humanidad”. El pabellón
suizo “Confederatio Helvetica” -con un coste oficial que supera los 30 millones de francos suizos- será financiado por fondos privados por un montante de 9
millones, entre otros los de las grandes firmas transnacionales como Syngenta y Nestlé. Esta última tendrá también una “exposición científica” sobre la
alimentación. Pretende “promover un consumo inteligente de los recursos e incitar a los visitantes a adoptar un comportamiento responsable”. ¡Así resumen
el “planteamiento” adoptado respecto a los problemas del hambre y la malnutrición durante la exposición!

Se trata ante todo de insistir en la “responsabilidad” del consumidor. Siendo éste “soberano” puede por medio de sus decisiones y de sus comportamientos
alimentarios resolver el problema del hambre en el mundo. La realidad es puesta del revés. No son las consecuencias de un sistema de
producción fundado en la propiedad privada estratégica, el beneficio privado (con el tipo de gestión-explotación de la tierra que se deriva), las
relaciones sociales de apropiación, la precarización extrema de las rentas de los pequeños campesinos y de la población urbanizada pauperizada quienes
están en el origen de las hambrunas y de la malnutrición. Sin mencionar las guerras. Son los consumidores quienes derrochan, quienes no prestan atención a
lo que compran, etc. Son ellos quienes tienen la responsabilidad de la situación presente.

EXPO Milán es por tanto un simple camuflaje, un escaparate para el capitalismo actual y una posibilidad de tejer nuevos lazos para los poseedores de
capitales. El suplemento especial de Le Figaro, del 25 de abril de 2015, titulaba: “La alimentación en el menú de la Exposición universal”. Y con
temeridad, bajo la rúbrica “gastronomía”, titulaba: “¡ Durante la Expo, el tres estrellas de Modena luchará contra el derroche cocinando para los desfavorecidos”!.

Otros “derroches” han constituido la “pequeña historia” de la Expo: corrupción, desviación de fondos públicos y condiciones de trabajo más que insalubres
en su construcción. Se estima que de 20 000 colaboradores y colaboradoras que trabajarán durante el período de la Exposición, solo 1500 recibirán un
salario. Otra forma de luchar contra los “derroches”. Los organizadores de la EXPO de Milán utilizan así una mano de obra joven y precaria sin remunerarla,
suscitando la ilusión de que esto le abrirá quizá algunas puertas. Todo esto en un país en el que la tasa de paro de los jóvenes (15-24 años) alcanza el
42,6% en marzo de 2015. Sin embargo, la dirección del Sindicato Suizo de Servicios Públicos (SSP) propone a sus miembros “paquetes de viaje” a precios de
favor para participar en Milan EXPO. ¿Prepara una acción sindical allí?

Publicamos a continuación diversos artículos que ponen en evidencia los objetivos reales de este acontecimiento, así como sus consecuencias en términos
económicos y sociales sobre la población. Y las resistencias suscitadas en la región de Milan. (Redacción de A l´Encontre).


Expo 2015, ¿alimentar al planeta o a las transnacionales?

Fabricio Burattini

El 1 de Mayo de 2015 no es solo la jornada de los y las trabajadores. En efecto, tenemos también la posibilidad de protestar por el comienzo oficial de
EXPO 2015 de Milán. En el momento actual, la EXPO ha llamado la atención de los medios sobre todo a causa de los numerosos y graves casos de corrupción en
torno a las obras. Pero a unas semanas del comienzo del evento, la atención de focalizará cada vez más en el infame nombre oficial elegido para esta
ocasión: “Alimentar el Planeta, Energía para la Vida”.

Es cierto que las necesidades alimentarias son bien conocidas para los 805 millones de personas que sufren hambre, según los datos de la Organización de
las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) a finales de 2014. 709 millones de esas personas viven en los países llamados en vías de
desarrollo, en los que el 13,5% de la población está mal alimentada. 525 millones viven (o sobreviven) en Asia. Hay que añadir los millones de nuevas
personas llevadas al hambre por las guerras en Medio Oriente. Es el no acceso (o la insuficiencia) a la alimentación lo que provoca el 45% de las muertes
entre los niños de menos de 5 años. Se cuentan 19 millones de niños y niñas en estado de malnutrición aguda -con las consecuencias que se derivan de ello-
y 1,3 millones mueren por ello cada año (Bruno Parmentier, Faim zéro, La Découverte, 2014). Mientras que en los países occidentales se muere de bulimia, en
los países de la “periferia” el 17% de los niños y niñas tienen peso insuficiente, mientras que el 30% sufre un déficit de crecimiento a causa de la
subalimentación.

En esos países, muy particularmente en África, 66 millones de niños en edad escolar van a la escuela sin haber comido nada. Pero según los cálculos del
Programa Alimentario Mundial (PAM), bastarían con 3 200 millones de dólares para dar de comer a esos 66 millones de niños y niñas víctimas del hambre.

Sin embargo, la cuestión del hambre no se reduce ni a las estadísticas ni a los problemas de subalimentación. Al contrario, se trata de la consecuencia más
trágica de un sistema de redistribución y por tanto de producción de los recursos y de las riquezas producidas que la EXPO de Milán pretende exaltar.

La edición 2015 de la EXPO constituye una feria de las vanidades y las mentiras comenzando por su título. Su organización estará bajo control de las
transnacionales de la “mala” e “injusta” comida. Éstas estarán albergadas, a costa del contribuyente, en los pabellones de lujo milaneses. La “Carta de
Milán” [Carta Milano], es decir, el protocolo que supuestamente garantiza el aspecto “humanitario” de la EXPO, fue escrita por la Fundación Barilla
-”estructura cultural” de la gran multinacional de la alimentación- que está también a cargo de su gestión durante toda la exposición /1.
La redacción de esta Carta, que debía precisar el contenido de un tema tan “delicado” como el de la alimentación mundial, no ha sido confiado a las
numerosas ONGs que se ocupan, con seriedad y competencia de esta cuestión y tienen un compromiso notable en la lucha contra el hambre y la malnutrición. Al
contrario, ha sido confiada a una industria privada que hace ganancias partiendo de las necesidades alimentarias de la gente. No es casualidad si esta
Carta no dice nada de las principales causas del hambre, de “la apropiación de lo vivo”, de la estructura de la cadena de producción alimentaria y de la
distribución, de la soberanía alimentaria, de la invasión y de la destrucción por transnacionales de los mercados nacionales y regionales de la
agricultura, etc. Las ONG, incluso las más moderadas, han sido apartadas de esta operación. Han creado entonces un frente unitario que se llama “la EXPO de
los pueblos” que intenta hacer oir una voz diferente [sobre las cuestiones de la alimentación] a la de las transnacionales durante la celebración de la
EXPO /2.

En cambio, en los salones de la EXPO, asistiremos a un espectáculo paradójico: las transnacionales de la industria agroalimentaria discutirán sobre los
problemas del hambre en el mundo…

En realidad, la EXPO 2015 constituye la mayor feria de la alimentación de la historia. Las transnacionales del sector de la restauración, como MacDonald´s,
han anunciado ya la apertura de numerosos grandes restaurantes con el objetivo de aumentar sus beneficios con el “hambre” de los 10 millones de potenciales
visitantes.

Pero, ciertamente, esto no basta. Un acuerdo concluido en julio de 2013 entre EXPO SA y las tras principales confederaciones sindicales italianas [CISL,
UIL y CGIL] permitirá reclutar centenares de jóvenes (de 16-35 años) como estagiarios y voluntarios que, sin ninguna remuneración, se ocuparán de gestionar
los stands y de asumir funciones de azafatos/as y de camareros/as... Así, con el consenso de los sindicatos, y pasando por encima de las
leyes y contratos (incluso del artículo 36 de la Constitución) se especula con la situación dramática del paro de los jóvenes creando la ilusión de un
“empleo útil” para su currículum a fin de que las transnacionales de la EXPO continúen haciendo beneficios gracias al trabajo de estos “jóvenes
voluntarios” /3.

En fin, hay que recordar a una parte de los delegados sindicales de los trabajadores y trabajadoras del teatro “la Scala” de Milán que se niegan
categóricamente a trabajar el 1 de mayo poniendo en escena Turandot de G. Puccini, durante la celebración de la jornada de apertura de la EXPO.
Los chantajes y las amenazas de Matteo Renzi a esos asalariados y asalariadas que se han puesto en huelga [ver más adelante su llamamiento] constituyen el
símbolo de la consideración del gobierno hacia los derechos y a la dignidad de asalariados y asalariadas.

La solidaridad con los y las asalariadas del teatro “la Scala” constituye un compromiso para todas las personas que quieren movilizarse contra esta innoble
manifestación que se llama EXPO 2015.

Fabrizio Burattini es miembro del Comité Director Nacional de la CGIL y miembro de la organización Sinistra Anticapitalista

Publicado en anticapitalista.org

Notas

1/
Barilla Group es una transnacional italiana creada en 1877 en Parma, en la provincia de Emilia-Romaña. Esta empresa es líder en el mercado de la
fabricación de pastas en el mundo así como en los productos de tipo “salsas preparadas para consumir” en Europa y en los productos de panadería en Italia.
Emplea a más de 8000 asalariados y asalariadas en 30 centros de producción en el mundo entero. De ellos 14 se encuentran en Italia. Su cifra de negocios
alcanza los 3 200 millones de euros en 2013. Sus productos son exportados a más de 100 países. Desde 2003, Guido Barilla es presidente del grupo. Este
hombre fue de 2000 a 2002 “Delegado para la actividad de educación y conocimiento” en la asociación patronal Confindustria (el equivalente a la CEOE).
Desde 2009, dirige la Fundación Barilla (Barilla Center for Food&Nutrition) que pretende promover debates sobre la alimentación. (Red. A l´Encontre).

2/
Ver la web http://expodeipopoli.it

3/
El artículo 36 de la Constitución Italiana de 1946 afirma: “

El trabajador tiene derecho a una retribución en proporción con la cantidad y la calidad de su trabajo y en cualquier caso suficiente para asegurarle,
así como a su familia, una existencia libre y digna. La duración máxima de la jornada de trabajo está fijada por la ley. El trabajador tiene derecho al
descanso semanal y a vacaciones anuales retribuidas, y no puede renunciar a ello
”.

La asociación Forum Diritti Lavoro -apoyada por la Unión Sindical de Base, la ADL, la oposición interna en la CGIL, “El sindicato es algo diferente” y
militantes de No TAV- han presentado una denuncia ante la Inspección del Trabajo de la ciudad de Milán. En un artículo de Roberto Ciccarelli publicado en
el Manifesto, las razones de la denuncia son explicadas así: “El trabajo gratuito es ilegal durante la EXPO por la simple razón de que no forma parte de la categoría del trabajo voluntario regulado por la ley
número 266, de 1991. Esta tesis está confirmada por importantes sentencias de los tribunales de justicia. EXPO no puede ser considerada como una
organización “sin espíritu de lucro”. Por consiguiente, los voluntarios no ejercen su actividad con vista a objetivos ligados a la solidaridad social.
Deberían ser trabajadores remunerados. No basta un acuerdo con los sindicatos para ir en contra de la ley

” (Red. A l´Encontre).


Milan. Teatro alla Scala: ¡no trabajaremos el 1 de Mayo!

Por el colectivo Scala Worker

No trabajaremos el 1 de mayo porque somos trabajadores y trabajadoras y ese día es nuestra fiesta. Se trata de una jornada de fraternidad universal, de
compromiso y de pertenencia a una historia compartida por millones de asalariados en el mundo entero desde hace muchas generaciones. [Esta fiesta] es
portadora de un ideal que se opone a una racionalidad instrumental que considera la economía como el valor determinante de una sociedad y en la que la
función de un individuo trabajador es la de garantizar su prosecución. Este ideal no está en venta y no es negociable. Consideramos injusto negociar o
cambiar algo que no nos pertenece solo a nosotros sino que pertenece a todas y todos. No trabajaremos [el 1 de Mayo], pues creemos en las relaciones de
solidaridad que transforman decisiones individuales en decisiones colectivas, en el trabajo como instrumento de emancipación y de participación social.
Sobre todo hoy cuando el trabajo es una mercancía comprada al precio más bajo posible y con las menores garantías [y protección para los asalariados]
posibles en el mercado; que en el nuevo lenguaje servil los derechos se llaman “privilegios”, despreciando la memoria de quienes han luchado, se han
sacrificado y han conocido la prisión o la muerte por tales derechos. Derechos que han sido conquistados pagando un precio elevado deben también ser
defendidos colectivamente pagando un precio elevado si es necesario. No se trata de nuestro derecho individual -validado por una sentencia de 2005 del
Tribunal de Casación a fin de que [en el 1 de Mayo] se pueda permanecer en casa a la vez que se está remunerado -sino el de todos los trabajadores en la
misma medida.

A quienes nos demandan -¡todos!- trabajar en nombre de EXPO [utilizando la retórica] del acontecimiento excepcional y diciéndonos que si no trabajamos
dañaremos la imagen del país, respondemos que la culpa corresponde a quienes han querido fijar el comienzo de la Exposición universal en un día libre,
despreciando la historia del movimiento obrero, con el apoyo de los sindicatos cómplices del trabajo gratuito y eventual.

¿Qué imagen debemos proteger? La de quienes están implicados en investigaciones judiciales, gestiones mafiosas, desvío de fondos públicos, o la de las
numerosas dimisiones del consejo de administración de las empresas? Hemos tenido que esperar hasta junio de 2014 (solo 11 meses antes de la inauguración
oficial) para el nombramiento del señor Cantone a la presidencia del comité anticorrupción /1. La imagen de EXPO es ya terrorífica a causa
de los daños causados por esos tristes protagonistas.

A los sindicatos que nos demandan reflexionar en esta situación, respondemos que reflexionamos desde hace un año. Publicamos, en varias ocasiones,
comunicados de prensa anunciando que Turandot puede escenificarse tranquilamente el 2 de mayo.

Al señor Paolo Puglisi, secretario general de SLC CGIL Milán, que propone dedicar la obra a los muertos en el trabajo con el objetivo de valorizar la
fiesta del 1 de Mayo, respondemos que la única forma de valorizar la fiesta del 1 de Mayo es no trabajar, respetando su historia, que la CGIL debería
conocer. Basta con leer La Historia del 1 de Mayo, con el prefacio de Luciano Lama /2 para curarse de todas las formas de amnesia.

Al señor Puglisi, respondemos que es una persona miserable, pues es sencillamente innoble instrumentalizar así la historia del 1 de Mayo y jugar con la
piel de otros (muertos en el trabajo) para ordenarnos trabajar. Se trata de una extraña concepción del sindicato, opuesta a la de que los sindicatos
deberían representar los intereses de los trabajadores. En efecto se perfila no solo una voluntad de oponerse a ellos, sino también la de oponerse a su
propia historia, la del 1 de Mayo socialista y comunista.

Hay una única forma de llegar a un acuerdo. La dirección debe atrasar la fecha de la primera puesta en escena de Turandot al 2 de mayo. De todas
formas, la fecha del 1 de Mayo no constituye la apertura real de la EXPO 2015. Esta está prevista para el 30 de abril, cuando el concierto de Andrea
Bocelli. Pero si continuáis insistiendo en esta demanda interesada, es vuestro problema. Recordamos que la dirección [del teatro] nos había dicho -por
medio del señor Lissner -que nadie habría debido trabajar el 1 de Mayo. Tras haber tergiversado con el señor Pereira, nos han puesto ante el hecho
consumado /3.

Creemos que solo queda una cosa por decir: ¡buena fiesta del 1 de Mayo para todo el mundo!.

Notas

1/
Raffaele Cantone es un magistrado italiano. Desde el 27 de marzo de 2014 es presidente de la Autoridad Nacional Anticorrupción. Esta institución tiene por
objetivo prevenir los casos de corrupción en la adminsitración pública (Red. A l´Encontre)

2/
Luciano Lama (14/10/1921-31/05/1996) fue un sindicalista italiano, secretario de la Confederación Italiana del Trabajo (CGIL) de 1970 a 1986. La referencia
citada es Massara et al., Storia del primo maggio, Longanesi, Milano, 1978. (Red. A L’Encontre)

3/
Stéphane Lissner es un director de teatro francés. Dirigió el teatro dramático de Niza en 1978-1983, el teatro Châtelet de Paris en 1988-1997, la Orquesta
de París en 1994-1996 y fue director artístico del Teatro alla Scala de Milán de abril de 2005 a agosto de 2014. Es actualmente director de la Ópera
Nacional de París. Alexander Pereira es superintendente y director artístico del Teatro alla Scala de Milán desde septiembre de 2014. Su mandato termina en
diciembre de 2015. (Red. A l´Encontre).


Manifiesto del Comité No EXPO

Estamos convencidos de que este acontecimiento no es una oportunidad sino, al contrario, de que se trata de una catástrofe para el territorio, para los
bienes comunes y las cajas del Estado. Las razones del “NO EXPO”.

NO EXPO pues estamos convencidos, en la era del web 3.0, de que las Exposiciones Universales pertenecen a una época ya pasada y que dejando aparte casos
excepcionales (la EXPO de Shanghai de 2010), estos grandes acontecimientos van acompañados de un derrumbe económico y participativo que deja solo escombros
en las regiones (como en Sevilla en 1992 o Zaragoza en 2008).

NO EXPO pues [durante esta exposición] no se habla de las políticas de la agroindustria, de los OGM, de los monocultivos y de las semillas híbridas que
provocan el hambre de las 4/5 partes del planeta. No se hablará del fenómeno del land-grabbing /1 o de los modelos alimentarios
impuestos […], modelos de desarrollo basados en el robo de los recursos y del futuro. Un modelo en el que las numerosas campañas realizadas por la ONU,
incluso las que han sido hechas con vistas a la EXPO 2015, no han cambiado ni una coma.

NO EXPO pues EXPO no es solo una exposición; desde 2007, hemos asistido a la proliferación de las grandes y pequeñas obras, especulación, construcciones en
cada rincón del territorio. Esto ha sido hecho en nombre de EXPO, según la lógica inspirada por el expediente inicial de la candidatura y que el plan de
trabajo adoptado posteriormente no ha cambiado mucho /2.

NO EXPO pues EXPO 2015 nació de un déficit de democracia y de un gran conflicto de intereses: ningún órgano elegido y de representación democrática ha
estado implicado en la decisión de organizar EXPO 2015 en Milán. La elección de la zona Rho-Pero [donde tiene lugar la EXPO] ha sido un gran regalo hecho a
Fiera Milano SA , propietaria de una gran parte de los terrenos y que está también en el comité promotor de EXPO, siendo también miembro de EXPO SA y de
Arexpo /3. Desde 2007 planteamos que la zona más apropiada para EXPO fuera la Fiera u otras zonas consagradas a exposiciones ya
existentes. La valorización de la zona y la transferencia de recursos de las cajas públicas a las privadas (entre coste de la zona, costes por la
realización EXPO y coste para las infraestructuras, se supera con facilidad ¡ los 10 000 millones de euros de financiación pública!) son los verdaderos
objetivos de EXPO.

NO EXPO pues las mentiras sobre la “creación de empleo” (se hablaba de 70 000 puestos de trabajo) son desmentidas por el modelo de trabajo que ha sido
puesto en pie para las actividades directamente ligadas a EXPO: trabajo precario, trabajo negro, contratación de jornaleros, ausencia de derechos, poca
seguridad en los puestos de trabajo, etc. Es lo que ocurre en las obras de Fiera, en los servicios y en los polos logísticos. Lo mismo ocurrirá cuando
comience EXPO. Esto confirma que los reales beneficiarios de este acontecimiento no son los ciudadanos sino los especuladores, las mafias y los bancos.

NO EXPO pues son los ciudadanos quienes van a soportar su coste en términos de reducción del gasto público, de privatización de los bienes comunes y de
destrucción de terrenos agrícolas y parques. Además, EXPO alimenta los fenómenos de gentrificación y de privatización que implican la destrucción y la
transferencia de las riquezas públicas hacia sectores privados en el interés de algunas personas a pesar de las necesidades y de los derechos de la
colectividad.

NO EXPO pues este acontecimiento es insostenible para la ciudad de Milán y para toda Italia en pleno período de crisis económica. Las administraciones
públicas no pueden soportar su coste cuando el país está al borde del krack financiero. EXPO constituye un lujo que pagaremos muy caro en términos de
deudas a largo plazo. ¿Qué promesas se han hecho a quienes han financiado EXPO? ¿Qué otro tipo de asuntos han sido negociados con ellos?

En suma, la nuestra es una crítica hecha a un modelo de ciudad, de desarrollo y de uso del territorio y de los bienes comunes que ha hecho a esta ciudad
invisible, sin cohesión social, donde la precariedad se manifiesta tanto en el trabajo como en la vida en general, horrible desde el punto de vista del
paisaje e intolerante respecto a quienes no se reconocen en las lógicas del beneficio. EXPO no va a mejorar la ciudad de Milán. Este acontecimiento no
aborda y no resuelve ninguno de los problemas de la vida cotidiana de la gente. Sirve únicamente para engordar los bolsillos de los organizadores.

Notas

1/
El land-grabbing es un término utilizado recientemente para describir el proceso de acaparamiento de tierras por grandes empresas multinacionales
en los países llamados en vías de desarrollo. Este proceso se ha acelerado como consecuencia de la subida de los precios de los alimentos y el petróleo en
2007-2008 (Red. A l´Encontre)

2/
Este dossier se basa en la construcción de los rascacielos; la reordenación del antiguo barrio Fiera Campionaria (cerca de la plaza Amendola)
-constituyendo el lugar histórico reservado para las grandes ferias -por el consorcio de empresas Citylife del que forma parte también la compañía de
seguros Generali; la construcción de un gran barrio residencial, Santa Giulia, en la zona 4 de Milan; la destrucción del “Parque Agrícola del Sur” de Milán
por la construcción del proyecto de EXPO llamado la “vía del agua” y por la construcción de las nuevas infraestructuras al oeste y al este de la ciudad,
como la línea del alta velocidad del eje Milán Turín, el polo logístico de Arese (suburbios de Milán) que ha sido construido sobre el antiguo centro de
producción de la empresa Alfa Romeo, la zona de Cascina Merlata (cerca de la linea M1) así como el enorme recinto EXPO (Red. A l´Encontre).

3/
Fiera Milano es una sociedad italiana que se ocupa de la organización de los grandes eventos. Está entre las firmas mayores del mundo en este sector. Desde
2002, cotiza en Bolsa. Está controlada por la Fondation Fiera Milano. En 2005, la sociedad abrió un nuevo espacio de exposición de 200 000 metros cuadrados
en Rho-Pero, en el hinterland milanés. Es aquí donde la sociedad Fiera ha puesto a disposición dos grandes zonas para albergar la Milano EXPO
2015. Asegurará el desarrollo del evento así como su promoción internacional (Red., A l´Encontre).

Dossier publicado en A l´Encontre el 26/04/2015


http://alencontre.org/europe/italie/italie-milan-expo-2015-quand-nestle-syngenta-barilla-soccupe-de-la-faim-dans-le-monde.html

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons